domingo, 9 de noviembre de 2008

Teta, teta, teta (bis repetita)

Está bien. El cáncer de mama es un flagelo terrible. Hay que impactar para que todas las mujeres tomen consciencia de la necesidad de hacerse controles regulares. Buenísimo. ¿Pero es necesario para eso empapelar la ciudad con tantas tetas?


Ese cartel lo vi colgado en un edificio de la avenida 9 de Julio. Estaba en bici y casi me estrolo. Me imagino la cantidad de hombres que se quedarán mirando el cartel babeando delante de tantas tetas ofrecidas ante su vista. ¿La Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer pensó en la cantidad de accidentes que pueden provocar esos carteles?

Nuevamente, ¿para cuándo un afiche con 19 fotos de anos masculinos para la prevención del cáncer de colon?

martes, 7 de octubre de 2008

¿Por qué las mujeres estamos tanto tiempo en el baño?

Hace unos días, recibí uno de esos mails que suelo tirar sin leer, porque supongo que me voy a encontrar con alguna cadena pedorra que te dice que si no lo reenviás a 127 personas en los próximos quince minutos te vas a morir fulminad@ por un rayo, por más que ese día haya un sol resplandeciente.

No sé por qué, éste lo leí, y me encontré con algo muy distinto a lo que me esperaba. El objeto del mail es: "¿Por qué las mujeres estamos tanto tiempo en el baño?"

Con una pregunta tan generalizadora ("las mujeres"...), pensaba que la respuesta sería esencialista, del tipo "porque a las mujeres nos encanta pintarnos porque nos encanta ser lindas y queremos estar siempre divinas" o "porque necesitamos esos momentos de intimidad entre mujeres entonces vamos de a dos y tardamos mucho porque nos encanta hablar de nuestros hombres" o algo por el estilo.

Y nada que ver.

No es un texto trascendental, pero me recordó muchas situaciones reales ,y bueno, nada, alguna vez también me toca escribir (o en este caso copiar) algo liviano, así que aquí va:
El gran secreto de todas las mujeres respecto a los baños es que de chiquita tu mamá te llevaba al baño, te enseñaba a limpiar la tabla del inodoro con papel higiénico y luego ponía tiras de papel cuidadosamente en el perímetro de la taza.

Finalmente te instruía: 'Nunca, nunca te sientes en un baño público'.

Y luego te mostraba 'la posición' que consiste en balancearte sobre el inodoro en una posición de sentarse sin que tu cuerpo haga contacto con la taza.

'La Posición' es una de las primeras lecciones de vida de una niña, súper importante y necesaria, nos ha de acompañar durante el resto de nuestras vidas. Pero aún hoy en nuestros años adultos, 'la posición' es dolorosamente difícil de mantener cuando tu vejiga está a punto de reventar.

Cuando TENÉS que ir a un baño público, te encontrás con una cola de mujeres que te hace pensar que dentro está Brad Pitt. Así que te resignás a esperar, sonriendo amablemente a las demás mujeres que también están discretamente cruzando piernas y brazos en la posición oficial de 'me estoy meando'.

Finalmente te toca a vos, si no llega la típica mamá con 'la nenita que no se puede aguantar más'.

Entonces verificás cada cubículo por debajo para ver si no hay piernas.

Todos están ocupados. Finalmente uno se abre y te lanzás casi tirando a la persona que va saliendo.

Entrás y te das cuenta de que el picaporte no funciona (nunca funciona); no importa... Colgás el bolso del gancho que hay en la puerta, y si no hay gancho (nunca hay gancho), inspeccionás la zona; el suelo está lleno de líquidos indefinidos y no te atrevés a dejarlo ahí, así que te lo colgás del cuello mientras mirás cómo se balancea debajo tuyo, sin contar que te desnuca la correa, porque el bolso está lleno de pelotudeces que fuiste metiendo dentro, la mayoría de las cuales no usás, pero que tenés por si acaso...

Pero volviendo a la puerta... Como no tenía picaporte, la única opción es sostenerla con una mano, mientras que con la otra de un tirón te bajás la bombacha y te ponés en 'la posición'... Alivio...... Aahhhhhh.... por fin... Ahí es cuando tus muslos empiezan a temblar.... Porque estás suspendida en el aire, con las piernas flexionadas, los calzones cortándote la circulación de los muslos, el brazo extendido haciendo fuerza contra la puerta y un bolso de 5 kilos colgando de tu cuello.

Te encantaría sentarte, pero no tuviste tiempo de limpiar la taza ni la cubriste con papel, interiormente creés que no pasaría nada pero la voz de tu madre retumba en tu cabeza: '¡jamás te sientes en un inodoro público!', así que te quedás en 'la posición' con el tembleque de piernas...

Y por un fallo de cálculo en las distancias una salpicada finííííísima del chorro te salpica en tu propio culo ¡y te moja hasta las medias!

Con suerte no te mojás tus propios zapatos, y es que adoptar 'la posición' requiere una gran concentración.

Para alejar de tu mente esa desgracia, buscás el rollo de papel higiénico peroooo, la puuuuuuuuta...! El rollo está vacío...! (siempre) Entonces suplicás al cielo que entre los 5 kilos de cachivaches que llevas en el bolso haya un miserable kleenex, pero para buscar en tu bolso tenés que soltar la puerta, dudás un momento, pero no hay más remedio...

Y en cuanto la soltás, alguien la empuja y vos tenés que frenar con un movimiento rápido y brusco, mientras gritás OCUPAAADOOOO!!! ahí das por hecho que todas las que esperan en el exterior escucharon tu mensaje y ya podés soltar la puerta sin miedo, nadie intentará abrirla de nuevo (en eso las mujeres nos respetamos mucho) y te ponés a buscar tu kleenex sin agobios, te gustaría usarlos todos pero sabés lo valiosos que son en casos similares y te guardás uno por si acaso.

Ahí ya vas contando los segundos que te quedan para salir de ahí, transpirando porque llevás el abrigo puesto ya que no hay perchero, y es increíble el calor que hace en esos sitios tan pequeños y en esa posición de fuerza en la que seguís, con los gemelos a punto de estallar.

Sin contar el garrón del portazo, el desnuque con la correa del bolso, el sudor que corre por tu frente, la salpicada del chorro en las piernas...

El recuerdo de tu mamá que estaría avergonzadísima si te viera así; porque su culo nunca tocó el asiento de un baño público, porque francamente, 'vos no sabés qué enfermedades podrías agarrarte ahí'.

...estás exhausta, cuando te parás ya no sentís las piernas, te acomodás la ropa rapidísimo y tirás la cadena ¡sobretodo!

Entonces vas al lavamanos. Todo está lleno de agua así que no podés soltar el bolso ni un segundo, te lo colgás al hombro, no sabés cómo funciona la canilla con los sensores automáticos, así que tocás hasta que sale un chorrito de agua fresca, y conseguís jabón, te lavás en una posición de jorobado de Notre Dame para que no se resbale el bolso y quede abajo del chorro... El secador ni lo usás, es un trasto inútil así que terminás secándote las manos en tus pantalones, porque no pensás gastar tu kleenex para eso y salís...

Tendrás suerte si no se te pegó un pedazo de papel higiénico al zapato y lo vas arrastrando, o peor, con la falda arremangada enganchada por las medias que te subiste a la velocidad de la luz ¡y mostrando todo el culo!

En este momento ves a tu chico que entró y salió del baño de hombres y encima le quedó tiempo de sobra para leer un libro de Borges mientras te esperaba.

'¿Por qué tardaste tanto?', te pregunta el idiota.
'Había mucha cola', te limitás a decir.

Y ésta es la razón por la que las mujeres vamos en grupo al baño, por solidaridad, ya que una te aguanta el bolso y el abrigo, la otra te sujeta la puerta, otra te pasa el kleenex por debajo de la puerta y así es mucho más sencillo y rápido ya que una sólo tiene que concentrarse en mantener 'la posición' y la dignidad.
.

viernes, 19 de septiembre de 2008

La telaraña que tejen las mujeres

No puedo creer la cantidad de estereotipos que transmite esta publicidad aparentemente tan alegre y fresca. De verdad que esta vez, se superaron.

Para resumir:
  • los hombres no se quieren comprometer, las mujeres sí
  • las mujeres "cazan" a los hombres y transforman lo que era una relación informal en algo formal
  • los hombres son tan bobos que no se dan cuenta de nada
  • el tener hijos es única responsabilidad de las mujeres (cara de "yo no fui" de la mujer embarazada al final, que en realidad significa: "y sí, es culpa mía, ¿me perdonás?" como si él no tuviera nada que ver en ese embarazo)
  • o sea: los hombres no quieren hijos, sólo ceden a los deseos irreprimibles de las mujeres
  • las mujeres usan a los niños como manera de enganchar definitivamente a los hombres y tejer su telaraña (para que después no se vayan a quejar las mujeres cuando el hombre se da cuenta del engaño y la abandona a ella y a los hijos)
  • el hombre es el que maneja el coche, y de hecho el coche es suyo desde el principio: el auto "tiene lugar para todo lo que se viene" en la vida del hombre heterosexual: mujer, hijos...
No sé si seguir o dejarlo ahí...

martes, 2 de septiembre de 2008

¿Panza?

Aún cuando quieren mostrar mujeres "gorditas", las publicidades muestran mujeres flacas.

