jueves, 21 de enero de 2010

¿Paridad en las tareas domésticas?

Regularmente me dicen, para negar que el machismo sigue existiendo, que hoy día los hombres comparten las tareas domésticas con las mujeres en un 50%.

Lamentablemente, esa sensación es sólo eso: una sensación. Todos los estudios realizados sobre el tema muestran que las mujeres, en promedio (claro que siempre habrá alguno que salte diciendo que su compañera no hace nada en casa mientras que él hace todo, o que se reparten las tareas de manera equilibrada) se siguen encargando de la mayor parte de las tareas domésticas, y este fenónemo se acentúa cuando la pareja tiene un bebé.

Hace muy poquito salieron dos estudios muy similares sobre el tema en Francia y en España. Los dos arrojan resultados semejantes: en una pareja heterosexual, es la mujer la que más se encarga de las tareas domésticas.

El primer estudio lo realizó el Instituto Nacional de Estudios Demográficos (INED) de Francia. Las conclusiones del demógrafo Arnaud Régnier-Loilier son claras: "La llegada de un hijo acentúa el desequilibrio del reparto de las tareas domésticas entre hombres y mujeres. Son ellas las que se alejan del mercado del empleo, y ellas también las que ocupan más tiempo con las tareas domésticas".

En realidad, el estudio fue internacional. No vi el resultado de todo, pero en Francia salieron publicados los resultados para ese país, en el que se interrogaron a 2.000 parejas. Hombres y mujeres tuvieron que medir, en dos oportunidades, en 2005 y 2008, su participación en las tareas domésticas: la preparación de las comidas, lavar los platos, las compras alimenticias, planchar, pasar la aspiradora, organizar las cuentas de la casa y la organización de la vida social de la familia. Entre las parejas interrogadas, un cuarto de ellas tuvo un hijo entre las dos fechas.

El resultado: entre las mujeres de 20 a 49 años que están en pareja, el 80% se ocupa siempre o la mayor parte del tiempo de planchar, y el 70% de preparar la comida todos los días. La tarea mejor compartida es, sin sorpresa, la organización de la vida social de la familia (invitaciones, preparación de las vacaciones, relaciones con la familia), pero aun ahí, las mujeres se implican más.

Y cuando llega un hijo, peor: la proporción de mujeres que se ocupa de la cocina pasa de 51% a 58% cuando se trata de un primer bebé, y de 72% a 77% cuando ya hay otros hermanas y hermanos.

El 25% de las mujeres que dieron a luz a su primer bebé entre 2005 y 2008 dejaron de trabajar o redujeron su actividad, y el 32% de las que tuvieron un segundo o un tercer bebé. Esta "elección", aparentemente, no las vuelve locas de felicidad: las que se ocupan de casi todas las tareas domésticas son las que dicen estar menos satisfechas con su vida familiar. En efecto,  el 50% de las madres de al menos tres hijos declaran tasas de insatisfacción elevadas, por el 40% de las madres de dos hijos y el 30% de las que no tienen hijos. Los hombres, en cambio, están chochos: el número de hijos no influye en su tasa de satisfacción, y no tiene ninguna incidencia sobre su carrera.

Más información sobre este estudio aquí.

En 1999 había salido otro estudio en Francia, esta vez hecho por el Instituto Nacional de Estadísticas (INSEE). Arrojaba que las mujeres seguían dedicando el doble de tiempo que los hombres a las tareas domésticas: en promedio, las mujeres dedicaban, por día, 4h36 a las tareas domésticas, y los hombres... 2h13.

Sobre el cuidado a los hijos específicamente, las mujeres dedicaban entonces 0h38, y los padres, 0h11. O sea, casi cuatro veces menos tiempo.

Otro detalle interesante: el estudio notó que trece años antes, en 1986, las mujeres dedicaban 5h07 a las tareas domésticas por día. O sea, en trece años, dedicaron media hora menos a esa actividad. ¿Los hombres? Pues ellos aumentaron su participación en las tareas domesticas en tan sólo... 6 minutos: en 1986, les consagraban 2h07 de su tiempo.

En España, un informe de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) demostró lo siguiente (cito una nota del diario El País):

"La mayoría de los hombres de entre 25 y 50 años siguen dedicando mucho menos tiempo a las tareas domésticas que sus parejas. (Una de las autoras del estudio y profesora de Sociología de la UNED, Teresa) Jurado ha afirmado que cocinar o limpiar son actividades que cuestan más realizarlas a los hombres, mientras que las tareas "exteriores" como hacer la compra son "más agradables" para ellos y están más predispuestos a llevarlas a cabo. Jurado, en referencia a un estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2003, ha indicado que los varones de entre 25 y 29 años que conviven con sus parejas dedican una hora y 55 minutos como máximo a las tareas del hogar al día, mientras que ellas emplean tres horas y 47 minutos".

Si en Francia y en España, países en los que la evolución hacia más igualdad entre los sexos ha sido más rápida, ésta es la situación, imagínense ahora lo que pasa en Argentina...

A mí me divierte mucho cuando los hombres dicen que "ayudan" a su pareja en la casa. Al elegir ese término, "ayudar", indica que consideran que las tareas domésticas relevan de la mujer, y que ellos, a lo sumo, la pueden "ayudar" en esa tarea que le corresponde. Si realmente consideraran que las tareas domésticas tienen que ser compartidas en un 50%, hablarían de "participación", no de "ayuda".

También he visto situaciones en las que el hombre decía participar en un 50% en las tareas domésticas, pero si se contabilizaba el tiempo que cada uno les dedicaba, el desequilibrio era evidente. O bien, lo hacían, pero a pedido de la mujer: "¿Podés cambiar los pañales al nene?", "¿No irías a comprar naranjas al súper?".

Porque esa es otra: raras veces se mide la "carga mental" de las tareas domésticas: el hecho de tomar la iniciativa, estar pendiente de si faltan pañales, leche o papel higiénico o de si el nene tiene medias limpias... Puede que el hombre vaya a comprar pañales, leche o papel higiénico y ponga a funcionar el lavarropas, pero en muchísimos casos, la que pensó en hacer todo eso fue la mujer.

