viernes, 11 de abril de 2014

A las mujeres les gustan los piropos

Esta es una de las respuestas más comunes cuando despotrico contra los mal llamados "piropos", que no son otra cosa que acoso callejero: a las mujeres les gusta que le digan cosas por la calle.

Y, agregan los que saben mejor que nadie lo que les gusta a las mujeres, lo que les molesta a ellas son los piropos subidos de tono, pero si es con respeto, se vuelvan locas por que les susurran palabras dulces.

Hete aquí un estudio del Programa de Opinión Pública de la Facultad de Psicología y Relaciones Humanas de la Universidad Abierta Interamericana (UAI), realizado con ocasión de la Semana Internacional contra el Acoso Callejero que demostró que:

- Al 72,4% de las mujeres consultadas les habían silbado, gritado o deslizado palabras vulgares mientras transitaban por la calle en los últimos tiempos.

El 59,2% de ellas dijeron sentirse incómodas, intimidadas e incluso violentadas por este tipo de práctica.

- El 6,6% de los hombres consultados reconoció utilizar este método, que consideran "halagador" (parece que el acoso callejero nos lo inventamos nosotras: nadie se hace cargo).

- De ese 6%, el 57,1% cree que a las mujeres "les gusta" recibir este tipo de manifestaciones (seeee, decime puta que me encanta).

- El 56% de las mujeres expresaron que si ven a un grupo grande de hombres, cruzan la calle.

- El 42,9% sienten temor a la hora de caminar solas.

- El 86,6% consideró que habría que prohibir el acoso callejero por ley.

Todo, porque los varones "piropeadores" no se cuestionan absolutamente NADA, y tienen cero intención de cambiar su manera de actuar. 

¿Sentirse responsables de que las mujeres estén cagadas de miedo al salir a la calle? ¿Pensar que por ellos, las mujeres tenemos que elaborar estrategias de vestimenta, recorrido, actitud, comportamiento, para esquivar miradas, silbidos "piropos", agresiones? ¿Pensar que son el número quince del día y que es la repetición de los hechos que los hacen tan insoportables y que nos sentimos agredidas hasta con un "hola, bonita" al final del día?

O sea, ¿cuestionarse y cambiar su comportamiento? Naaaa, eso es para los débiles, para los maricones, nosotros somos machos y nos la bancamos... aunque no tenemos el coraje de admitir que acosamos a las mujeres en la calle.

Aquí algunos ejemplos elaborados por la campaña Acción Respeto: por una calle libre de acoso. Esto, en Argentina, es cotidiano. Y agregaría uno súper tierno que me contó alguien hace poco, de cuando estaba embarazada:

Te haría un aborto con la pija... puta...

jueves, 10 de abril de 2014

Las mujeres y los niños primero... ¿un mito?

"Las mujeres y los niños primero"... Es uno de los grandes argumentos de los masculinistas a la hora de demostrar que los hombres sufren tantas discriminaciones como las mujeres, o incluso peores.

Nosotros, dicen, en caso de hundimiento de un barco, tenemos que sacrificarnos para salvar a las mujeres y lxs niñxs. ¿Dónde quedó la igualdad? preguntan, indignadísimos, ante tamaña injusticia.

Y acto seguido, dan el ejemplo del Titanic, en el que, efectivamente, el 70% de las mujeres se salvaron, frente al 20% de los varones.

El tema es que el caso del Titanic es... una excepción.

Una excepción que ha construido un mito, el de que en caso de una catástrofe, las que se salvan son las mujeres, mientras los pobres hombres se sacrifican y mueren en atroces sufrimientos.

¿Por qué un mito? Bueno, resulta que investigadores de la Universidad de Uppsala (Suecia) estudiaron 18 grandes naufragios ocurridos entre 1852 y 2011, y se dieron cuenta de que en realidad, manda la ley del más fuerte.

Más que la ley de "las mujeres y lxs niñxs primero", los varones tienen tendencia a aplicar la ley del "sálvese quien pueda" y a salvarse a sí mismo.

En su estudio, titulado Género, normas sociales y sobrevivencia en desastres marítimos y publicado en junio de 2012 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences de Estados Unidos, lxs investigadores han estudiado en detalle esos 18 naufragios, que implicaron a 15.000 personas de 30 nacionalidades diferentes. El resultado fue tajante: "Las mujeres tienen una desventaja de sobrevivencia clara en comparación con los varones".