Ésta para una gaseosa "light" es bastante increíble. En la primera imagen, se muestra a un chico y una chica. Se supone que ambos tienen panza y la están "metiendo" para adentro para ocultarla. En el caso del chico, es tal cual: tiene pancita y la mete para adentro (aunque bueno, tampoco es que sea gordo, tiene una panza normal). Pero en el caso de la chica, aún antes de meterla... ¡no tiene ni una onza de grasa! De hecho cuando le toca "meter panza", ni se nota la diferencia a nivel de la panza.

El resto de la publicidad es igual: los hombres con panza... tienen algo de panza (aunque a mi criterio, nada que justifique que se pongan a dieta). Pero las mujeres son todas flaquísimas, aunque nos quieran hacer creer lo contrario.

¿Cómo pretender luego que las chicas no sean anoréxicas, si contratan a actrices flacas aún para mostrar mujeres gorditas? Y lamentablemente, esta tendencia suma adeptos entre los varones también.


martes, 26 de agosto de 2008

Pildoritas

Algunas noticias sobre las que me da fiaca explayarme pero que valen la pena ser subrayadas:
  • El Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto resolvió en abril pasado incorporar los carácteres multilingües del español y del portugués para la registración de dominio de sitios de Internet y la utilización del subdominio ".gob.ar" en lugar del inglés ".gov.ar". ¿Qué tiene que ver con el sexismo? Nada. Sólo que me parece bárbaro que se luche a nivel gubernamental para defender la identidad lingüística. Ojalá algún día se luche de la misma forma para fomentar un lenguaje no sexista...
  • El diario Clarín publicó una nota titulada: "Ministra, soltera y embarazada", en la que se da la increíble noticia de que en el siglo 21, una mujer va a tener un hijo sin estar casada. ¡No te puedo creer! ¿En serio? ¡Qué escándalo! Digno de una nota, efectivamente.
    También se explica que esa mujer, Rachida Dati, la ministra francesa de justicia, perdón, la "bella" ministra francesa de justicia, es la más "glamorosa" del gabinete, al parecer le habría encantado acostarse con el presidente Nicolas Sarkozy y Carla Bruni está muuuuy celosa de ella (ay, mujeres, mujeres...). ¿Alguna otra información relevante?
    No.
  • El colmo: ayer recibí por mail un anuncio del primer campeonato de Pole Dance de Argentina. ¿Qué es el Pole Dance? Pues sí: el baile del caño. Supongo que tienen un robot que registra todos los sitios que alguna vez hablaron del baile del caño y que mandó ese mail de forma automática. A menos que se trate de una broma pesada. Muy pesada...
    .

viernes, 22 de agosto de 2008

Juegos machistas

Ni siquiera durante los Juegos Olímpicos nos dejan el paz. Se supone que los Juegos promueven valores como la igualdad, la tolerancia, el respeto mutuo. Pero alguna gente no se da por enterada. El diario Clarín, por ejemplo, para variar. Un diario que está alcanzando el primer podio, el del diario más machista.

No podía faltar en su página web una galería de fotos de "las diosas de los Juegos Olímpicos". Y mete fotos de "las que se robaron las miradas" con comentarios tipo "la belleza invadió Beijing" o "hoy se despidió una de las más bonitas".

Hasta en el deporte nos joden con la belleza. ¿Es mucho pedir que al menos durante los Juegos nos den una tregua, nos traten como iguales y destaquen a las mujeres por sus logros deportivos, como los hombres, y no por su físico?

Para el gran diario argentino, sí, visiblemente, es mucho pedir.
.

domingo, 17 de agosto de 2008

Mamá de cuatro hijos... y accesoriamente científica

Una mujer, Irene Ennis, acaba de ganar el "premio estímulo a los jóvenes científicos" de la Fundación Bunge y Born, por su investigación acerca de la hipertrofia cardíaca (cuando el corazón se agranda).

¿Qué es lo primero que nos cuenta el gran diario Clarín acerca de esta mujer?

¿Que ganó un premio? ¿Qué es exitosa en su trabajo? ¿Que su campo es la medicina? ¿Que se especializó en investigación cardiovascular?

Nada de eso. Lo primero que nos cuenta, es que... tiene cuatro hijos. "A los 39 años es mamá de cuatro hijos y una científica brillante", nos dice el título. O sea: ser mamá de cuatro hijos incluso pasa delante del hecho de ser una científica brillante.

¿Su mayor logro? ¿Acaso haber descubierto algo importante para los que padecen hipertrofia cardíaca? Nop. Wrong again. Ustedes no entendieron nada.

Su mayor logro es conciliar "la vida de mamá y la científica". Y nos explican que para alcanzar eso, su marido la "ayuda" siempre. Y claro, el marido tiene su trabajo y de vez en cuando (ah, no, cierto, no de vez en cuando: "siempre". Qué suertuda) ayuda a su esposa a ocuparse de los chicos, pero que conste que esa actividad es de ella. Él es sólo un ayudante. A él no le preguntan cómo hace para conciliar su "vida de papá" con su trabajo, porque claro, su vida de papá se limita a "ayudar" a su esposa.

Mujeres egoístas que eligieron no tener hijos y dedicarse a su carrera: tomen ejemplo sobre esa mujer. ¿No ven que es posible hacerlo todo? ¿De qué se quejan? A ella encima le queda tiempo no para ocuparse de ella, no para tener momentos de ocio, no para pensar un poco en su bienestar y su diversión: no, no, no, nada de todo eso: "Asegura que le queda tiempo para leerles cuentos a los chicos"...

PD: no tengo nada contra esta mujer, muy por el contrario, sino contra la redactora del diario Clarín.




(La foto, por supuesto, no la muestra enseñando su premio, sino su hija)
® Clarín - Marcelo Carroll

domingo, 10 de agosto de 2008

El fernet, como la cerveza, es sólo para machos de verdad

Tanto Branca como Cinzano, dos marcas que comercializan el fernet en Argentina, consideran que esta popular bebida la consumen solamente los hombres heterosexuales. Sus publicidades, en todo caso, así lo demuestran. En ambos casos, resaltan las relaciones viriles (mas no homosexuales, no confundamos), la amistad entre hombres... Cuando una mujer se prepara un fernet, es una excusa para mirarle el culo. Y cuando es co-protagonista de la publicidad, en realidad no es ella la protagonista, sino sus tetas:


martes, 5 de agosto de 2008

¿Señora o señorita?

¿Cuántas veces en su vida una mujer escucha la misma pregunta: "¿Señora o señorita?"

Una pregunta sexista y discriminatoria por donde se la mire. Pero cuando me ofendo, muy poca gente entiende por qué.

Sin embargo, es muy simple: ¿qué carajos les importa si estoy casada o soltera? ¿Y por qué no se hace la misma pregunta a un hombre? De hecho, por lo general, cuando me hacen esa pregunta, retruco: "¿Señor o señorito?"

Pero claro, sólo a las mujeres se les hace esa pregunta indiscreta. Cuando me la hacen, es exactamente como si me preguntaran: "¿Usada o virgen?", "¿Reservada o disponible?" y no puedo dejar de ofenderme. ¿Acaso yo ando preguntando a todos acerca de su estado civil?

En inglés han logrado resolver el asunto: antes estaba el Miss (señorita) y el Mrs (señora). Ahora está el Ms, que indica simplemente que se trata de una mujer.

En castellano, abogo por que se suprima el "señorita" y se trate a todas las mujeres de "señora", tal como sucede con los hombres con el "señor". Nunca jamás me escucharán usar la palabra "señorita", ni siquiera con una niña de cinco años. Y cuando, en los formularios administrativos, me preguntan si soy "señorita" o "señora", siempre contesto "señora", por más que luego tilde la opción "soltera" si me piden mi estado civil. El día que existan las dos opciones para los hombres, aceptaré la doble opción para las mujeres.

Mientras tanto, no veo por qué sólo las mujeres deberían andar divulgando su estado civil ante todo el mundo.

PD1: Sí, ya sé, muchas mujeres se ofenden cuando les dicen "señora" en lugar de "señorita" y ellas mismas se apuran en aclarar que son solteras, porque consideran que "señora" es para las viejas, sin darse cuenta de que en realidad no están diciendo: "Soy joven" sino "Soy disponible". Y sí... Cuando les digo que el machismo es cosa de hombres y de mujeres...
PD2: Sí, sí, ya sé, entonces los hombres no la tienen fácil, entre unas que se ofenden si les dicen "señora" y otras que se ofenden porque les dicen "señorita". Qué se le va a hacer. La vida es complicada.
PD3: Sí, sí, sí, ya sé, hay cosas más importantes en la vida que ese "detalle" de lenguaje. Excepto que la intención de mi blog es justamente detectar el sexismo en la vida cotidiana. Y siendo el sexismo un sistema, cada detalle sexista es un engranaje que le permite funcionar.
.

jueves, 31 de julio de 2008

¿Hombres inútiles?