O están los que hablan de "lavarle los platos" a la mujer, o "hacerle las compras"...

Un día, un hombre me contó que más tarde, cuando tuviera dinero, pagaría los servicios de una empleada doméstica: "Así mi mujer no tendrá que hacer esas cosas", me explicó.

¿Su mujer? ¿Y él? En caso de no tener empleada doméstica, ¿no piensa realizar su parte de tareas? Visiblemente, no. La que será librada de ese engorroso trabajo será su mujer, no él. Lo peor de todo es que me lo dijo pensando anunciar una posición súper feminista.

En fin...
.

46 comentarios:

Romina dijo...

¿Quién hará medido ese 50%?
También hay estudios sobre Buenos Aires. Valeria Esquiel: Uso del tiempo en la ciudad de Buenos Aires, UNGS, Buenos Aires, 2009.
Por supuesto, las mujeres son las que más horas dedican a las tareas domésticas, menos al trabajo remunerado, y... ¡menos al tiempo libre! Ese "detalle", lo considero muy representativo de la desigualdad. Ellos se hacen tiempo para jugar al fútbol, salir con amigos, mientras que para la mujer sólo es legítimo separarse de los hijos para ganar dinero.
Saludos

Maboroshi dijo...

Ademas es curioso, comentando lo ultimo que has puesto en el post: " contratar a OTRA mujer", digo.... esa posicion "feminista" que suele tener cierto sector de feministas,o pseudo feministas como ese tipo del que relatas, muestra que no hay real conciencia.
Siempre se puede pagar a una mujer que esta mas necesitada del trabajo, y hasta se puede llega a explotarla... ah! pero se es feminista porque se " libero" a la mujer de clase media de las tareas hogareñas. Se que no es el punto principal del post, pero es un detalle a resaltar, como para destacar las segundas implicaciones sociales de ciertas ideas de este calibre.
saludotes.

Irene dijo...

Bueno, te voy a contar la realidad española, en primera persona, que siempre es mejor. En dos trozos, que me ha quedado muy largo.

1. Padecemos aquí las consecuencias de nuestra súperburbuja inmobiliaria, o sea, los pisos por las nubes.
2. Una estadística de hace años demostró que los españoles la tienen muy pequeña, por debajo de la media europea, así que aquí lo compensamos con el tamaño de todo lo demás: mi coche es el más grande, mi tele es la más grande, mi play station es la más grande...

Esto combinado con el punto 1 hace que la gente viva por encima de sus posibilidades, endeudados hasta la muerte y más allá.

Como consecuencia de todo lo anterior:

3. No es que las mujeres queramos trabajar, es que no nos queda más remedio. Así que, sí, las mujeres españolas trabajamos fuera de casa.

Por supuesto que seguimos ocupando los puestos más bajos y seguimos cobrando menos que los hombres, pero bueno, ¿no queríamos trabajar? ¡es que nunca estamos satisfechas! XD

4. Tras años de estudiar una carrera, sufrir una beca infinita y consolidarse en algún puestecillo dedicado básicamente a la atención al público (como cajera de supermercado) algunas avariciosas van y pretenden embarazarse. Como ya son primíparas añosas, les cuesta un poco más.

Finalmente con 37 años alguna suertuda lo consigue.

5. Por supuesto en cuanto el jefe se entera empieza el mobbing, si es que no había empezado antes.
6. Su compañero de al lado está de baja por ciática pero ella no, porque la ciática en el embarazo es normal. Su compañero de al lado está de baja por un cólico nefrítico, pero ella no, porque en el embarazo tener cólicos nefríticos es muy corriente. Su compañero de al lado está de baja por anemia, pero ella no, porque la anemia es típica del embarazo. Su compañero de al lado está de baja por depresión, pero ella no, ella no tiene depresión, es que es una quejica.

Irene dijo...

7. Por fin llega el gran día, planeado por su ginecólogo para poderse ir de vacaciones, en que a la suertuda de turno le van a inducir el parto. El motivo médico es "el niño es muy grande"
8. Como es primípara pues tiene un 70% de posibilidades de tener que joderse con oxitocina artificial durante las horas de consulta de su ginecólogo, para después, ser sometida a una cesárea de urgencias porque ya se hace tarde. El motivo ahora es que "el niño sufre".
9. Como es trabajadora se ha ido a una clínica privada, por lo que tras el nacimiento se llevan a su bebé a un nido por protocolo. Es que "tiene que coger calor", por eso lo dejan solico en una cuna.
10. Con suerte tres horas después se lo traen, le dicen que la lactancia se da a demanda cada tres horas, diez minutos en cada pecho.
11. Quince minutos más tarde vuelven a llevárselo al nido porque la mamá "tiene que descansar"
12. Cuatro días después la mandan a casa con las tetas como dos piedras y una raja en la tripa que no la deja ni cagar.
13. Papá es moderno y se ha pedido los 15 días de baja paternal, bien. Lo malo es que los compañeros le han tachado de vago para arriba. Lo peor es que los quince días se los pasa arreglando papeles. Después de eso vuelve al trabajo.
14. Ahí se queda sola la puerpera, con su bebé y su raja. Como las abuelas son también madres trabajadoras, pues eso, sola, con el bebé berreante, intentando darle teta cada tres horas (y claudicando cada hora y media o cuando haga falta) y tratando de limpiar la casa mientras el bebé duerme que a la tarde llega la suegra. Ni hablar de echar una cabezadita, si estás en casa tienes tiempo de limpiarla. ¿Qué quieres¿ ?Que te llamen guarra?
15. A la tarde llega la suegra a ofrecer su ayuda "venga, mientras yo me quedo con el nene tú planchas".
16. A las 16 semanas, cuando ya una se ha adaptado a la rutina e incluso en casos muy afortunados, a la mugre, y el cachorro permite incluso que salgas a la calle a comprar víveres y artículos de primera necesidad, se acaba la baja maternal. La mujer, recuperadísima de su parto, deja al bebé durante doce horas en una guardería ilegal, porque el sueldo no da para más, y se va "tan feliz" a seguir aguantando el mobbing de su jefe. Mientras, si ha tenido suerte de consolidar la lactancia, se extrae leche en un váter de la oficina. Ni hablar de reducir la jornada ¿qué quieres? ¿que te despidan?