Los resultados son inapelables. En promedio, lxs que mayor tasa de sobrevivencia tienen son... lxs tripulantes (61%). Luego le sigue el capitán (más de 44%, con lo cual el comportamiento del capitán del Costa Concordia, Francesco Schettino, es más común de lo que se cree). Luego, los varones, con más del 37% de posibilidad de sobrevida. Lejos están las mujeres, que tienen menos de 27% de posibilidad de salvarse, y por último lxs niñxs, con un 15%.

"En el Titanic", dicen lxs investigadores, "la tasa de sobrevivencia de las mujeres fue más de tres veces más elevada que la tasa de sobrevivencia de los varones. Pero al estudiar una muestra mucho más amplia de desastres marítimos que lo que nunca antes se había hecho, demostramos que la tasa de sobrevivencia de las mujeres es, en promedio, sólo la mitad de la de los varones. Interpretamos esto como una prueba de que la aplicación de la norma de "las mujeres y lxs niñxs primero" es excepcional en los desastres marítimos."

Y, agregan, "parece que es lo que dicta el capitán, más que la moralidad de los varones, lo que determina si se les da un trato preferencial a las mujeres en los hundimientos de barcos".

Básicamente: si no se les obliga a hacerlo (como ocurrió en el Titanic, a veces a punta de pistola), los varones intentan salvar primero su pellejo, como lo haría cualquier ser normalmente constituido.

Ante la ley del "sálvese quien pueda", una hipótesis de lxs investigadores es que los varones corren con ventaja en comparación con las mujeres: en caso de hundimiento de un barco, se salvará quien corra más rápido, sea más fuerte y pueda sortear más fácilmente los obstáculos. Todas cosas, y eso lo agrego yo, son más difíciles si se viste con polleras, zapatos incómodos o si hay que hacerse cargo de lxs niñxs, trabajo que, por lo general, le incumbe a las mujeres. Niñxs a lxs que, visiblemente, también les importa tres pepinos a los varones.

El "las mujeres y lxs niñxs primero" es una ley que, en realidad, estaría destinada a favorecer y salvar a lxs niñxs ante todo (los seres más indefensos), y puesto que son las mujeres las que se encargan de ellxs, pues a ellas también es a quien habría que salvar.

Y resulta que el estudio muestra que al final, lxs niñxs son lxs que menos posibilidad de salvarse tienen.

Ya me hablarán del duro sacrificio de los varones y de la horrible discriminación que viven por esa ley de "las mujeres y lxs niñxs primero": no solamente tienen ínfimas posibilidades de estar en una situación similar a la del hundimiento de un barco, sino que la realidad muestra que ante los hechos, no aplican esa ley que supuestamente tanto los desfavorece.

Sin embargo, los masculinistas la siguen esgrimiendo a la hora de demostrar lo horriblemente discriminados que son los varones en comparación con las mujeres...

domingo, 6 de abril de 2014

Los hombres también se depilan

Es muy común que, cuando me quejo de la norma impuesta a las mujeres sobre depilación (o sobre cualquier otra norma social sobre el cuerpo, la vestimenta, la apariencia), me contesten que ahora la cosa es más igualitaria, porque los varones también, cada vez más, son alentados a depilarse y a estar atentos a su apariencia.

En realidad, no es exactamente lo mismo. La norma, para los varones, no es la depilación y el cuidado extremo del cuerpo (maquillaje, ropa, flaqueza, etc.). Las sociedades occidentales siguen teniendo una actitud radicalmente distinta ante la "belleza" femenina y la "belleza" masculina.

En nuestra sociedad, los varones que se depilan, que pasan "demasiado" tiempo cuidando su apariencia, son considerados "sospechosos", "raritos", por no decir "putazos". No son los representantes de la masculinidad tal como se espera que sea (entendiéndose, por supuesto, que los gays no son "hombres de verdad").

De un hombre "de verdad", de un macho varonil, de los que serán reconocidos por sus pares como "varones", no se espera que se depilen el pecho, las piernas, las axilas. A lo sumo, algunos se depilarán el pubis, siguiendo el ejemplo de las películas porno, y con el argumento de que "es mejor para el sexo oral".

Pero no es una norma, como sí lo es para las mujeres, no es una exigencia, y dado que se trata de una parte "oculta" del cuerpo, no recibirán una reprobación social si no lo hacen, pues las únicas personas en enterarse son ellos mismos, y sus eventuales parejas.

Algunxs me dicen: "Bueno, pero un varón que se quiere pintar o depilar también será discriminado".

Sí, precisamente: la masculinidad hegemónica, es decir, lo que se espera de un varón para que entre en la categoría "varón", exige de ellos que sean lo más naturales posibles. Nada de modificar demasiado su apariencia, de sacarse lo que la naturaleza les dio como el pelo en pecho, axilas, piernas, nada de aparentar otra cosa que lo que son (pintura en el rostro o en las uñas). 