Nunca me gustó el eslogan del centro comercial porteño Alto Palermo, "Pasión de mujeres", porque insinúa:
  1. que las únicas clientas del shopping son las mujeres
  2. que a todas las mujeres les encantan irse de compras
Y una de las cosas que más odio en esta vida es tener que comprarme ropa o acompañar a algun/a amiga/o a comprarse ropa. Nunca entendí esa manía que tienen algunas personas de pasear durante hooooras caminando despaciiiito por centros o calles comerciales sin buscar nada en particular, deteniéndose durante hooooras delante de vidrieras, probándose cosas que ni siquiera tienen la intención de comprarse. Yo cuando necesito ropa, por ejemplo, un pantalón, voy un día a comprarme un pantalón, entro sólo en las tiendas donde venden pantalones, me pruebo pantalones, me compro un pantalón, y a otra cosa mariposa. No me quedo deambulando por ahí "a ver qué hay". Y si puedo evitar los centros comerciales repletos de gente, mejor.

O sea: Alto Palermo será pasión de algunas mujeres, y también de algunos hombres (conozco a unos cuantos, y yo les recomendaría que no fueran más a ese shopping que visiblemente se caga en su clientela masculina), pero no de todas las mujeres.

En fin, su última publicidad muestra además a los hombres como unos tontos de remate que, sin las mujeres, están perdidos. ¿Feminismo? Seeeee, claro. Para variar, el papel de las mujeres es maternal. A los hombres los tenemos que cuidar como si fueran niños. Y nos encanta, porque todo el mundo sabe que dentro de toda mujer se esconde una madre... O sea, nuestro deber está en el hogar, aunque de vez en cuando nos demos la libertad de escaparnos al shopping y de dejar a nuestros grandes niños en casa (donde, por supuesto, harán un lío bárbaro que deberemos arreglar cuando regresemos).

Qué práctico eso de mostrar a los hombres como inútiles en casa: así justifican que no participen en las tareas domésticas ("es que ella lo hace muchííísimo mejor que yo, ¡yo soy re-torpe!").

Lo divertido es que encontré esta publicidad en un blog que la presenta como con "gracia", con "timing" y con "ternura"... "Casi se diría que es una mirada femenina de los hombres, maternal y comprensiva", dice el autor del blog, licenciado en publicidad, quien, sin embargo, reconoce que la mayoría de las publicidades que hablan de género son sexistas.

Pero está claro que hay un sexismo que hasta las personas con la mayor buena voluntad del mundo, como parece ser el caso de este señor, no ven: aquel que atribuye a las mujeres cualidades innatas como abnegación, ternura, "instinto" materno... O sea, el esencialismo. No será tan directamente peligroso como la misoginia o el machismo, pero igual de dañino a largo plazo.

Yo soy mujer y mi mirada sobre los hombres es completamente distinta. No los veo como subnormales y torpes que necesitan constantemente la ayuda de una mujer en el hogar (nótese que es en el hogar donde las mujeres son indispensables). Después me dicen a mí que soy yo la que fomento la guerra entre los sexos...



PD: ni hablo del tipo en la bañera que grita "¡Ricardo!" con voz de maricón. O sea: los hombres a los cuales les gusta irse de compras son necesariamente homosexuales. Tanta originalidad me estremece...
.

lunes, 28 de julio de 2008

Las mujeres y las matemáticas

El cerebro de los negros es más pequeño que el de los blancos. Por lo tanto, no tienen las mismas capacidades para desarrollar algunas tareas.

¿Este comentario les parece racista? ¿Ofensivo? ¿Insoportable? ¿Delirante?

A mí también, no se preocupen. Es una teoría que se remonta a finales del siglo 19, principios del siglo 20, y que por suerte ya no encuentra eco en la comunidad científica.

Sin embargo, hoy en día, año 2008, siglo 21, todavía tenemos que lidiar con científicos muy serios que nos aseguran que el cerebro de las mujeres y de los hombres son distintos y que, por lo tanto, hombres y mujeres no tenemos las mismas capacidades. Recordarán seguramente al entonces rector de la Universidad de Harvard, Lawrence Summers, quien dijo hace tan sólo tres años (2005, gente, ¡2005!) que "las mujeres tienen una capacidad innata menor que los hombres para las matemáticas y las ciencias".

La mayoría de los que sostienen tales afirmaciones se ocultan detrás de un hipócrita: "Ah, pero no decimos que las capacidades de hombres y mujeres sean mejores o peores, simplemente son distintas". Sí, claro. Y oh casualidad, las capacidades de las mujeres siempre tienen más que ver con lavar los platos que con resolver un problema de física cuántica...

En fin, toda esta introducción para contarles que la revista Science publicó esta semana un estudio en el que se afirma tajantemente que las chicas obtienen iguales resultados en matemáticas que los varones. A mí lo que me parece realmente increíble es que todavía sea necesario realizar un estudio (y por ende gastar mucho dinero) titulado "Gender similarities characterize math performance" para comprobarlo.

En el sigo 19, Charles Lyell, fundador de la geología científica, escribió: "El cerebro de los negros (...) está un poquito más desarrollado que el cerebro de los simios".

En el siglo 21, todavía tenemos que luchar para que dejen de hablarnos de diferencias de cerebro y por ende de capacidades entre hombres y mujeres...

A veces me siento muuuuy cansada.
.
Más información en español sobre el estudio aquí.

viernes, 25 de julio de 2008

Como los varones quieren

Anoche cedí a la tentación imperialista yanqui de la comida chatarra y entré en un Burger King. Siempre pensé que mi pecado era menos grave si iba a Burger en lugar de McDonald's, al que boicoteo desde una nefasta publicidad emitida con ocasión del no menos nefasto "Día de la Mujer", en 2001 (todavía no lo encontré en You Tube, espero que alguna alma caritativa lo haga, realmente era espantoso), pero bueno, la consciencia hace lo que puede para estar más o menos en paz.

Pero ahora voy a tener que boicotear también a Burger King, aunque el sexismo que voy a describir sea mucho menos evidente. Después de comprar mi hamburguesa y sentarme a comer, empiezo a leer el individual de papel que cubría la bandeja. Y descubro esto (hacer clic en la imagen para ampliarla):


Por si no llegan a leerlo correctamente, lo hago por ustedes:

1a línea: "Vení feliz. Vení triste. Vení cansado. Vení con pilas. Vení con hambre. Vení a divertirte. Vení a llorar".

Ahí ya empecé a refunfuñar con el "cansado". Pero bueno, pensé, tampoco se les puede pedir que pongan cansado/a o cansad@. Me resigno a tener que sentirme aludida por ese "o" supuestamente neutro. Bien. Sigamos.

2a línea: "Vení con compañeros. Vení solo (ahí ya me empiezo a poner cada vez más nerviosa). Vení en grupete. Vení con un amigo (muy nerviosa). Vení con tu novia (...)"

Aaaaahhhh, entonces tenía razón: no es que el "o" era neutro. Es que de verdad les están hablando solamente a los varones. Ahora entiendo. No era producto de mi imaginación.

¿Pusieron a continuación un "vení con tu novio" para emparejar las cosas? Nop. Obviamente. La línea termina con: "Vení con la novia de un amigo". Como para aclarar, vio. Aunque muy claro no me queda: ¿están alentando a cagar a un amigo saliendo con su novia? ¿Es piola eso?

En fin, yo que pensaba, ilusa, que cuando dicen, en la 3a línea: "Como quieras venir está bien. Porque esto es Burger King, y las cosas son como vos querés", me estaban hablando también a mí... No, no, no, no nos equivoquemos: las cosas son como los varones quieren.

Como siempre.
.

martes, 22 de julio de 2008

No Kid 3

"Las madres ausentes" es el título de una nota que salió en la última edición (nº 1647) de la revista Noticias. El copete de la nota es el siguiente:
"¿Por qué las mujeres quieren tener hijos si su profesión les impide dedicarse a ellos? La discusión está instalada en Europa. En la Argentina, el empleo femenino sube y la dificultad para ocuparse de los chicos, también".
Sigue una nota bastante larga que explica que:
  • Una "atractiva rubia" alemana escribió un libro en el que propugna el regreso de las profesionales al hogar para cuidar a sus hijos (nótese el detalle sobre el aspecto físico de la autora).
  • Una autora francesa, Corinne Maier, dice exactamente el contrario, en su libro No Kid.
  • En Argentina no existen estructuras suficientes para el cuidado de los hijos si las madres quieren trabajar: hay pocos "jardines maternales" (nótese el "maternal").
  • Es imposible ser a la vez buenas profesionales y buenas madres.
Y un montón de otras cosas muy interesantes sobre cómo combinar vida familiar y vida profesional.

¿Los grandes ausentes? Y sí, estaba cantado: los padres. La palabra "varones" aparece dos (2) veces en todo el texto:
"En todo caso, debería proponerse no que las mujeres vuelvan al nido sino "un gran plan de internación doméstica de los varones"."

"Pero las instituciones siguen pensadas para varones hegemónicos: aún se piensa en la maternidad como un trabajo de consagración exclusiva, al igual que un empleo, al que también hay que dedicarse al 100%."
Estas dos frases están muy bien, pero en un artículo tan extenso, ¿son suficientes? Adivinen cuántas veces aparece la palabra "padre"... Cero. Cero veces se menciona a los padres. Las madres son las que tienen problemas para combinar vida familiar y vida profesional. Los jardines son "maternales", como si reemplazaran sólo a la madre (nos queda clarísimo que l@s niñ@s no necesitan a sus padres, meros proveedores de dinero). Las madres son las que se tienen que sentir culpables o no de abandonar a sus hijos en guarderías. Ellas son las que deben hacer gala de "creatividad" a la hora de compartir su tiempo entre su trabajo y sus hijos. Son las madres las que recurren a las guarderías, no los padres (la nota no lo dice, pero muchas veces se explica que el sueldo de la mujer sirve para pagar el jardín... ¿Y por qué el sueldo de la mujer y no el del hombre?). Etc. etc.