Comparado con esto el hecho de pelear por quién hace la plancha es una fruslería. Vaya, que finalmente si tal, pues la plancha no se hace. Aunque sí, también contribuye.

¿Y dicen que no estamos satisfechas con nuestra vida familiar? No mujer, no estamos satisfechas con nuestra vida. Claro, los hijos contribuyen, porque dan mucho trabajo, pero el problema fundamental no es ese, el problema es que además de cuidar a los hijos nos toca también todo lo demás. ¿Necesitamos que nos cuiden a los hijos? ¿Necesitamos que la suegra se quede con el nene mientras nosotras hacemos la plancha? No, lo que necesitamos es que la suegra haga la plancha. Y quién dice la suegra dice el padre, el frutero, o quién sea, que la plancha la puede hacer cualquiera.

En Francia no sé, pero en los países nórdicos, cuidar un hijo es un trabajo reconocido y valorado y se valora la dedicación, sin impedir que cuando la dedicación ya no es tan absoluta las mujeres puedan volver a ocupar sus puestos en la sociedad exterior. Así de simple.

Sprite dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
bastadesexismo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Sil dijo...

Venía a decir lo mismo que Maboroshi, ¿por qué no un "empleado doméstico"?

Ayer con mi hermana hablábamos de que no hay hombres que no quieran tener hijos, y yo decía que claro, que para ellos es muy fácil, si no hacen nada, su vida sigue prácticamente igual, no sufren el embarazo, ni el parto, ni el post parto. Mi hermana me decía que no es así, que cuando una mujer decide no tener hijos es por otro motivo y no por las molestias, las tareas y el cansancio que el hijo genera. Estuvimos largo rato discutiendo sin ponernos de acuerdo. Yo lo sigo sosteniendo, para los hombres es muy fácil.

bastadesexismo dijo...

Sil, absolutamente de acuerdo con vos. Para la mayoría de los hombres, tener un bebé no modifica absolutamente nada de su vida social, profesional, ni de su estado físico, porque dejan que la madre se encargue de la mayoría de las cosas (más allá del embarazo y el parto, claro).
Recién en los últimos tiempos vemos padres realmente comprometidos, que modifican su vida al punto de trabajar menos o aceptando menos misiones afuera, por ejemplo, para quedarse más tiempo con su bebé.
Antes, la modificación que hacían los padres era, al contrario, trabajar más, estar más tiempo fuera de casa, para ganar más, y comprar más cosas a sus hijxs, como si atender a lxs hijxs pasara por comprarles cosas. Con esas compras, lo que compraban era más su consciencia que otra cosa.

Y también estoy de acuerdo con vos: una mujer puede decidir no tener hijxs por las molestias, las tareas y el cansancio que eso genera. Yo soy una de ellas. Podés contárselo a tu hermana.

En cuanto a "empleado doméstico", también lo señalé durante la conversación que tuve con ese hombre, claro. Desde entonces, siempre habla de "empleada o empleado", de "niñera o niñero"!! Al menos conmigo, claro. Creo que es más para que no lo siga molestando con eso que por convicción profunda! :-)

Anónimo dijo...

Yo conozco a varios hombres que no quieren tener hijos. Y muchos más que no quisieron tenerlos, pero los tuvieron porque la mujer quería y se embarazó "por accidente". Pero personalmente, nunca me encontré con un tipo que sueñe con ser padre soltero. Si con varias mujeres que dicen "voy a ser madre aunque sea por inseminación".
Mujeres que no hayan querido tener hijos, también conozco a varias, al menos a 4 bastante cercanas. No se si cuenta esa modesta cifra para una estadística "bloggera".

Yo no quise tenerlos, pero de ninguna manera por los trabajos que dan, sino porque no me gustan. Cuando a uno le gusta algo, no le importa el sacrificio. Ni siquiera lo considera un sacrificio si el gusto es demasiado.

Nunca tendría un empleado doméstico, pero gustosamente, si pudiese, tendría una chica con retiro (no cama adentro). No me sentiría tranquila con un tipo que llega a las 8 de la mañana y me ve en camisón o semi desnuda. Y si tuviese hijas mujeres, menos que menos las dejaría al cuidado de un hombre desconocido dentro de la casa.

Eleanor

Romina dijo...

Es cierto que hay hombres que no quieren tener hijos, muchos temen una futura cuota alimentaria pero ninguno poner en riesgo su carrera o levantarse a las tres de la madrugada, porque están seguros de que eso corresponde a la madre.

Eleanor, si es una chica con retiro la que llega a las ocho de la mañana, ¿no te genera ningún inconveniente que encuentre a tu pareja, si es que tienes, semidesnudo/a? A mí, sinceramente, no me gustaría nada.

Qué es cómodo que alguien haga por uno el "trabajo sucio" quién sería tan tonto de negarlo, pero qué casualidad que siempre tiene que ser una mujer pobre. Para mí, y espero no retractarme nunca, no emplear a una mujer en tareas domésticas dentro del hogar -aclaro dentro porque fuera el mercado "decide" que hay tareas femeninas y masculinas, y uno termina consumiéndolas- es una convicción ética. Espero ser capaz de morir con ese ideal.

Las encuestas de uso del tiempo de la Eurostat y también las de Buenos Aires, muestran que las mujeres de clase media/alta efectivamente dedican menos tiempo a las tareas domésticas, pero no porque los hombres realicen la parte que les corresponde, sino porque tienen salarios que les permiten pagar guarderías, niñeras y mucamas.

Saludos!

Anónimo dijo...

No, no me daría miedo, si es que tuviese pareja conviviendo. No me daria miedo porque ¿que puede hacerle la chica a un hombre? ¿violarlo? ¿què le va a hacer una chica a un oso como es mi pareja? no podría ni doblarle un dedo ¿que le podría hacer la chica una hija de 10 años? si, claro, se han dado casos de maestras acusadas de abuso...pero son rarísimos. Mucho menos que los casos de violadores.