La femeneidad hegemónica exige exactamente lo opuesto: que sean lo menos naturales posibles, y que pierdan mucho tiempo y dinero en depilación, cosméticos, pintura, cremas para adelgazar, ropa sexy, tacones altos, etc.

La historiadora Ilana Lowy explica, en "L'Emprise du genre" (la influencia del género), citando a la socióloga Kathy Davis, que
"el interés de las mujeres por la belleza (...) sigue siendo considerado como "normal" porque reafirma su identidad profunda. La mujer estereotipada es bella, y preocupada por su apariencia. Los varones que muestran un interés comparable de preocupación por su apariencia son considerados como "raros". Tal preocupación sólo es tolerada para un pequeño número de varones: celebridades del mundo del espectáculo y de los medios de comunicación, actores, bailarines, creadores de moda. Pero se considera que se contradice con la racionalidad dominante y la masculinidad hegemónica. Esta última no se asocia con una fuerte preocupación por la apariencia, sino con el ejercicio del poder en el mundo. El "varón enamorado de belleza", que se ubica del lado del divertimiento agradable, no es un símbolo de masculinidad. Pero el "varón racional" sigue dominando las altas esferas de las organizaciones económicas, políticas o militares y diseñando la vida intelectual."*
Así que no, no se puede poner en paralelo el hecho de que algunos varones, como actores, cantantes, personajes de la farándula, que viven de su apariencia, también se depilen, se pongan base en el rostro o se apliquen botox, y la presión que existe sobre todas las mujeres, en cada instante de su vida, para que se transformen radicalmente (lo cual me hace pensar que, en el fondo, se considera que las mujeres son feas naturalmente), a fin de ser deseables por los varones, algo que se les impone como la meta última de su vida.

*Ilana Löwy, L'emprise du genre. Masculinité, féminité, inégalité, ed. La Dispute, Paris, 2006 (lamentablemente, creo que no traducido al castellano por ahora).

lunes, 10 de marzo de 2014

Alto Palermo, acosador oficial de mujeres

Leí una nota en el Diario Veloz, y lo primero que pensé es que era un chiste, así que fui a verificar por mis propios ojos. 

Pero era cierto nomás: para "homenajear" a las mujeres en su "día", el centro comercial Alto Palermo instaló una tarima simulando una obra, en la que actores disfrazados de obreros se dedican a "piropear" a todas las clientas que pasan.

Stand de "Hombres piropeando" en el shopping Alto Palermo
Hoy fui directamente al lugar, y efectivamente, allí está un cartel de "hombres piropeando", y unos hermosos y musculosos varones me largaron un piropo relacionado con el shopping, por el que casi me ahogo de la indignación.

Empecé a charlar con los actores, que en un principio, defendieron su trabajo (lo cual me parece normal) con el libreto de la empresa: que se trata de "homenajear" a las mujeres por su "belleza" y de "enaltecerlas" con comentarios "agradables" y "nunca faltándoles el respeto".

Querían a toda costa hacer la diferencia entre un "piropo lindo" y una guarangada. Me aseguraban que al 90% de las mujeres les gustaba la escenografía armada y se sentían halagadas.

Pasé entonces a explicarles lo que me mato explicando aquí:

- que no importa si un "piropo" de un desconocido en la calle es "lindo" o guarango: se trata de la consideracion de un varón sobre el cuerpo de una mujer, que es rebajada al rango de teta-culo-vagina, de objeto de deseo a disposición de los varones; O sea, la intención es la misma entre uno y otro;

- que el acto de "piropear" es una forma de acoso sexual, que de hecho está penado por la ley en Bélgica;

- que les creo que al 90% de las mujeres les gusta, porque las mujeres fueron criadas para necesitar la mirada de los varones para sentirse existir. Las criaron para ser princesitas lindas para las que la apariencia lo es todo. Si no les dicen nada sobre su apariencia, se sienten ser la nada misma. Pero no por ello la situación deja de ser machista;

- que el "piropeador" no tiene consciencia de que está acosando a una mujer, sobre todo si dice un piropo "lindo", porque a los varones también se les educa para decirles cosas a las chicas en la calle, para ser sujetos activos que tienen que hacer comentarios sobre el cuerpo de las mujeres para demostrar su virilidad. O sea, el "piropeador" también es la consecuencia de un sistema del que no es directamente responsable. Pero no por ello la situación deja de ser machista;

- que justamente las empresas tienen una responsabilidad ética y no deben perpetuar estereotipos de género, machismo o discriminación alguna, y que esta propaganda, como todas las de Alto Palermo (ver al respecto una entrada mía aquí, y una nota en la revista Damasco aquí), es machista y discriminatoria de aquí a la China.