No hay caso: hay días que me gustaría ser un hombre machista. Nadie te viene a joder, si querés tener hijos los tenés, y sino nadie te va a tildar de egoísta. Y si los tenés, no te preocupa en lo más mínimo lo que pase con ellos, total está la Madre (con una M mayúscula, claro, la ponemos en un pedestal como en los tangos, con la Madre no se jode, la Madre es sagrada, si y sólo si se queda en casa cuidando a los niños, claro), una Madre naturalmente dotada para esas cosas, para cuidarlos y trabajar menos y adaptar sus horarios.

Y nadie te dice en un libro: si querés ser un buen padre, dejá de trabajar y quedate en casa cuidándolos.
.

viernes, 18 de julio de 2008

Para resumir

Recomiendo enfáticamente un texto que escribió una persona que suele leer y comentar mi blog, Maboroshi, y que resume a la perfección lo que es el sexismo. Se llama "Por qué no soy una persona exagerada" (excelente título a partir del cual se desarrolla toda la explicación) y se puede leer aquí.

Y realmente no lo hago porque me cita varias veces, sino porque de verdad me parece bueno, completo y muy bien escrito. Si no hubiera publicado ya las entradas citadas, creo que yo me habría inspirado en este texto.

Además, existe un pdf que se puede descargar aquí, para poder reenviarlo a todas y todos. Muy útil.


miércoles, 16 de julio de 2008

¿Encuesta "objetiva"?

Qué sutileza la de Clarín... Hoy el "gran diario argentino" saca una encuesta hecha por D'Alessio acerca de si una mujer, en caso de embarazo no deseado, se practicaría o no un aborto. El "No, nunca lo haría" gana por mayoría, por ahora, con el 48,5% de los votos.
¿Qué otras respuestas propone la encuesta?

Pues fíjense ustedes:

O sea, en realidad, el "" tiene el 51,5% de los votos. Pero está hábilmente dividido en dos respuestas ("Sí, seguramente" y "Sí, probablemente"), con lo cual se tiene la impresión de que la mayoría de la gente jamás se practicaría un aborto o lo propondría a su pareja.

La realidad la publicó el mismo diario en sus páginas ayer: por cada dos nacimientos vivos se practica un aborto. O sea, las mujeres argentinas abortan, diga lo que diga una encuesta en Internet, y sobre todo, diga lo que diga la ley.
.

sábado, 12 de julio de 2008

El baile del caño en el subte

No suelo criticar un país en su conjunto porque odio las generalizaciones, pero francamente no me gustaría vivir en Chile. El nivel de machismo me parece realmente insuperable en la región.

Los chilenos fueron los inventores de los famosos "bares con piernas": bares en los que las mozas atienden en su más mínimo atuendo, corpiño y bombacha, para el deleite de los clientes. Bah, de los clientes masculinos heterosexuales, por supuesto, porque no veo qué deleite me podría provocar ver una muchacha semi-desnuda obligada a atender a viejos babosos probablemente impotentes.

En fin, ahora nos llega la noticia trasandina de que en el subte de Santiago una muchacha se exhibe haciendo... el baile del caño. Allí, delante de todos los pasajeros del metro, hombres, mujeres, niños, ancianos, se desnuda, queda en string y diminuto corpiño y se menea agarrándose del caño y realizando algunas figuras sugestivas, antes de volver a vestirse.

Los carabineros, al enterarse de la situación, arrestaron a la muchacha, que no entendió muy bien por qué no la dejaban exhibirse así si no le hacía mal a nadie.

¿No le hacía mal a nadie? ¿No le hacía mal a la imagen de las mujeres, por ejemplo? ¿No transformaba a las mujeres en objetos sexuales a disposición de las miradas? ¿No participaba en el machismo generalizado? ¿No alentaba con ese "show erótico" las agresiones sexuales contra las mujeres?

La nota de Clarín que da cuenta del asunto rebosa de machismo. Allí habla de "diversión", de los "felices pasajeros" (notemos al pasar el uso del masculino neutro para hablar en realidad únicamente de los hombres heterosexuales, porque dudo mucho de que las mujeres estuvieran muy felices de ver a una mujer semidesnuda agitarse delante de ellas) y pregunta: "¿Quién será la primera en animarse en la línea A?"

Sí, la verdad, eso nos hace falta. No hay suficientes mujeres desnudas en los carteles publicitarios, la televisión, las películas, los anuncios, ahora también tiene que haber una mujer de carne y hueso presentándose como objeto sexual en medio del subte.

En una nota de la televisión chilena, los organizadores del "show" (porque claro, no se trata de una mujer que no tuvo otra opción que hacer eso para ganarse la vida, sino que existe toda una organización atrás, que probablemente se lleve la mayoría de la plata) explica que tomaron recaudos para que en el metro sólo hubiera hombres, y no hubiera niñ@s ni "damas". ¿Ah sí? ¿Y cómo hicieron? ¿Les prohibieron la entrada a l@s menores y las mujeres? ¿Ahora van a poner wagones para hombres y wagones para mujeres, ya no, como en Japón, para evitar las agresiones sexuales, sino para que los hombres se puedan pajear en paz viendo cómo les muestran una enésima mujer en situación degradante?

Lo más cínico del asunto es que el organizador habla de que Santiago "tiene que estar preparada como una ciudad tolerante y una capital civilizada".

¿Tolerante con quién? ¿Civilizada para quién? ¿Para las mujeres? Ciertamente no.



.

jueves, 26 de junio de 2008

Es posible

¿Por qué será que se pagan miles de dólares a agencias de publicidad tan poco creativas que lo único que se les ocurre como gran idea original para vender es mostrar mujeres desnudas y perpetuar el sexismo con estereotipos caducos? ¿Por qué será que la sociedad cambia, las mujeres cambian, los hombres cambian, y las personas encargadas de diseñar publicidades no?

Menos mal, algunas personas se iluminan y crean comerciales como éste:



¿Ven que es posible hacer una publicidad no sexista y divertida?

(Enlace encontrado en el sitio Sexismo Publicitario)

miércoles, 18 de junio de 2008

¿Para una nena o para un nene?

Al entrar en una juguetería, el personal pregunta inevitable y fatalmente lo mismo: ¿es para una nena o para un nene?

El otro día, buscando un regalo para el hijo de una amiga, me metí en la página de una juguetería argentina. No me sorprendí al ver que el catálogo estaba dividido entre "niños de 3 años en adelante" y "niñas de 3 años en adelante".

Recorrí los dos catálogos. Además de aspiradoras, bijouterie, hornos microondas, cajas registradoras, set de maquillaje y ponys, no encontré un solo juguete educativo o que fomente la imaginación, la creatividad, la destreza de las nenas.

Los varones, además de los eternos juguetes de guerra, sí cuentan con juegos de construcción (ladrillos encastrables tipo Lego). Pero ojo, siempre cosas muy viriles, para construir edificios, automóviles, robots o aviones.

Desde la más tierna infancia, estamos condicionados por una sociedad que se encarga de dejar bien en claro cuáles serán los futuros papeles de las niñas y de los niños.

Desde que nace, el bebé sabe lo que se espera de él. Se habla con un tono más suave a una nena, más enérgico a un nene. Es más, yo diría que todo se juega desde la panza: se sabe que las mismas patadas del feto son interpretadas de manera distinta si se trata de un nene o de una nena. Algunos estudios han mostrado que el futuro padre toca la panza de la futura madre de manera distinta según si se trata de una niña o un niño.

Me recuerda un experimento que se hizo una vez: se mostró la película de un bebé llorando. En un primer caso, se lo vistió de rosa y se preguntó a veinte adultos: "¿Por qué llora esta nena?" Y contestaron: "Porque está triste". Luego se vistió al mismo bebé de celeste y se preguntó: "¿Por qué llora este nene?". Y contestaron: "Porque está enojado". O sea: proyectaron sobre ese bebé una emoción que no le pertenece (tal vez lloraba porque tenía hambre, o porque le dolía algo), pero con la que ese bebé se va a empapar a lo largo de su vida: las nenas se ponen tristes y los nenes se enojan.

Ropa, juguetes, color del cuarto: el bebé todavía no ha nacido y ya se empiezan a dibujar estrategias para condicionarlo, sin siquiera que padre y madre se den cuenta de esa programación anticipada.

Nacemos socialmente antes de nacer biológicamente.

Y cuando el bebé crece y empieza a expresar deseos, éstos se conforman lógicamente a lo que le inculcaron desde que nació: el niño pedirá juguetes de niño, y la niña, pues de niña.

Recuerdo una escena en un supermercado de juguetes. Una nena de unos cuatro años con su mamá, recorriendo pasillos en busca de un juguete. La nena miró un muñeco de GI Joe y dijo: "Mamá, ése, quiero ése". La madre ni siquiera se detuvo a mirar y respondió con total naturalidad: "No, esto es un juguete para nenes, vayamos a ver los juguetes de las nenas".