Si està mal tener personal domèstico porque en su mayoría son mujeres de clase baja ¿està bien tener empleadas de comercio? o secretarios? o empleados de cualquier tipo? ¿cual es la diferencia?

No estamos en Europa, donde la gente trabaja hasta las 5 o 6 de la tarde. Aqui, una pareja que trabaja de 9 a 20, los dos, y tienen hijos, necesitan si o si quien les limpie, les vaya a buscar los chicos a la escuela, les de la comida. Y las abuelas ya no estàn disponibles como antes. Así que necesariamente se cae en la empleada doméstica.

No solo las personas de clase media alta tienen empleada. Hace un par de dias hablaba con una chica que es depiladora, trabaja de martes a sábado, de 10 a 20 (mas 3 horas diarias de viaje). No tiene marido, y tiene dos hijos, que por supuesto, quedaban al cuidado de la empleada por hora. Era eso o no trabajar. Porque a diferencia de lo que ocurre, vuelvo a poner de ejemplo, en Europa, aqui el Estado no ayuda, no hay guarderias ni escuelas por tantas horas.
El padre de los chicos? bien, gracias, desaparecido por algún lado, de vez en cuando aporta algo.

Eleanor

Romina dijo...

La diferencia entre una empleada de comercio y una empleada doméstica es precisamente esa: una tarea es pública y la otra es doméstica. Además, el problema ético para mí radica en que se trata en nuestra sociedad, de un trabajo propio exclusivamente de mujeres.
En cuanto al tema de la empleada mujer no hablé de miedo, sino de situación incómoda.
y claro, que muchas personas no tendrán otra que recurrir a la ayuda doméstica, pero eso no quita que con ello se reproduce una desigualdad.
Saludos

l'amour dijo...

Ustedes discuten mucho sobre estos temas que ya son globales porque no sólo se ven involucradas las del sexo femenino, sino también los hombrecitos. Desde hace mucho que demasiadas de nosotras se ha dado cuenta de esta disparidad entre géneros, y las leo quejarse que los hombres no hace esto o aquello. Pero no he leído que alguna se atreva a poner en la mesa el tema de las propias mujeres que avalan el comportamiento patriarcal, es decir, mujeres que en la vida familiar se ofrecen a servir en vez de ser servidas, e incluso exhortan a sus hijas a hacer lo mismo. La raiz distal de este problema sociocultural descansa en cuánto puede cambiar la actitud femenina. La mayoría de mujeres que conozco se tiene a sí misma subvalorada, por ello la autoestima baja, y cuando viene cualquier machito a querer cogerlas, aceptan pues creen que "no habrá otro que las quiera". Tener amor propio, dignidad, ser consciente plenamente que la valía de una misma es un factor determinante en esta cuestión.

Queda mucho por discutir e investigar. Os confieso que solía ser bastante vitriólica con respecto a este asunto, ahora soy más visceral. Espero lo mismo de ustedes, y que empiece el cambio.

saludos.

bastadesexismo dijo...

l'amour: en este blog no me canso de repetir que el problema no es de los hombres, sino del sistema sexista, aquel que crea personas (hombres y mujeres) machistas o las hace tener actitudes machistas.
Para que una mujer tenga amor propia y dignidad, tiene que tener consciencia de ello. Si la educaron toda su vida para ser la mucamita de su marido, como sucede todavía tan a menudo, va a ser difícil que se rebele y se niegue a plancharle las camisas o cocinarle.
Y en esa educación, son culpables tanto las madres como los padres, que, lo recuerdo, también participan en la educación de sus hijxs. Y si no lo hacen, esa ausencia y esa falta de educación también tiene consecuencias.

Te aliento a leer mi blog para constatar que lo que denuncio aquí no es un problema de personas, sino de sistema y de sociedad en su conjunto.

Saludos.

Romina dijo...

L'amour, justamente lo que acotaba se refería a que las propias mujeres reproducen la desigualdad al contratar mujeres (pobres) para las tareas domésticas. Claro que, como dice basta, se trata de un sistema social y no de decisiones individuales.
Para una mujer entrapada en un sistema que le da un espacio sólo en tanto sirvienta de su marido e hijos, que coloca detrás de su apellido el sello de propiedad "de" Fulanito cuando se casa, y que fue educada para soportar esto y depender económicamente de su esposo, se trata del algo más complejo que la autoestima.
Claro que las mujeres han sido corresponsables de la reproducción del sistema educando a sus hijas para lo mismo. Pero la disyuntiva era eso o condenarla a la exclusión social.
Las propias madres proueven la ablación del clítoris de sus hijas porque sin ello no pueden aspirar a un buen matrimonio.
Saludos

l'amour dijo...

Sí, pero hemos venido a este mundo, no a encajar, sino a revolucionar, de otro modo no pudiéramos trabajar ni usar pantalones. Desde que tengo memoria se me ha educado para todo lo que ustedes tanto reniegan, sin embargo soy autónoma y claro, rebelde con causa. Me he ganado muchos problemas, hasta fui denunciada por un sujeto que me fastidiaba porque le di una buena tunda (soy karateca), y debido a mi trayectoria literaria aún siendo joven, los poetas de mi ciudad me odian. Me he rebelado ahora y desde siempre, aún bajo este sistema asqueroso, y lo seguiré haciendo, y no entiendo cómo es que nadie más que conozco lo hace. Lo del apellido es fácilmente solucionable: ve a brasil o paga al registrador. En Europa todo eso sería más sencillo. Jamás me haría llamar 'señora de', es ridículo. y no me gusta servir en casa o cocinar. lo cierto es que siempre estoy muy ocupada escribiendo, tomando fotos, leyendo, etc... y no hay razón para que eso cambie si decido convivir con la persona que amo. Depende de nosotras hacerles ver a tod@s su error universal. Buenas noches.

bastadesexismo dijo...

l'amour: todas las mujeres feministas y rebeldes hacemos lo mismo que vos. El tema es que para rebelarse, tiene que haber una toma de consciencia de la esclavitud en algún momento. Si nadie te abre los ojos, podés pasarte la vida pensando que "es así", como lo hicieron las mujeres (y los hombres, porque el machismo también les afecta de cierto modo) a lo largo de los siglos.
Precisamente para abrir los ojos y hacer tomar consciencia a la gente es que abrí este blog.
Creo que el feminismo no se limita a no planchar ni cocinar ni ser señora de. También pasa por una militancia para hacer que otras personas abran los ojos y se rebelen.
Saludos.