A medida que les explicaba todo eso, algunos actores (que evidentemente no tienen la culpa de todo eso, ellos sólo son empleados que cumplen con un papel) empezaron a admitir que sus novias/esposas/amigas también se quejaban de los "piropos", que si bien la mayoría de las mujeres que pasan por el stand se sienten halagadas por sus comentarios, ellos también han recibido desde palabras de indignación hasta insultos, que algunas mujeres les dijeron que "homenajear" de esa forma a las mujeres en un día que es de lucha por sus derechos y contra el machismo era algo cínico, y que finalmente, pensándolo bien, a lo mejor, era posible entender que usar el símbolo de un acoso no era una muy buena idea para un 8 de marzo, pero que los responsables del Alto Palermo probablemente no pensaron en todo eso a la hora de idear esa campaña.

Y bueno, es hora de que piensen. No puede ser que sigamos ninguneadas a ese punto por empresas publicitarias que, a pesar de las denuncias, siguen insistiendo en el machismo más abyecto.

¿Cuál es el siguiente paso? Como sugirió una amiga, ¿una performance de un subte en hora pico con un montón de señores que te apoyan? Después de todo, ¿no era lo que proponía una marca de cerveza que mostraba el "roce" en el autobús como una picardía de varón inmaduro?

Como siempre digo, entre un "piropo" y una agresión sexual, hay una cuestión de grados, pero no de naturaleza. En ambos casos, se trata de un varón que se cree el derecho de imponer su punto de vista (verbal en un caso, físico en otro) sobre una mujer desconocida que no pidió nada a nadie y sólo pretende caminar tranquila por la vía pública.

Ya se habló lo suficiente del "piropo" como acoso callejero como para que lxs publicitarixs dejen de hacerse lxs imbéciles que creen genuinamente que "piropear" es un halago.

Los actores en el stand del shopping Alto Palermo.
Y si lo siguen sin entender, siguiendo el enlace aquí podrán leer todas mis entradas sobre el tema.

Edit: para expresar su repudio, tres opciones:

martes, 3 de diciembre de 2013

¡300.000 visitas y 6 añitos!

Dejé pasar la marca simbólica de las 300.000 visitas. Al día de hoy, mi blog ya alcanzó casi 307.000 visitas únicas desde su creación, en octubre de 2007.

La evolución de las visitas sigue un patrón exponencial: 50.000 en los primeros 30 meses, 50.000 en los 11 meses siguientes; luego, 100.000 visitas en 20 meses, y ahora, 100.000 en 12 meses.

El objetivo sigue siendo el mismo: mostrar el sexismo oculto en nuestras vidas cotidianas, explicar cómo nos es inculcado desde la más tierna infancia, cómo estamos condicionadxs desde la panza misma y cómo, también, sin darnos cuenta, vamos reproduciendo el sexismo que nos han enseñado.

Varones y mujeres estamos juntxs en esta realidad que nos supera, pero que podemos volver a controlar si y solo si tomamos consciencia de su existencia.

Como dijo Rosa Luxemburgo: "Quien no se mueve no puede darse cuenta de sus propias cadenas."




sábado, 30 de noviembre de 2013

Axe estigmatiza a las mujeres

Axe "hace de la permanente discriminación hacia [las mujeres] un rasgo distintivo de la marca"


¿Se acuerdan del comercial de Axe, "Mujeres impredecibles"? Lo había denunciado aquí y también ante el Observatorio

En los comentarios del video en YouTube, me tildaron, como siempre, de loca, de amargada, de histérica que no entiende el humor, etc. etc. Los varones, en particular, lo defendieron con ahínco, incluso cuando el video muestra a mujeres golpeando y hasta dejando inconsciente a sus novios.