Estoy prácticamente segura de que a partir de ese momento, esta nena nunca más pidió un juguete "para nenes".

La nena que pide que le regalen una aspiradora o un set de maquillaje sólo copia el modelo que tiene ya sea en la casa, ya sea en la casa de otras personas o en la televisión. Desde que son bebés, se les regala muñecas que hacen pis y dicen "mamá". Se les regala incluso muñecos de recién nacidos, con la venda en el ombligo y todo. ¿Y después hablan de "instinto" materno?

Al nene se le regalan armas, juguetes violentos, muñequitos de super-héroes: desde que nacen se identifican con imágenes violentas, ejemplos de virilidad, coraje, acción.

¿Cómo quieren, en esas condiciones, que niñas y niños crezcan en condiciones reales de igualdad?

A veces me dicen: "A mis hijos les dejé elegir pero luego, naturalmente, el varón pidió armas y la nena pidió muñecas".

¿Naturalmente?
Puede que algunos padres intenten dejar total libertad a sus hijos de elegir sus juguetes. Pero lamentablemente, los padres no son los únicos en criar a su prole. Es más, llega un momento en que su influencia es casi minoritaria: está la televisión (se calcula que l@s niñ@s ven un promedio de 50 comerciales por día...), abuelas y abuelos, el resto de la familia, la escuela, l@s compañerit@s de escuela y sus padres...

Por más que un niño juegue en su pequeña infancia con muñecas o aspiradoras, muy pronto elegirá juguetes más acordes a lo que se espera de un varón, no porque les guste realmente más, sino porque se conformará al modelo impuesto la mayor parte del tiempo.

¿Cómo se puede hablar de elección real cuando toda la sociedad nos grita: "Niños, a sus armas, niñas, a sus muñecas"? ¿Qué libertad de elección tenemos cuando de cada diez mensajes, nueve son para ubicarnos en la vía del sexismo (y del heterocentrismo, porque la homosexualidad nunca es un modelo, el único camino "normal" que se enseña a l@s niñ@s es el de la heterosexualidad)?


domingo, 15 de junio de 2008

No Kid 2

Tras uno de los comentarios recibidos en la entrada anterior, aquí van dos publicidades políticamente incorrectas en que l@s niñ@s no son mostrados como seres maravillosos que nos hacen derretir con su tierna sonrisa y olvidarnos de todos nuestros problemas, sino como mocosos insoportables que pueden también estorbanos y jodernos la vida:





PD para las almas sensibles: no estoy diciendo que l@s niñ@s son mocosos insoportables sino que a veces lo son. Preciso también que en general l@s niñ@s me adoran (no sé bien por qué), y que yo sería incapaz de hacer daño a un@ de ell@s (ni a ningún ser humano, de hecho, en todo caso no a propósito).

sábado, 14 de junio de 2008

No Kid


En su libro No Kid, la autora francesa Corinne Maier explica las "40 buenas razones para no tener hijos". Aunque muchas de esas razones me parecieron un tanto de mala fe, me reconocí perfectamente en su filosofía.

Lo que destaco del libro es la crítica al mandato que pesa sobre las mujeres de tener hijos. Toda mi vida dije que no quería tenerlos, y toda mi vida me vieron como un monstruo de egoísmo. Como si tener hijos fuera una muestra de altruismo.

Así como las razones de no tener hijos son egoístas, las de tenerlos también lo son: se tienen hijos para no envejecer en soledad, para tener la ilusión de la continuidad y de la inmortalidad, para cumplir con el mandato de la sociedad, para jugar a la muñeca, para intentar que ese hijo o esa hija haga lo que no pudimos hacer, para vengarse de una infancia desdichada, en fin, hay un sinfin de razones que son todas más egoístas unas que otras (en el sentido de que tiene que ver con un@ mism@ y no realmente con la persona que está por nacer).

Las razones por no tenerlos son exactamente del mismo tenor, ni más, ni menos: para poder dedicarse a la carrera (sabemos que las mujeres muchas veces tienen que elegir entre una cosa y otra, no así los hombres, cuyas carreras nunca sufren con la llegada de los hijos, porque total, está mamá para ocuparse de todo), para poder seguir despertándose tarde por la mañana, para vivir una vida en que un niño o una niña no tiene cabida.

A mí me han dicho de todo por no quere procrear. A los hombres no se les pone tanta presión, por lo general. Y, nuevamente, un hombre puede formar una familia sin que su carrera sufra por ello. Es más, los estudios muestran que los hombres son más exitosos en su vida y su carrera cuando están casados y tienen hijos. Las mujeres, es exactamente el contrario.

No sé si algún día tendré hijos. Francamente, no creo. L@s niñ@s no me atraen en lo más mínimo, después de jugar un rato con ell@s me aburren, la idea de cambiar un pañal me da arcadas.

Claro, siempre existe la posibilidad de cambiar, he cambiado en muchos otros aspectos a lo largo de mi vida, porque la vida no es lineal. Pero lo más probable es que no los tenga. Lo que sí sé es que si los tengo, no será por una presión social o familiar, sino por un genuino deseo que reconoceré ser completa y absolutamente egoísta. No esgrimiré falsas razones de altruismo y sacrificio como tantas personas hacen.

Por eso es que mientras tanto, me adhiero completamente al movimiento No Kid, que habla de no ceder a presiones sociales y buscar lo que un@ realmente desea, con total y absoluta consciencia de lo que esto significa (¿cuántas amigas mías, después de parir por primera vez, me confiaron totalmente deprimidas que si hubieran sabido antes lo que era tener un bebé -no dormir a la noche, sentirse totalmente alienadas por ese ser fagocitario, macrófago-, no lo habrían tenido tan temprano, o directamente no lo habrían tenido jamás?).

Por lo demás, el hecho de que tantas mujeres se nieguen a procrear, sientan indiferencia o rechazo ante un bebé, le tengan asco a la caca y los mocos infantiles, es una prueba contundente de que el instinto materno no existe. existe la presión social para hacernos creer, desde que somos niñas, que la maternidad es una obligación. Cada vez que le enchufan una muñeca a una niña le están diciendo: "En el futuro serás madre y hay que prepararte desde ya para ese papel".

No me parecería mal en sí enseñar a las niñas el amor, la entrega, el sacrificio, si también se enseñara lo mismo a los niños. ¿Acaso ellos no serán futuros padres? ¿Acaso no hay que enseñarles cómo cuidar a un bebé?*

Aquí tenemos nuevamente al esencialismo, el bendito esencialismo que decreta que las mujeres son ante todo madres en potencia, que son atraídas naturalmente por los bebés, etc. No hay nada natural en esa atracción: está fomentada desde la infancia.

*
De los juguetes sexistas hablaré más ampliamente en una entrada posterior.

PD:
Una nota de La Nación cuenta las reacciones en Italia ante la salida del libro de Corinne Maier.

PD2: Una entrevista a Corinne Maier en español.


martes, 10 de junio de 2008

Poderoso el sexismo

En resumidas cuentas: el varón es perfeccionista y habla del secarropas en un plan técnico. No lo usa: lo observa.
La nena, ella, lo usa. Y sí, es mujer. Usa lo que los hombres fabrican.

La casa está en orden, cada sexo en su lugar desde la infancia. Ah, y si de paso podemos fomentar la guerra entre los sexos, mejor: "Las mujeres son todas iguales".

Faltó decir que son todas putas, salvo mi madre (casi casi que se le escapa...) y estamos como queremos...

sábado, 7 de junio de 2008

Mitos acerca de la prostitución

Anoche durante una cena con personas amigas, uno de los hombres presentes contó sus hazañas de cuando era joven y frecuentaba prostitutas. Todo el mundo se rió de sus aventuras, enterneciéndose ante el candor del adolescente intimidado por esas mujeres experimentadas.

Todo el mundo, excepto yo. Pensé en esas prostitutas. En esas mujeres cuyo "trabajo" se asemeja a una violación legal. ¿Cuántas de esas chicas que mi amigo cogió sin el menor escrúpulo eran esclavas sexuales? ¿Cuántas habían sido secuestradas y obligadas a tener sexo con cualquiera, bajo amenaza de golpes, torturas, violaciones, muerte? ¿Cuántas habían decidido realmente, en su alma y consciencia, ejercer esta actividad? ¿Cuántas habían sido violadas en su infancia y sentían tanto asco por ellas mismas que sólo sabían reproducir la humillación y los malos tratos? ¿Cuántas lo vivían como una actividad normal y cuántas se sentían en realidad violadas cada noche por decenas de desconocidos?

En Argentina desparecieron 550 mujeres desde 2007 y se considera que muchas (tienen entre 13 y 24 años) fueron a parar a redes de explotación sexual, convirtiéndose en esclavas.

¿Se preocupó mi amigo en saber de dónde venía la "mercancía"? ¿Se preocupó alguna vez en saber por qué esas chicas hacían lo que hacían? Nos escandalizamos porque algunas prendas están hechas por esclavos en talleres clandestinos, no queremos hacernos cómplices de una explotación inmunda. ¿Cuántos de los clientes de prostitutas se preocupan en saber si las mujeres con las que toman placer son esclavas sexuales? ¿Se acuerdan de Marita Verón?

Más allá de eso, ¿se puede hablar de prostitución realmente voluntaria?