Romina dijo...

l'amour, es mucho más fácil rebelarse con carrera universitaria e ingresos propios. Ahora con tres ijos, de ama de casa dependiendo de un fulano que te dé de comer, y creyendo que eso es lo normal, la cosa se complica.
No todas las mujeres tuvios las mismas oportunidades ni la misma educación. A mí me educaron para NO ser ama de casa.
Y también acuerdo que la militancia es un asunto público, no basta con decisiones individuales.
Saludos

Romina dijo...

perdón por la ausencia de H, saludos

Anónimo dijo...

Romina, entonces lo que te molesta es ¿que sean mujeres o que sean pobres? ¿no te molesta que los hombres pobres trabajen en la construcción? horas al sol en verano, cargando peso como burros, trabajando arriba de techos alquitranados. Mucho peor que cualquier trabajo que pueda hacer una empleada doméstica. Un peón de albañil no gana más que una empleada en casa de familia.

Entiendo que lo que debería molestarte es que haya gente pobre obligada a hacer esos trabajos. No importa que sean hombres o mujeres.

Eleanor

Romina dijo...

Eleanor me molesta la suma de factores, y lo que estábamos hablando era de sexismo. No se trata de que sí avale otro tipo de explotación, no avalo ninguna.
De todos modos, ningún trabajo en el ámbito público es equiparable a lo que se hace para los demás en el ámbito doméstico.
De todos modos, tareas de albañilería yo hice unas cuantas para mí y las prefiero a limpiar el baño. No estoy tan segura que sea peor cargar un balde de arena que fregar la mierda ajena. Sí estoy segura que vivimos en una sociedad que valora más lo primero que lo segundo, y por eso lo segundo lo hace una mujer. Ése es para mí el punto.
Saludos

l'amour dijo...

pues yo no soy millonaria ni tampoco tengo privilegios en la clase económica aristocrática. Nací en uno de los barrios más peligrosos de mi ciudad, donde te asaltan y te violan, mis entorno no fue "culto" ni 'privilegiado', mi madre me educó dentro del sistema machista, mi padre igual. Por supuesto que ser feminista abarca los demás ámbitos sociales, sin embargo las feministas se han roto tanto la cabeza invirtiendo esto y aquello, cambiando esquemas, comparándose con los hombres, volviendo a invertir lo invertido, y etc., que me temo su ideología queda un tanto corta. Mi tesis trata sobre la conducta feminista en mi ciudad con respecto al patriarcado dominante. Pero hace falta reinventar el feminismo, eso está claro.

tu blog ayuda a descubrir el velo de la ceguera sumisa de muchas mujeres, eso nadie lo cuestiona -creo-. Quisiéramos más acción.

bastadesexismo dijo...

"Quisiéramos más acción"

Pues nadie te impide organizarla.

Anónimo dijo...

Romina, trabajo en una empresa del ámbito de la construcción (algo relacionado) y si me decis que preferis ese trabajo al de una mucama, es que solo hiciste algo muy liviano. Los trabajadores de la construcción se jubilan a los 50 años. A los 40 estan destruídos físicamente. Trabajan por hora, si llueve y el trabajo es en el exterior, no cobran. No tienen indemnización por despido, cuando se termina la obra, cobran el fondo de desempleo y a buscar algo. La empresa en la que yo estoy es estable, siempre hay trabajo, por suerte. Pero da pena ver a los muchachos con 40C trabajando entre chapas al sol. Ni compares con limpiar mierda ajena, que es solo una pequeña parte del trabajo. Las empleadas domésticas suelen pasar horas solas en las casas, con trabajo liviano o cuidando chicos. Además ¿quien te crees que limpia, incluyendo los inodoros y vestuarios en la obra? ¿el dueño de la empresa?

El trabajo doméstico lo hace una mujer, porque poca gente dejaría a sus hijos al cuidado de un hombre, pocas mujeres se sentirían seguras con un hombre extraño en la casa. Que si es como las chicas que trabajan por hora...muchas veces ni sabemos donde viven, ni les pedimos documentos. Confiamos en la buena suerte y en la agencia que las manda (que son re truchas). Y en la cara de la chica.
No veo la diferencia entre limpiar una casa o un baño en un club. En realidad esto es mucho más asqueroso, y el vestuario de hombres está a cargo de un hombre, igual que casi todos los baños públicos masculinos ¿eso no molesta?
No tiene nada de sexismo el tener una empleada doméstica mujer, es cuestión de seguridad, como tampoco es sexista que se contrate hombres de 100 kilos para cargar bolsas de 60.

Eleanor

Anónimo dijo...

9,85 la hora, es lo que gana un medio oficial. Un ayudante gana menos, no lo tengo a mano, creo que no tenemos ninguno. Una empleada doméstica gana 10 la hora, mínimo, pueden preguntar en cualquier agencia. Más viático.
Un medio oficial tiene más conocimientos y es un trabajo más especializado que lo que hace una empleada doméstica, entonces ¿dónde está la discriminación?

Eleanor

Romina dijo...

Ya lo dije, en la valoración social de una y otra tarea, de hecho fijate que ponés cuidar chicos al nivel de trabajo liviano, o sea, es una pavada, vos misma lo estás desvalorizando. Y la otra diferencia es el ámbito donde se realiza, el trabajo doméstico es servil.
En cuanto a los ingresos me da gracia que menciones a las agencias cuando el trabajo doméstico es uno de los que tiene más altos índices de empleo en negro. Por lo tanto lo que cobra la agencia -que es más de lo que cobra la empleada- no es nada representativo.
Y cargar media tonelada de arena desde el frente de mi casa hasta el fondo, junto con mi pareja, en baldes de 20l, con un terreno de 33m de fondo, no sé qué tan liviano te parece. Y sería muy larga la lista de todas las cosas que hicimos para nosotros.
Que tener una empleada doméstica mujer es más seguro es un esencialismo absurdo, mucha gente ha sido robada por su propia empleada o por la información que esta transmite. Tanto los esencialismos positivos "las mujeres son más honestas" como los negativos "sólo sirven para limpiar" son sexistas.