Pues bien, el Observatorio acaba de publicar un informe, que pueden leer en su versión completa aquí, y del que copio algunos extractos:
La asociación de conductas valoradas negativamente en el comercial y vinculadas a un solo género, el femenino, estigmatiza a las mujeres y refuerza prácticas sociales generadoras de desigualdad. Así, una de las consecuencias que tiene este mito de la mujer como un ser impredecible e irracional es que genera prácticas discriminatorias con las consiguientes dificultades para las mujeres para de acceder luego a lugares de responsabilidad o conducción, perpetuando las relaciones de desigualdad. 
(...) La publicidad de AXE muestra a las mujeres como seres violentos capaces de golpear y violentar a los varones (a sartenazos, rompiéndoles la nariz, o clavándoles tacos aguja en el cráneo) al punto de dejarlos inconscientes, para terminar inesperada y sorpresivamente la agresión en besos y abrazos cariñosos y apasionados. 
Consideramos que este tipo de mensajes resulta doblemente peligroso. Por un lado, la violencia aparece no solo como naturalizada sino incluso como algo divertido y habitual en las relaciones románticas, omitiendo cualquier referencia al carácter reprochable de esta índole de prácticas. Por otro lado, al representar de forma tan violenta a las mujeres se minimiza el hecho de que la enorme mayoría de víctimas de la violencia son mujeres. Lo cierto es que si bien existen casos de mujeres violentas, las estadísticas a nivel mundial demuestran las mujeres son víctimas de violencia en una proporción significativamente más elevada que los varones. La forma más común de violencia experimentada por las mujeres en el mundo es la violencia física inflingida por una pareja íntima, incluyendo mujeres golpeadas, obligadas a tener relaciones sexuales o abusadas de alguna otra manera.
(...) No obstante, consideramos que pese a que Axe exprese no tener intenciones de ofender a las mujeres, hace de la permanente discriminación hacia ellas un rasgo distintivo de la marca transformándola en un guiño hacia quienes suponen sus compradores, estigmatizando con este gesto de complicidad a los varones en general. Por ejemplo, en este intento de justificación de su campaña publicitaria se argumenta como rasgo positivo características que atribuyen a las mujeres, “impredecibilidad” y “violencia”. Sin embargo, más allá de su enunciación, éstos no son atributos considerados positivos socialmente, ni tampoco se plantean como positivos en el contexto de esta publicidad. 
Pese a las buenas intenciones declaradas, la publicidad de Axe Random, La Donna e Mobile, legitima la asimetría entre varones y mujeres, perpetuando patrones socioculturales reproductores de desigualdad y habilitando así la violencia contra ellas."
No es la primera vez que el Observatorio le llama la atención a Unilever por el sexismo de sus comerciales. Por ejemplo, la empresa fue citada en un informe sobre publicidades sexistas en 2008

Me imagino que, a pesar de que en Unilever "aceptaron las recomendaciones" y "tomaron las sugerencias del Observatorio para que en futuras campañas comerciales de Axe no se repitan mensajes que discriminen a las mujeres y asimismo estereotipen a los hombres", lo seguirán haciendo sin ningún tipo de prurito.

Como siempre.

Link para denunciar el sexismo en la radio y la televisión: aquí.

(PD: no sé si, como dice el informe del Observatorio, las mujeres son "víctimas de violencia en una proporción significativamente más elevada que los varones". Habría que hacer un estudio completo que incluya violencia callejera (las mujeres son acosadas, pero los varones tienen más posibilidad de ser asesinados en la calle que las mujeres), la violencia doméstica, las agresiones sexuales, las violaciones... Sí, en cambio, son víctimas de violencia doméstica en una proporción muchísimo más elevada que los varones.)

viernes, 29 de noviembre de 2013

El sexismo de los cuentos infantiles
explicado por una niña de 7 años

Las princesas son boludas.

El video de una nena de 7 años que tilda de "boludas" a las princesas que, en los cuentos de hadas, esperan pásivamente a su príncipe azul en lugar de hacer algo para rescatarse a sí mismas, hace furor en la web.

"Dicen: rescatame, rescatame. Son medio boludas. En vez de ir, intentar, intentar y hacerlo, espera al príncipe porque sabe que la va a rescatar. (...) ¡Que la pibita haga su parte! Y si no viene nadie, no te quedes ahí, trabada, esperándolo. Hacé algo."

Y da como contra-ejemplo de las princesas boludas a Mulán, personaje de Disney basado en la leyenda china de Hua Mulan, que se hace pasar por un varón para luchar contra la invasión de los hunos: "En vez de esperar a su príncipe en la ventanita, va y lo hace, va y lo hace".

Ese video es interesante no solamente por lo que dice, sino por los comentarios que suscita.

De repente, todxs somos feministas.

Y ahí van todxs a calificar a la nena de genia, a decir que lxs niñxs son más sabixs que lxs adultxs (algunxs otrxs critican el hecho de que la nena probablemente fue adoctrinada por sus padres...), que debería ser presidenta, que efectivamente, qué boludas las mujeres que esperan al príncipe azul, que ella sí que la tiene clara, no como esas boludas que andan pululando por ahí...

Yo creo que ese video es la prueba de la importancia de dar a las niñas modelos de mujeres fuertes e independientes y darles una educación no sexista sin estereotipos de género, precisamente para que no sean las típicas Susanitas que esperan a ser rescatadas por el príncipe azul, como lo muestra el 99% de los dibujos animados, libros, películas, programas infantiles.