Muchos estudios muestran que la mayoría de las prostitutas han sido violadas o golpeadas en su infancia. Son personas debilitadas, sin autoestima, a merced de explotadores y hombres sin escrúpulos que sólo toman en cuanta sus "necesidades" sexuales.

Los clientes prefieren creer en la libertad de la persona que se prostituye para evitar cuestionarse y para tener la consciencia limpia. Si tuvieran que cuestionar el mito de la prostituta voluntaria, estarían obligados a interrogarse sobre ellos mismos.

¿Pero cuántas prostitutas han elegido serlo? ¿Y cuántas pueden dejar esa actividad cuando se les da la gana?

Claro que hay mujeres que ganan mucho dinero con eso. Claro que algunas son chicas que no sufrieron ningún tipo de violencia y lo hacen porque es una manera "fácil" de hacerse unos mangos. Puede que hasta haya algunas que lo disfruten. Pero más allá de que no creo que coger con cualquiera pueda ser considerado algo "fácil", de todas formas esas mujeres son una ínfima minoría, diría que son el árbol que nos impide ver el bosque.

Otro mito: la prostitución es el oficio más antiguo del mundo y siempre existirá.

Antes que nada, la actividad más vieja del mundo es la de recolectar frutos o de cazar animales. No la de prostituirse. La prostitución no siempre existió y en algunos lugares del mundo sigue sin existir. Por lo demás, no es un argumento para justificar su existencia. Los asesinatos también existen desde hace milenios, y a nadie se le ocurriría decir que entonces está bien que existan.

La prostitución tiene que ver con una relación de dominación, en general de hombres sobre mujeres, a veces de hombres sobre otros hombres, y muy raras veces de mujeres sobre hombres.

Otro mito: la prostitución es un mal necesario, evita las violaciones.

En primer lugar, la mayoría de los clientes son hombres "normales": casados, padres de familia, o solteros, pero sin el perfil de un violador serial.
En segundo lugar, ¿quién se salva de las violaciones? ¿Las mujeres "decentes"? ¿Aceptamos el sacrificio de algunas mujeres, obligadas a tener sexo con cualquiera, para proteger la integridad de otras? ¿Y quién se preocupa por la integridad de las mujeres prostitutas?
La prostitución nunca ayudó a hacer disminuir el número de agresiones sexuales. Porque un violador lo que quiere es obligar a alguien a tener sexo con él. No le interesa una persona que accede a tener la relación sin ningún tipo de resistencia.

Además, decir que la prostitución evita las violaciones da a entender que los hombres son animales con pulsiones incontrolables, incapaces de razonar y que necesitan "descargar", sin lo cual son capaces de llegar a violar. Esto es realmente ofensivo para los hombres mismos. Sin hablar del hecho de que es biológicamente falso: nunca escuché hablar de ningún testículo que haya explotado bajo la presión del esperma acumulado. Y si tal fuera el caso, existe algo bastante práctico, sano e inocuo para descargar que se llama masturbación.

Último mito: la prostitución es un trabajo como otro.

Si la prostitución es una actividad como cualquiera, ¿por qué nadie desea ejercerla? ¿Por qué no dejar de ser hipócritas y crear una carrera de prostitución en la universidad? ¿Por qué ningún padre, de esos que defienden la prostitución, la ven como un trabajo como otro y pagan por sexo, desearía que su hija ejerza este noble trabajo? ¿Por qué uno de los mayores insultos es "hijo de puta"?

Ojo: si bien siento un legítimo rechazo por la prostitución, no siento rechazo alguno por las personas prostitutas. Para mí esas personas son víctimas. Víctimas de un pasado de agresiones y humillaciones. Víctimas de hombres inescrupulosos que hacen pasar su propio placer por encima de todo. Víctimas de una sociedad machista que utiliza a las mujeres como bienes de consumo. Víctimas de la pobreza y de una explotación sin nombre. Son el eslabon más débil de la cadena social.

Por eso mi posición es abolicionista: no creo que haya que penalizar o prohibir la prostitución, porque eso castigaría a las mujeres. A los que hay que castigar es a los proxenetas, por supuesto, pero también a los clientes, que son los primeros responsables de que exista la prostitución: sin demanda, no habría oferta.

Se puede comparar la venta del sexo con la venta de órganos: esta última está prohibida porque es contraria a la dignidad humana. Es una explotación en la que alguien que tiene dinero explota a alguien tan desesperado que es capaz de vender un trozo de su propio cuerpo, favoreciendo todo tipo de tráficos. En este tipo de delitos, la persona castigada no es la que vendió su órgano (es considerada una víctima: víctima de la pobreza que la llevó a ese extremo, víctima de una persona con tan pocos escrúpulos que es capaz de comprar la dignidad de alguien), sino la persona que compró el órgano y las personas que participaron en el tráfico. O sea, el delito no es la venta sino la compra.

En la prostitución debería suceder lo mismo: se debería castigar a las personas que participan en el tráfico, los proxenetas, y a las personas que compran el sexo de otra persona, los clientes. Y las prostitutas deberían ser consideras víctimas y no delincuentes. Es el caso en Suecia, donde la prostitución es considerada una forma de violencia contra las mujeres desde 1999.

En muchas ocasiones las prostitutas se han quejado de que las feministas no tomamos en cuenta su palabra, y decidimos por ellas lo que está bien y lo que está mal. Este debate me recuerda otra situación: la del "lanzamiento de enanos". En Estados Unidos, algunos Estados han prohibido esta actividad. En Francia, un alcalde hizo lo mismo, argumentando que atentaba contra la dignidad humana, y todas las instancias jurídicas le dieron la razón, a pesar de que varias organizaciones de enanos se quejaron, puesto que se les cortaba una fuente de ingreso. Pero se consideró que la dignidad humana pasaba por encima de consideraciones económicas.

O sea: el hecho de que alguien realice una actividad no convierte esa actividad en moralmente aceptable. La prostitución atenta contra la dignidad humana por donde se la mire.

Si comparamos la prostitución con, digamos, una panadería, la prostituta no sería la panadera, sino el pan.

Algunas personas quieren regular la prostitución, como se hace en Holanda: que sea una actividad reconocida, con derechos a una seguridad social, aportes jubilatorios, etc. Parte de una buena intención: evitar los tráficos clandestinos. Pero además del hecho de que legalizar la prostitución no contribuye a la eliminación de la misma, estas políticas suponen una legitimación de esta forma de violencia sexual.

La igualdad entre hombres y mujeres será imposible mientras siga habiendo hombres que compren, vendan y exploten a mujeres.

Y hoy, leo esta noticia en el diario Perfil: el líder del grupo mexicano Maná, José Fernando Olvera, explica que uno de sus placeres es "promover encuentros entre intelectuales y figuras ligadas a la cultura, para conversar, beber y filosofar", reuniones exclusivas para hombres pero a las que se invitan prostitutas: "Nos dan otra visión sobre asuntos como el sexo y la vida misma", precisó.

Saco dos conclusiones: para este eminente cantante, intelectuales y figuras de la cultura sólo pueden ser de sexo masculino. Y las mujeres no tienen opiniones interesantes sobre la "vida misma", excepto las prostitutas.

No sé por qué, pero dudo mucho de que en esas reuniones sólo se converse, beba y filosofe. Nunca fui fanática de Maná, ahora simplemente los voy a boicotear.

Si sos hombre y te indigna la explotación sexual de las mujeres, podés firmar el Manifiesto de Hombres por la Abolición de la Prostitución.

En Argentina la Campaña "Ni una mujer más victima de las redes de prostitución" cumplió un año.

viernes, 30 de mayo de 2008

Lenguaje sexista


Hace rato que no publico nada: me tomé unas vacaciones. Vacaciones del trabajo, y de Internet también, lo cual no viene mal.
Para mi regreso a la blogósfera, les quiero presentar una iniciativa muy útil: un blog sobre el sexismo en el lenguaje. Lo útil del asunto es que viene acompañado de una guía rápida para un lenguaje no sexista.

Tengo que reconocer que a pesar de mi militancia, me da mucha fiaca usar un lenguaje no sexista al 100%, porque claro, hay que pensar un poquito más antes de escribir. Pero creo que el esfuerzo vale la pena, y con esa guía ahora las cosas serán más fáciles.

Sé que mucha gente pensará que esto ya es un abuso, que tampoco la pavada y que nadie se va a morir por decir "muchos pensarán" en lugar de "mucha gente pensará".

No, nadie se va a morir. Nadie se muere tampoco por las publicidades sexistas. Nadie se muere por un piropo pasado de rosca en la calle. Nadie se muere por esos detalles que no son nada al lado del drama de la violencia de género, las violaciones o la situación de las mujeres en Afganistán.

Pero como siempre digo, el sexismo es un sistema, no hechos aislados. Y todo lo que podamos hacer para luchar contra ese sistema, por más insignificante que parezca, sirve para modificarlo.

Así que aquí les dejo el enlace a ese blog, y ojalá les sea útil.

sábado, 19 de abril de 2008

¿Querés ser mi amig@?

Pregunta recurrente... ¿Puede existir la amistad entre un hombre y una mujer?