Saludos

Anónimo dijo...

Si, claro, yo conozco un caso de una mucama que le abrió la puerta a los ladrones...y miles de casos de ladrones de sexo masculino. Y violadores. De mucama violadora, todavia no escuché nada. Así que hasta que las estadísticas policiales no demuestren que està lleno de asaltantes femeninas, me seguiré sintiendo mucho màs segura con una mujer en casa.

Media tonelada de arena ¿cuanto tiempo lo hiciste? años? un albañil hace eso por 30 o 35 años, hasta que se jubila. Y no tiene nada que ver que el trabajo sea en negro ¿o crees que en la mayoria de las construcciones estàn en blanco?
Una mucama gana unos 1800 por mes, màs comida y casa si la hubiese.
Y si, vigilar a un par de chicos no muy chicos se me hace mil veces màs liviano que estar metido en un pozo.
Tampoco conozco muchos casos de accidentes graves y muerte de empleadas domèsticas. De albañiles, hay muchos. Así que si hablamos de trabajos feos e ingratos, los hombres no están mejor que las mujeres.
10 pesos la hora es lo que cobra la empleada, no la agencia. La agencia solo la manda, y luego se desentiende.

Cualquier trabajo que no requiera esfuerzo intelectual está desvalorizado, no porque lo hagan las mujeres o los hombres, sino porque no se requiere habilidad especial ni estudios para hacerlo. Eso es lo que desvaloriza el trabajo de una empleada domèstica, no el que sea mujer.

Eleanor

Romina dijo...

El trabajo doméstico que hace la mucama está desvalorizado, y el que hacen las mujeres en sus propias casas también. Es un trabajo invisible. Nadie te felicita por tener el inodoro limpio -salvo en la propaganda de Harpic-. Y cualquier trabajo en el espacio público es más valorado. Aunque sería rídiculo decir que es la panacea. No me interesa sostener que los albañiles la pasan bien (en el último post de Basta hay un esencialismo interesante acerca de la relación mujeres-albañiles).
Pero tan clara es la división sexual del trabajo para la sociedad en que vivimos que, para los vecinos que nos veían, yo estaba "ayudando" a mi pareja. Era lo máximo que podían imaginar. Si hubiera estado limpiando el inodoro que él usa todos los días, a nadie se le ocurriría decir que lo estoy ayudando. Y en esa diferencia radica el sexismo.
Saludos

Anónimo dijo...

¿Y acaso alguien te va a felicitar por manejar un colectivo? o por vender tarjetas en el subte?
El trabajo domèstico se valora tanto o tan poco como cualquier trabajo poco calificado. Cualquiera puede hacerlo, entonces ¿esperarías felicitaciones por algo tan fácil?

Eleanor

Romina dijo...

No Eleanor, cualquiera puede hacerlo, no. Nadie quiere hacerlo. Qué casualidad, cualquiera puede hacerlo pero siempre le toca a una mujer. ¿será que las mujeres somos muy brutas entonces nos toca hacer lo más descalificado?
Y recordaba hace un rato que tenés razón, pocas empleadas domésticas de caen de un 7º piso haciendo su trabajo, y seguro que ningún albañil es acosado sexualmente por su empleador.
Sobre la inseguridad de meter en tu casa a un hombre, ¿cuando llamás plomero, gasista, electricista, llamás a una mujer porque no te gusta meter un hombre desconocido en tu casa?
Saludos

Anónimo dijo...

Cuando llamo a un gasista, etc, siempre llamo a gente conocida y con referencias. Nunca a un desconocido, ni por agencia o en la plaza (como se reclutan a las empleadas domésticas). Mi electricista es mi vecino de al lado. El plomero y gasista trabaja en la misma empresa que yo, lo conozco hace 15 años. Ahora voy a refaccionar la casa y la gente que venga está super referenciada. Estaría loca si traigo un albañil de un aviso en un poste.

Además del tema seguridad personal, está el tema de la calificación laboral: un mal gasista me puede hacer volar la casa. Una mala empleada, a lo sumo dejará tierra debajo de la cama.


El servicio doméstico ¿es más descalificado que ser chofer? no hace falta mucho màs que un registro profesional para manejar un taxi o un colectivo.

Yo no te meto en mi casa un hombre desconocido ni a palos ¿vos si?

Eleanor

bastadesexismo dijo...

Si la cosa es no meter a un/a desconocido/a en tu casa, pues para contratar a un empleado doméstico hombre, si los hubiera, podrías hacer exactamente lo mismo que para un plomero o un gasista, a la hora de elegir: por referencias.

Y listo.

Anónimo dijo...

No consigo con referencias en eso, no hay. Ademàs, si el hombre mucamo tiene referencias ¿por eso no me va a mirar cuando esté en semi bolas a la mañana? porque al plomero lo recibo ya cambiada, viene un rato y se va. Y lo conozco porque hace 15 años que lo tengo trabajando en la empresa, antes de traerlo a casa.
La chica de la limpieza viene cuando todavía no terminé de abrir los ojos, así que necesariamente la atiendo en camisón.
A mi no me gusta que me miren en la intimidad, cuando salgo de la ducha, cuando me estoy cambiando. Menos si es un hombre. Y menos si mira a una hija de 14 años.

Pero entiendo que soy muy anormal, tal vez lo normal sea exhibirse en camisón frente a extraños.

Eleanor

Anónimo dijo...

Hoy, mientras limpiaba cajones de papeles, encontré una vieja denuncia policial de una de las veces que me robaron en la calle. Robo a mano armada. Dos hombres, de aspecto muy feo. Luego recordé cuando me arrebataron reloj y cadenitas (dos hechos distintos). Dos hombres. Y cuando entraron a asaltar a casa, dos veces, tomandonos de rehenes. Todos hombres los chorros.
No, si yo debo estar paranoica ¿cómo no voy a traer un chico de no se que barrio remoto al que nunca voy a entrar, de 1,80 y 100 kilos a limpiar a casa? no veo el peligro...