¿Pero tildar de boludas a las que lo hacen? Ahí no critico a la nena, que a sus 7 años no puede tener un razonamiento tan profundo ni hacer un análisis sociológico tan avanzado.

Critico a todxs lxs adultxs que, en los comentarios, insisten en que las mujeres que se creyeron los cuentos de hadas son "boludas".

Esta nena tuvo la suerte de vivir en una época en que no todos los cuentos infantiles muestran a princesitas sumisas y dóciles. Y probablemente tenga a padres que hayan insistido en mostrarle modelos de mujeres fuertes, activas e independientes y le hayan dado las herramientas y las claves para poder hacer semejante análisis del sexismo en los dibujos animados.

¿Pero cuántxs de lxs que tildan de boludas a las que esperan al príncipe azul le cuentan a sus hijas historias como las de Blancanieves, Cenicienta o La Bella Durmiente? ¿Cuántxs decidieron NO leerles esos cuentos e intentaron buscar historias no sexistas y educaron a sus hijxs sin estereotipos de género? ¿Cuántxs, cuando les decís que esos cuentos son sexistas, te contestan que sos una amarga y que no entendés nada y que las nenas son naturalmente atraídas por los cuentos de hadas con princesitas vestidas de rosa y por las Barbies y que no hay que ir en contra de la naturaleza?

Las princesas son boludas porque la sociedad lo es, ni más ni menos. Y me parece una hipocresía leer comentarios como:
"aprendan boludas que encima ni siquiera son princesas... lloran por un tipo, esperando el principe azul y gastan en psicologo y somníferos... una nena de pocos años les enseña una leccion de vida..."
Me imagino que el tipo que escribió eso es un feminista militante que lucha contra los estereotipos de género y por una educación no sexista, como mínimo.

Es muy llamativo ver cómo las reacciones son casi unánimamente elogiosas cuando se trata de descalificar a las mujeres, pero cuando una feminista habla de empoderarlas, de derribar los estereotipos de género, de cambiar los cuentos infantiles y los juguetes sexistas, salen todxs a tildarla de exagerada, histérica y frustrada.



Capítulo aparte se merece la conclusión sobre los novios. En el video, la nena dice: "Y después como ella fue luchadora, el mundo le agradece, y ahí tiene un novio, pero un novio no de buena suerte, sino porque ese chico dijo: ay qué luchadora, yo quiero tener una chica así".

Si la historia de Mulan es así (no vi el dibujo animado), esta nena va a necesitar otras fuentes para dejar de considerar que un novio es una recompensa.

El video concluye sobre el príncipe pensando: "Yo no quiero estar con una boluda, yo quiero estar con una inteligente".

Lamentablemente, nena, te exponés a grandes decepciones. La mayoría de los varones, que son criados para ser príncipes azules que rescatan a las princesas, no quieren a una mujer inteligente. Quieren a una mujer dócil y sí, boluda con un dedito en la boca que se ría de todas sus ocurrencias. 

Me pregunto cuántos de lo que tildaron de genia a esa nena estarían dispuestos a salir con una feminista fuerte, independiente, que no se pase horas pintándose y depilándose y tenga otras metas en la vida que ser una chica sexy.

Temo que esta nena algún día termine escribiendo una entrada como la mía, en que decía que prefería estar sola antes que mal acompañada por un machista.

Pero bueno, evidentemente, me alegro mucho de que haya padres que lograron que su niña de 7 años sea capaz de rechazar el papel de princesita pasiva y de querer, para su vida, la autonomía y la fuerza de carácter

Es la mejor prueba de que hay que seguir creando historias y modelos femeninos distintos e insistir en una educación no sexista.


miércoles, 27 de noviembre de 2013

La violencia de las oprimidas

Hace poco fue el Encuentro Nacional de Mujeres (ENM). Este año, se hizo en San Juan.

Los ENM, autofinanciados, autoconvocados, se realizan todos los años desde hace 28 años en una ciudad distinta de Argentina. Se organiza en talleres ("Mujeres, identidad y empoderamiento", "mujeres y sexualidad", "mujeres y discapacidad", "estrategias para el acceso al aborto legal, seguro y gratuito", etc).

Cada año, son más de 20.000 mujeres las que se reúnen durante tres días para hablar de todo tipo de temáticas. Se cierran los tres días con una marcha. En 2003, el derecho al aborto legal, seguro y gratuito fue una de las principales reivindicaciones del encuentro de Rosario, y lo sigue siendo hasta el día de hoy.

A raíz de ese encuentro de 2003 se lanzó en 2005 la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que reúne a unas 300 ONG de todo el país, feministas, por supuesto, pero también estudiantes, sindicales, de derechos humanos...