La existencia misma de la pregunta muestra cierto grado de sexismo. En efecto, se insinua que:
  • todos los hombres y todas las mujeres son heterosexuales
  • todos los hombres y todas las mujeres tienen pulsiones sexuales o amorosas hacia el otro sexo
  • estas pulsiones son difícilmente controlables
  • tener una relación sexual con alguien excluye la posibilidad de una amistad con esa persona
  • hombres por un lado y mujeres por otro tienen características que los oponen al... sexo "opuesto" (valga la redundancia) (esa palabra, de hecho, no es inocente)
Para variar, se separa a los seres humanos en dos grupos distintos: los hombres y las mujeres. Y se los opone necesariamente. Cada individuo debería posicionarse en una de esas dos casillas, y punto. Y después dicen que son las feministas las que promueven la "guerra de los sexos".

¿Por qué no preguntarse si es posible la amistad entre una persona con ojos azules y otra con ojos marrones?

Si tienen una respuesta a esa pregunta esencial, por favor, háganmelo saber porque no puedo vivir sin ella...

martes, 15 de abril de 2008

Capitán, mande firmes

No sé ustedes, pero a mí, me ha hecho llorar el discurso de Carme Chacón, nueva ministra de Defensa de España, mujer, joven, y embarazada (y pacifista).

Por si el enlace del sitio del diario El País no funciona más, aquí pueden ver el final de su discurso:



El nuevo Gobierno español cuenta con más mujeres que hombres (9 mujeres y 8 hombres). Me hace pensar que una cosa que dicen muchos machistas para justificar que no haya tantas mujeres encabezando ministerios es que, simplemente, no hay tantas mujeres políticas para cubrir esos puestos. ¿Ah no? ¿No hay o no se las quiere encontrar? ¿Cómo hizo Zapatero (conocido por su apellido materno, si se fijan...)? ¿Las inventó? ¿Las sacó de su galera? ¿Disfrazó de mujeres a nueve hombres?

España no es el primer país en tener una mujer en la cartera de Defensa: en Sri Lanka, Sirimavo Ratwatte Dias Bandaranaike, en calidad de primera ministra (1960-1965 y 1970-1977) ha sido una de las primeras (¿por no decir la primera?) en estar encargada también del ministerio de Defensa. Lo mismo pasó con Indira Gandhi en India (primera ministra entre 1975 y 1977), Eugenia Charles en Dominica (primera ministra entre 1985 y 1990) o Benazir Buttho en Pakistán (primera ministra entre 1988 y 1990).

La primera mujer en ser nombrada específicamente ministra de Defensa ha sido Ros Kelly, en Australia (1987-1988).
Luego podemos destacar, entre otras, a Elisabeth Rehn (1990-1995) y Anneli Kariina Taina (1995-1999) en Finlandia, A. Kim Campbell en Canadá (1993), Cristina Matus Rodríguez (2000) en Nicaragua, Martha Lucía Ramírez de Rincón (2002-2003) en Colombia, Michelle Bachelet (2002-2004) y Vivianne Blanlot Soza (2006-2007) en Chile, Michèle Alliot-Marie (2002-2007) en Francia, Filomena Mascarenhas Tipote (2003-2004) en Guinea Bissau, Mame Madior Boyé (2002) en Senegal, Azucena Berrutti (2005-2008) en Uruguay, Guadalupe Larriva González (2007) en Ecuador...

Hay que destacar que Argentina también tiene una mujer ministra de Defensa, Nilda Garré, desde 2005. Pero ¿saben cuántas mujeres son ministras en el Gobierno de Cristina Fernández? Tres, de once. Y salvo Nilda Garré, las otras dos ocupan cargos tradicionalmente (y estereotipadamente) asociados a las mujeres: Salud (Graciela Ocaña) y Desarrollo Social (Alicia Kirchner).

domingo, 13 de abril de 2008

El origen del mundo

¿Conocen el cuadro de Gustave Courbet El Origen del Mundo? Supongo que mucha gente lo conoce. El "retrato" de un sexo de mujer en primer plano. Un cuadro que causó revuelo cuando fue pintado en 1866, claro. Su último proprietario fue el psicoanalista francés Jacques Lacan, lo cual muestra cierta obsesión de ese señor.


A mí nunca me gustó ese cuadro. Por dos razones. La primera, lo mismo de siempre: se expone un sexo femenino sin pudor en un museo nacional (el cuadro está en el Museo de Orsay de París desde 1995), pero ¿se haría lo mismo con el sexo masculino en primer plano? Lo dudo mucho. O bien supongo que habría miles de advertencias para no herir la susceptibilidad de la gente.

La segunda razón radica en el nombre del cuadro: el origen del mundo. Un nombre completamente esencialista, que atribuye sólo a la mujer la reproducción humana. Nunca entendí que se dijera de las mujeres (o en este caso, simplemente de su sexo, la mujer del cuadro ni siquiera tiene cara -está tapada-, sólo es un sexo) que son el origen del mundo, de la vida. El origen de la vida no es el parto, sino la unión de las gametas (con eso voy a hacer felices a los "pro-vida"...). Si nos remontamos al origen real de cada persona, nos tenemos que remitir a la unión de algo de la mujer con algo del hombre. Sea como sea (copulación, inseminación artificial...). El origen de la vida humana está en la mujer y en el hombre. Por ahora, no se puede reproducir la vida humana sin pasar por un espermatozoide (hasta que se logre clonar a un humano, me imagino, pero por ahora no se logró, salvo que crean a los iluminados de la secta raeliana). Y que yo sepa, un espermatozoide está dentro del cuerpo del hombre.

Que luego eso se desarrolle en el cuerpo de la mujer, y por ende, ella sea la única en poder decidir qué hacer con ese desarrollo, es otra cosa. Pero para que el embrión pueda desarrollarse dentro del cuerpo de la mujer, algún hombre tuvo que tener algún grado de participación.

Siempre quise ver un cuadro similar, pero con un sexo masculino. Y que tuviera el mismo título. Porque para mí, el origen del mundo (o más bien de la vida humana) es... el ser humano.

Pues bien, ese cuadro existe. Aunque no con el mismo título.


Fue pintado en 1989 por una artista francesa, Orlan, y el nombre que le puso fue El Origen de la Guerra. Una postura tan sexista y esencialista como la del cuadro de Courbet, ya que atribuye exclusivamente al hombre la responsabilidad de las guerras, cuando sabemos muy bien que una mujer al poder puede perfectamente provocar también una guerra.

Así como las mujeres no son solamente una máquina de fabricar bebés, los hombres tampoco son solamente una máquina de hacer la guerra.

martes, 1 de abril de 2008

Culo, culo, culo

¿Se acuerdan de mi post sobre la campaña contra el cáncer de mama que enseñaba una teta en primer plano? Me quejaba de que no se hiciera lo mismo en una campaña contra el cáncer de colon, por ejemplo, sólo que enseñando un ano.

Pues bien, el fin de semana pasado, la Universidad Maimónides y la Fundación Peventae lanzaron una Campaña de Prevención de Cáncer Colorrectal. Se puso una instalación interactiva de un colon gigante que el público podía recorrer indentificando diversas anomalías.

Buenísima iniciativa. Osada (oh, se entra por el recto, mirá vos...).

Pero yo sigo esperando la foto de un hombre tocándose el ano con el mismo cariño con el que esa mujer se tocaba la teta. De todas formas, supongo que si a algún publicitario extravagante se le ocurriera hacerlo, mostraría un ano de mujer, y no de hombre, cuando la enfermedad afecta a hombres y mujeres por igual: serían capaces de hacernos creer que los anos de las mujeres son muchísimos más lindos que los anos de los hombres...
.

jueves, 27 de marzo de 2008

Mi marido está embarazado

Se trata de una historia increíble y de imágenes aún más increíbles: las de un hombre embarazado, Thomas Beatie.

Por muchos motivos, me fascina y me encanta esa historia, la de un varón transexual (nació mujer pero se operó hace diez años para ser varón) que está embarazado de cinco meses.

Como su esposa, Nancy, tuvo que someterse a una histerectomía, fue imposible que quedara embarazada. Entonces decidieron que sería él, Thomas, el que llevaría al feto en su vientre, dado que había conservado su aparato reproductor femenino.

Me parece una oda al antisexismo, y alabo el coraje de esa pareja que tuvo que enfrentar muchas discriminaciones para finalmente conseguir ese embarazo.

"Querer tener un hijo biológico no es un deseo ni masculino ni femenino, sino un deseo humano", escribe Thomas Beatie en la revista The Advocate. "A pesar del hecho de que mi vientre está creciendo con una nueva vida dentro de él, me siento seguro y confiado siendo el hombre que soy".

Esta historia nos habla de la diferencia entre sexo y género, de los estereotipos relacionados con sexo y género, y me recuerda esa maravillosa frase que una amiga me dijo una vez: "Hay que empezar a comprender que así como no hay razas, no hay sexos".

El pueblo, las mujeres y los niños

Cuando se habla de "la población", "el pueblo", "la gente", "las personas" ¿de qué hablamos? De todo el mundo, por supuesto.... ¿Por supuesto?

En el inconsciente de much@s, "todo el mundo" significa en realidad "los hombres".