Eleanor

Romina dijo...

No Eleanor, yo dije que no contrato ni un hombre ni una mujer. Ya conté que cargué la arena y limpié el inodoro =P

Geli dijo...

Curiosa publicidad:

http://www.youtube.com/watch?v=FFYbJQF9dhk

No me cierran mucho los tipos bailando en calza, no se cuál es el propósito de eso, pero el mensaje "evidente" esta bueno :P

Café Sideral dijo...

BUENO Y ELLAS POR QUÉ NO EXIGEN A ELLOS LO QUE ES JUSTO, POR QUÉ SOMETERSE? NO LO COMPRENDO..

Anónimo dijo...

Es cierto, la mujer desde que se independizo hace relativamente poco, decidio tener cada vez menos hijos o no tenerlos porque las consecuencias ya no permiten vivir solo con un sueldo.

Por desgracia el sistema consumista es discriminador, las mujeres vamos a ser menos productivas porque tenemos mas problemas de salud, el periodo, podemos quedar embarazadas, que es la mayor razon por la que contrataran a un hombre antes que a una mujer. Algo de todo esto nos dice que la sociedad debe cambiar algún día porque si seguimos así muchas mujeres solteras no van a querer tener hijos por miedo a perder el empleo, las cosas se arreglan con dinero y buenos dirigentes, el problema, ahora muchos paises estan endeudados, ya sabemos lo qeu eso significa, aun menor tasa de natalidad

Contra mas pobreza haya peor, por eso en el norte de europa estan mejor que en el sur.

Tambien opino que hay mujeres que limpian demasiado, que no aguantan tener el suelo un poco sucio tiene que estar todo reluciente, bien qeu gritan al marido novio o lo que sea pero luego dicen "dejalo,ya lo hago yo qeu tu eres un torpe" muchas tiene un problema con eso, es su forma de sentirse utiles para la familia, frases como "esta casa no funcionaria sin mi" las dicen mucho las madres no? pues a mi me aprece una frase sin sentido, yo no limpiio todos los dias porque me parece absurdo, se limpia cuando hay necesidad y no por limpiar para luego echarselo en cara al resto de la familia, son actitudes que yo considero de una educacion machista, esa obsesion por la limpieza... la padecen muchas y ellas retroalimentan esa actitud de los hombres de que les sirvan y de no recoger ni un plato de la mesa. Muy culpables son ellas de que lso maridos no hagan anda, estas luego luego que no se quejen porque tiene lo que se han buscado, si a alguien le haces todo le acostumbras a eso para siempre.

Anónimo dijo...

anonimo, no se si sos hombre o mujer, pero me parece un poco cerrado q "ellas retroalimentan", "muy culpables son ellas", etc.



si solo tenes una hora libre (por inventar una franja) al dia para hacer tareas de la casa y sos siemper quien las tiene que hacer, y para que tu marido las haga tenes q estar esa hora insistiendole (o indicandole como hacerla ya q nunca la hizo) es obvio q en algun momento la discusion va a terminar en eso! lo mismo si estas en un grupo de trabajo de la facultad y otro no hace nada, se podria aplicar a miles de situaciones!

de nuevo, la culpa no es de la eprsona en si sino de la educacion sexista q recibimos tod@s...

maru

Bastadesexismo dijo...

"Muy culpables son ellas de que lso maridos no hagan anda"

No inviertas la carga de la culpa. Los culpables de no hacer nada son... los que no hacen nada, no otras personas.

Yo tengo tendencia a ser muy perezoza, y a dejar que otrxs hagan las tareas domésticas, porque no me gustan, no me interesan, me aburren, las hago mal, bla bla bla bla.

Pero francamente, ¿a quién le gusta lavar, planchar, pasar la escoba, sacar el polvo, volver a lavar, planchar, etc.? A MUY POCAS personas (no digo que no pueda suceder). Y el hecho es que las tareas domésticas hay que hacerlas. Bien o mal, con ganas o sin ganas, hay que hacerlas.

Muy fácil es decir: "Es que la otra persona no me deja hacer", y sentarse a mirar televisión, o hacerlo mal a propósito para que la otra, harta de ver que hacés cualquier cosa, te saque la aspiradora de la mano y lo haga ella misma.

Pero ¿es necesario tener un doctorado para lavar los platos o pasar la aspiradora? La persona que "lo hace mal" no hace ningún esfuerzo, y aprovecha eso para, al final, no hacer una mierda.

Situación más que cómoda aquella que consiste en hacer mal las cosas para que la otra persona las haga bien.

Anónimo dijo...

perdon, pero las frases que puse las sacaron de contexto, hablaba de las mujeres que con el argumento "lo hago yo proque tu lo haras mal o no te sale como a mi" lo que hacen es fomentar que los demas miembros de la familia, o compañeros incluso de piso, maridos, hijos, etc acaben por no hacer nada porque les critican y ni les dejan y total, si hay alguien que limpia aunquw yo haya limpiado ¿para que lo voy a hacer yo?
He visto esas situaciones con varias personas que se quejan de que no las ayudan pero luego las ayudas y no paran de criticarte porque lo hiciste mal, esa actitud es NEFASTA y lo hacen inconscientemetne porque recibieron una educación machista.

No se si lo entendeis ya... claro, es verdad que hay personas que dicen "no se" o ui me sale mal a posta para no hacer nada, pero a mi ha pasado de limpiar por hora y media la casa y que vengan a decirme que hay unas pelusas en el suelo, lo unico sucio y te lo hechan en cara proqeu no fuiste perfecta.

Por cierto soy una mujer
y he visto varios casos de obsesivas con la casa en mi familia y con amistades tambien.

Varias se quejan de que el marido no ayuda ni hace nada, claro, si tu vas detras limpiandole todo lo qeu tira y mancha ¿que quieres que haga?

Tambien he visto casos al reves, de hombres que hacen todo en al casa y la mujer nada de nada, pero he visto mas actitudes contrarias, de amigos que no recogen ni un plato despues de comer, y las amigas siempre ayudan generalmente.