Ahora, todos los años ocurre lo mismo: a los talleres sobre aborto asisten mujeres católicas cuyo único objetivo es perturbar y boicotear el evento. Recuerdo cómo, en el taller de "Estrategias para el acceso al aborto legal", en el que no se discute si aborto sí o aborto no, sino únicamente qué estrategias se pueden usar para llegar a la legalización del aborto (son las consignas del taller), las mujeres católicas intentaron a toda costa llevar el debate sobre ese terreno de la supuesta "defensa de la vida" (de los fetos).

Y regularmente, varones católicos tratan de meterse a la fuerza en el Encuentro al grito de "Viva la Iglesia", aún sabiendo que no se aceptan varones en los talleres.

Todos los años, desde el 2003, la marcha final pide a gritos y cánticos la legalización del aborto. Como en todas las marchas, se hacen pintadas, se grita delante de edificios simbólicos (por lo general, iglesias y catedrales). Todo sin violencia. No hubo nunca detenciones. Los únicos actos de vandalismo registrados fueron pintadas en edificios y comercios, acciones que se pueden criticar, es cierto, más cuando se trata de patrimonio histórico, pero tampoco se puede hablar de "violencia".

Pero todos los años, acusan a las mujeres del Encuentro de violentas, delincuentes, agresoras. Todos los años, decenas de varones (todos varones, ni una sola mujer) se colocan alrededor de las iglesias para "protegerlas" de esas herejes, cantando temas religiosos tipo el "Ave María" y diciendo defender a "Cristo Rey".

Hay que ver a esos varones bien machotes, bien viriles, enfrentarse valientemente a mujeres cuyas únicas armas son su voz, sus tetas al aire (¡Escándalo! ¡Mujeres poniéndose torso desnudo como los varones!), sus "saquen sus rosarios de nuestros ovarios" y un par de bombas de pintura.


Ahora bien, este año, pasó lo intolerable, lo atroz, lo inmundo, el acto más violento de los actos violentos posibles: un grupo de mujeres se entusiasmó y... quemó un muñeco que simboliza al papa Francisco.

Horror. Ahí salieron lxs anti-derechos, a pedir poco menos que la pena de muerte para esas "locas", "psicópatas", "enfermas de odio y de rencor" (cito textualmente). Algunos medios hablaron, para calificar ese hecho, de "acción violenta".

Creo que es necesario recordar algunas cosas básicas:

Acción violenta no es la quema de un muñeco.
Acción violenta es que muera una mujer por día en abortos clandestinos.
Acción violenta es obligar a una mujer que no lo desea a llevar adelante un embarazo.
Acción violenta es obligar a una mujer violada a parir el hijo o la hija de su violador.
Acción violenta es la quema de mujeres durante la Inquisición de la Iglesia apostólica romana. 
Acción violenta es la injerencia de esa misma Iglesia en los asuntos del Estado, como está ocurriendo en estos días con la discusión del nuevo Código Civil.
Acción violenta es que varones intenten entrar a la fuerza en un Encuentro Nacional de Mujeres en nombre de una Iglesia misógina y feminicida.

No que un grupo históricamente oprimido, discriminado, violado, torturado, mutilado, asesinado reclame por sus derechos con algún acto simbólico como la quema de un muñeco o una pintada en una iglesia.

Un varón expresó muchísimo mejor que yo mis pensamientos. Con su autorización, lo cito textualmente:
Hay gente que se horroriza ante la violencia que ejerce el oprimido contra la opresión, pero no se les mueve un pelo ante la violencia estructural, sistemática y cotidiana, hacia el oprimido. Les molesta el ruido que hacen las cadenas al romperse pero no la existencia misma de las cadenas, que ni siquiera son capaces de percibir. Dime que violencia te molesta y te diré cuál es tu ideología. (Nicolás Torre)

Edit del 09/12: preciso, ante algunos comentarios que me acusan de justificar la violencia, que NO APRUEBO los actos de violencia física que hubo ante las iglesias, en que se vieron a mujeres escupir, tocar, empujar, agredir sexualmente a varones. No había visto estas imágenes cuando escribí la entrada. Siempre condené la violencia y la seguiré condenando, por más que los varones en cuestión fueran fachas ultracatólicos que sólo merecen mi más absoluto desprecio. Una cosa son las pintadas en las paredes, los cantos, los gritos y las tetas al aire. Otra cosa, completamente distinta, es la agresión física, que no justifico ni justificaré nunca. En mi entrada hablaba de la quema de un muñeco del papa, que fue lo que algunos medios calificaron de "acción violenta". No de las agresiones físicas delante de las iglesias, que el ENM y la mayoría de las feministas también condenaron.

martes, 26 de noviembre de 2013

GoldieBlox: juguetes para futuras ingenieras

Las niñas quieren jugar con muñecas. A las niñas sólo les interesan las Barbies y las princesas. Las niñas no van naturalmente hacia los juegos de construcción o de ingenio... Los varoncitos, al contrario, son atraídos naturalmente hacia lo que fomenta su creatividad, su habilidad espacial, su inteligencia. Las niñas están más en lo emocional, lo sentimental...