Prueba está en esa nota de La Nación que dice:
"En Callao y Santa Fe se volvió a registrar un importante corte de calles con fuerte presencia de personas a favor del campo.
Otro corte importante se registró en Palermo, en Libertador y Salguero, con la presencia de mujeres y chicos."
Que se precise que había chicos, bueno, vaya y pase, no suele haber chicos en manifestaciones. ¿Pero las mujeres? ¿Qué tiene de extraño que haya mujeres, como para subrayarlo en una nota? ¿Acaso cuando se hablaba de "personas a favor del campo" se hablaba únicamente de "hombres" ?

Me recuerda a Claude Levi-Strauss, que un día escribió:
"Todo el pueblo se fue al día siguiente en unas treinta pirogas, dejándonos solos con las mujeres y los niños en casas abandonadas".
¿Se dan cuenta del sexismo de esta frase? ¿No? Vamos sean honestos, ¿acaso realmente se dieron cuenta?

Yo creo que la mayoría no se da cuenta, porque tod@s tenemos más o menos interiorizado, lo queramos o no, que cuando hablamos de humanidad, hablamos en realidad del sexo masculino. "Todo el pueblo" eran únicamente "los hombres". Pero Claude Levy-Strauss no dijo "todos los hombres del pueblo". Maravilloso ejemplo de sexismo en el lenguaje, del que poca gente se percata en la primera lectura.

martes, 25 de marzo de 2008

Hipocresía

Una de las mayores hipocresía de nuestros tiempos son las leyes que impiden que las parejas homosexuales tengan los mismos derechos que las parejas heterosexuales. Y entre otros derechos, el de la adopción.

En Argentina, una persona soltera puede adoptar. Pero su pareja homosexual no será reconocida como padre o madre de la criatura.

Lo mismo sucede en Francia, por ejemplo. Hace unos años sin embargo, la justicia impidió que una mujer soltera adoptara, y la justificación era claramente su orientación sexual. En un fallo histórico, la Corte Europea de Derechos Humanos condenó a Francia a indemnizar a esa mujer ya que consideró que se había cometido un acto de discriminación. Pero claro, la adopción por parte de una pareja homosexual sigue imposible.

En Uruguay, se debate en estos días un proyecto de ley para permitir que todas las parejas (hetero u homosexuales) que hayan convivido cuatro años (o sea que ya no tienen que estar casadas) puedan adoptar. Por supuesto, se armó un verdadero revuelo, y la Santa Iglesia está escandalizadísima. Imagínense, que los putos puedan adoptar, a dónde va el mundo.

Como siempre, la Santa Iglesia ignora la realidad: l@s homosexuales ya tienen hijos. No serán legalmente hijos de la pareja en sí, pero que los crían, los crían. Y según todos los estudios que se han hecho, oh sorpresa, est@s niñ@s no son ni más desdichad@s, ni más tarad@s, ni salen más putos que l@s hij@s de parejas heterosexuales.

¿Por qué hablar de este tema en este blog? Porque la homofobia y la discriminación por la orientación sexual es un claro ejemplo de sexismo: se atribuye a un sexo una orientación sexual predeterminada, y tod@ aquel que se desvíe es considerad@ enferm@ y se le niegan derechos humanos.

En Argentina, La Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans está haciendo circular una Declaración Nacional sobre Diversidad Sexual y Derechos en la que se exige al Congreso que "sancione una ley que garantice los derechos de las familias formadas por parejas del mismo sexo en igualdad absoluta de condiciones con las formadas por parejas heterosexuales, permitiendo el matrimonio y la adopción".

Para firmar la petición, pueden enviar un mail aquí incluyendo nombre, apellido, DNI, ocupación, y si pertenece a alguna organización.

PD: Hablando de hipocresía, hoy en Argentina y en varios países latinoamericanos es el Día del Niño por Nacer. Yo propongo instaurar un Día de la Mujer por Morir en un Aborto Séptico.

viernes, 7 de marzo de 2008

¡No me deseen feliz día!


Odio la fecha del 8 de marzo.


La odio porque la mayoría de la gente convirtió un día de lucha por nuestros derechos en un día de homenaje a las mujeres. Peor: a La Mujer.
Y tengo que soportar los mensajitos de texto de mis amig@s deseándome feliz día y los nabos regalándome un Bon-O-Bon pensando que con eso prueban que no son machistas.

¿Qué es el Día Internacional de las Mujeres? O más precisamente, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora*? Un día para recordar que todavía falta mucho para llegar a la igualdad absoluta entre hombres y mujeres. Para recordar que sigue habiendo millones de mujeres víctimas del machismo, el sexismo, la discriminación.


¿Por qué no es un día de homenaje a La Mujer?

Primero porque La Mujer no existe. Como tampoco existe El Hombre o El Negro o El Judío. Existen mujeres, todas diferentes entre sí, y que no responden a un estereotipo impuesto por una sociedad patriarcal.

Además, ¿por qué homenajear a las mujeres? ¿Qué tienen las mujeres que no tienen los hombres? Nada. Hay mujeres inteligentes, otras muy brutas, hay mujeres generosas, otras egoístas, hay mujeres humildes, otras soberbias, y hasta hay mujeres que son a la vez inteligentes y brutas, generosas y egoístas, humildes y soberbias.

En fin, no veo por qué habría que homenajear a las mujeres en su globalidad, como si todas, por el simple hecho de tener tetas y vagina, fueran seres excepcionales cuyas virtudes habría que destacar (y oh casualidad, siempre se destacan las mismas virtudes estereotipadas: dulzura, compasión, entrega, sacrificio...). Así como no hay un día para homenajear a los hombres, ni un día para homenajear a los negros (menos mal...), y así como la gente se escandaliza, con razón, de que haya un día de la raza, no debería haber un día para homenajear a las mujeres.

Si fuera un día de homenaje, los hombres sí tendrían razón de ironizar acerca de que hay 364 días para homenajear a los hombres...

Pero éste no es un día para rendir homenaje: es un día de lucha.

Así que por favor, absténganse de regalar flores o chocolates a las mujeres y de desearles "feliz día". Que yo sepa, el 1º de diciembre, Día Mundial de Lucha contra el Sida, no se homenajea a los seropositivos regalándoles flores o dulces...

Si quieren hacer algo útil, en lugar de regalar un Bon-O-Bon, pueden participar en la Vigilia por los Derechos de las Mujeres en Plaza de Mayo, desde el viernes a las 20 horas hasta el sábado a las 12 horas. Se trata de un llamamiento público donde se promuevan acciones para hacer efectiva la igualdad real de las mujeres y varones en los distintos ámbitos de la vida social, cultural, laboral, política y económica.


*El origen del 8 de marzo no es seguro, pero algunas fuentes señalan que se remonta a la muerte de decenas de trabajadoras de una fábrica textil en un incendio, se cree que un 8 de marzo de 1908. Esas mujeres (unas 120 a 150 según las fuentes) murieron carbonizadas en el incendio en la fábrica Cotton Textile Factory, en Nueva York, provocado por los mismos dueños de la fábrica para desalojarlas. Ellas se habían declarado en huelga para protestar por sus condiciones laborales y se había atrincherado en la fábrica. Otras fuentes aseguran que lo que se conmemora el 8 de marzo es una marcha espontánea de trabajadoras de empresas textiles de Nueva York que protestaban por sus pésimas condiciones de trabajo, y que fueron brutalmente reprimidas por la policía.
Según un estudio, en realidad el incendio no ocurrió el 8 de marzo de 1908, sino el 25 de marzo de 1911, y fue en la fábrica Triangle Shirtwaist. Más detalles sobre el origen de esta fecha aquí.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Mujer tenía que ser

Las imágenes son impactantes y escalofriantes: ayer, un avión estuvo a punto de estrellarse en la pista del aeropuerto de Hamburgo, cuando intentaba aterrizar azotado por una fuerte tormenta. Las primeras informaciones que llegaron explicaban que gracias a la pericia del piloto, los pasajeros y miembros de la tripulación se salvaron de la catástrofe: el piloto, en efecto, volvió a despegar, y aterrizó luego en otra pista.


Ahora, los diarios de esta mañana revelaron lo que realmente pasó: en realidad, el piloto era... una pilota. Sí, como lo oyen, una mujer, y encima una jovencita rubia de 24 años.

No sé cómo tomar esa información. Por un lado me parece bien que se destaquen los logros de las mujeres, pero... ¿no es lamentable que todavía sea necesario destacarlo, como si se tratara de algo excepcional e inesperado?

Leo esta frase sacada del diario Clarín: "Ahora, según una información del sitio on line del diario Bild, esa maniobra habría sido protagonizada por su copiloto, una mujer".

Y no puedo dejar de imaginar la misma frase ligeramente modificada: "Ahora, según una información del sitio on line del diario Bild, esa maniobra habría sido protagonizada por su copiloto, un hombre".

Claro que la nota en sí no es sexista. Pero el hecho de que esa nota exista revela que el sexismo sigue muy vigente, tanto en Alemania como aquí: si el copiloto hubiera sido hombre, jamás habría sido noticia.

PD1: Creo que esta nota muestra que el sexismo está mucho más impregnado que el racismo. Si el copiloto hubiera sido negro, tampoco habría sido noticia.

PD2: ¿Qué habrían dicho si el avión se hubiera estrellado? Por seguro, que no se puede confiar en una mujer. Y menos en una mujer rubia... Porque si el error de un hombre recae sobre él solo, el error de una mujer reace sobre todas las mujeres. ¿Se acuerdan del chiste sobre el transbordador Challenger?