¿Educacion machista? no cabe duda de que lo es y las mujeres la fomentan de alguna manera (ese tipo de mujeres, perdon, no saquen de contexto ahora esa frase tambien)

Anónimo dijo...

Bastadesexsismo, te equivocas con algo, a las personas cuando se les da todo hecho no se esfuerzan, el ser humano tiende a ser comodo si todo lo tiene sin esfuerzo y sin valorarlo.

A un niño no se le puede comprar todo lo que pide porque probablemente te saldra malcriado, pues a tu marido o lo que sea no le puedes hacer todo desde el primer dia porque le estaras malcriando tambien y se aprovechara de eso.
¿Que no quiere hacer nada domestico? muy facil, no le laves ni planches la ropa, no le cocines, compra solo para ti, ya veras como espabilaria y si no lo hace, pues que a la casa le coma la meirda un tiempo, pero ahi esta el problema muchas mujeres no soportan tener la casa con polvo de dos o tres dias, esque hasta se deprimen y acaban haciendolo ellas...

A la gente en general hay qeu estimularla para qeu se mueva, los hombres no son como las mujeres, no les va a salir solo eso de "limpiar" por desgracia la mayoria son asi, les educaron a no dar ni chapa en casa a muchos de ellos, como para ponerse a hacer "esas cosas de chicas" de viejos...

mamisepa dijo...

Coincido bastante con la última anónima. Basta, no podemos cerrar los ojos a que hay mujeres así: que todo lo tienen que hacer ellas, y qeu además todo tiene que estar impecable. No es mi caso, que soy bastante tolerante a la mierda y al desorden, y ni de coña voy a desperdiciar toda mi vida limpiando. Ah, y si otro lo hace por mí, no le voy a criticar que yo lo habría hecho de otra forma, ¿lo ha hecho, no? Pues a mí con eso me vale. Pero es que hay casas (donde incluso hay hijos) que parecen museos impecables donde todo está en su sitio y no hay ni una mota de polvo. A mi eso tampoco me parece normal. Por supuesto, sé que es fruto de una educación, seguro que a esa mujer la educaron a tener la casa limpita y al marido atendido, pero no sé, si encima el marido se ofrece, ¿tan comida tienen la cabeza que no pueden intentarlo ni una sóla vez? Umm, estoy pensando en gente que conozco y creo que es muy difícil cambiar esto en algunas personas.

Anónimo dijo...

Rezumáis machismo y sexismo! No os ofendáis pues comienzo con este comentario visceral pero intentaré explicaros con argumentos el por qué.
Cómo se le va a culpar a la mujer y a responsabilizar de la educación que recibe y la que da?? No os dáis cuenta de que se está hablando como si la mujer fuera la única que tiene la responsabilidad en la educación de los hij@s? Señoras/es, la mujer es víctima de esta educación patriarcal, la retroalimenta porque ha sido educada para ello. Si no nos damos cuenta de esto y lo único que hacemos es echarle la culpa a la mujer porque perpetúa el modelo, solo vamos a conseguir perpetuarlo nosotr@s también! De verdad, hagamos análisis más completos, no nos quedemos en eso porque no avanzamos. Tenemos que superar eso y hacer pedagogía con todas las personas que tengamos alrededor.
Viva por Romina y bastadesexismo!!!
Mantener un hogar con condiciones adecuadas para la buena convivencia de la familia debe ser tarea de todos los integrantes de ésta y no puede caer toda la responsabilidad en la mujer tanto de la realización de las tareas como del hecho de que no se repartan la tareas. Son responsabilidades de los dos fundadores de la famila. Por cierto, contratar a una “mujer” no arregla nada, puesto que ésto solo está al alcance de familias con recursos y no cambia nada en la educación. Es un parche al problema que encima lo perpetúa porque estás estigmatizando a la mujer a realizar esas tareas, que por cierto niego rotundamente que cobren más, las cifras que habéis dicho me hacen reir. La mayoría no están siquiera dadas de alta por lo que no están cubiertas socialmente y su trabajo no se reconoce, tal y como se ha demostrado aquí.
El hogar es de toda la familia para los derechos y para los deberes!!

Anónimo dijo...

Rezumáis machismo y sexismo! Cómo se le va a culpar a la mujer y a responsabilizar de la educación que recibe y la que da?? No os dáis cuenta de que se está hablando como si la mujer fuera la única que tiene la responsabilidad en la educación de los hij@s? Señoras/es, la mujer es víctima de esta educación patriarcal, la retroalimenta porque ha sido educada para ello. Si no nos damos cuenta de esto y lo único que hacemos es echarle la culpa a la mujer porque perpetúa el modelo, solo vamos a conseguir perpetuarlo nosotr@s también! De verdad, hagamos análisis más completos, no nos quedemos en eso porque no avanzamos. Tenemos que superar eso y hacer pedagogía con todas las personas que tengamos alrededor.
Viva por Romina y bastadesexismo!!!
Mantener un hogar con condiciones adecuadas para la buena convivencia de la familia debe ser tarea de todos los integrantes de ésta y no puede caer toda la responsabilidad en la mujer tanto de la realización de las tareas como del hecho de que no se repartan la tareas. Son responsabilidades de los dos fundadores de la famila. Por cierto, contratar a una “mujer” no arregla nada, puesto que ésto solo está al alcance de familias con recursos y no cambia nada en la educación. Es un parche al problema que encima lo perpetúa porque estás estigmatizando a la mujer a realizar esas tareas, que por cierto niego rotundamente que cobren más, las cifras que habéis dicho me hacen reir. La mayoría no están siquiera dadas de alta por lo que no están cubiertas socialmente y su trabajo no se reconoce, tal y como se ha demostrado aquí.
El hogar es de toda la familia para los derechos y para los deberes!!

Anónimo dijo...

Y finalizo, tod@s tenemos que aprender a crear un modo de funcionar más justo, tanto el hombre como la mujer. Cambiaría la tendencia de buscar culpables, porque no creo que esté ahí el avance, por la tendencia de buscar soluciones y fomentar el aprendizaje de ambos.
Saludos y gracias por el artículo.