Sí, bueno. ¿Qué tal si salimos de milenio anterior y entramos, por fin, en el nuevo, que ya estamos en el 2013? Es lo que propone la marca de juguetes especializada en juegos de construcción para niñas GoldieBlox, "cuya misión es inspirar a la próxima generación de mujeres ingenieras". 

Miren esta fantástica publicidad que muestra a tres niñas formidables que rechazan los juguetes sexistas que la sociedad les asigna:


 Ahora, ya sé que siempre le busco la quinta pata al gato, peeeero... ¿No estamos aquí ante otra forma de sexismo? ¿Por qué hacer juguetes para niñas exclusivamente? ¿No estamos siguiendo una y otra vez un modelo binario? ¿No sería mejor hacer juguetes para niñas y niños, sin atribución de género, resaltando, claro, que son para ambxs, y poniendo a jugar a ambxs juntxs a los mismos juegos?

Esto era lo que proponía Lego en sus inicios: nenas y nenes jugando juntxs...


Hasta que un buen día, Lego decidió que su marca estaba hecha, en realidad, para los niños, y que se necesitaba una gama específica para niñas: Lego Friends, basada en temáticas que fomentan muchísimo la imaginación y el ingenio, como, al azar: ir a tomar un café con amigas, ir a la pileta con amigas o ir al salón de belleza con amigas...



La transformación de Lego hacia una empresa de juguetes sexistas es el tema de dos videos de Anita Sarkeesianaquí y la segunda parte aquí.

Entonces, alabo el esfuerzo de GoldieBlox, pero todavía se necesita un pasito más para llegar a juguetes realmente no sexistas.

PD: los autores de la canción original, los Beastie Boys, dicen estar escandalizados por el uso de su tema y amenazan con hacer un juicio por violación de derechos de autor. Y sí, sabiendo que el tema original era de contenido altamente sexista (aunque más tarde se disculparon en buena forma), es entendible que no les guste que sea usado ahora para defender una causa feminista... Por otro lado, la empresa GoldieBlox tampoco es una fundación de caridad...

lunes, 25 de noviembre de 2013

Todxs somos responsables de la violencia de género

Hoy, 25 de noviembre, es el día internacional de lucha contra las violencias contra las mujeres. 

Cada vez que un varón mata a su pareja o su ex pareja, saltan muchxs a pedir pena de muerte, se escandalizan, cómo puede ser, qué monstruo aquel, qué enfermo aquel otro.

Volvió a pasar en estos días, con la tremenda noticia del hombre que asesinó a golpes a su ex esposa y a su hijastra en San Martín, tras lo cual se atrincheró en la casa de ellas simulando tenerlas de rehén. 

El jefe de la policía bonaerense, Hugo Matzkin, explicó que el asesino dejó una carta en la que explica "por qué fueron asesinadas". ¿Por qué fueron asesinadas? La única razón de este asesinato es la sociedad patriarcal. Es la dominación masculina. Es el machismo. Es la violencia de género. No hay ninguna otra razón. 

Decir que en la carta se explica "por qué fueron asesinadas" es una manera de insinuar que hay otras razones. Y que ellas hicieron algo para desencadenar semejante tragedia. Que las mató porque su ex se fue por otro, por ejemplo. Y que esa es una razón para explicar el drama. 

No las mató porque se fue con otro. Las mató porque la sociedad le dijo que esta mujer le pertenecía y que tenía un derecho de vida o muerte sobre ella.

Ese tipo no está loco. Decir que los varones violentos son locos es una manera de disculparlos, pero sobre todo, de situarlos fuera de la sociedad "normal": "Miren, este tipo no forma parte de la comunidad de los seres humanos, esté tipo está fuera de sí, es un enfermo, un monstruo, no pertenece a la categoría "humano". Nosotrxs no somos así. Él no es como nosotrxs." Exactamente como en el caso de Angeles Rawson, cuyo asesino no es ningún loquito que anda suelto por ahí, sino un hijo sano del patriarcado.

Sin embargo, sí somos así. Sí somos como él. Y él sí es como nosotrxs. 

La sociedad educa a los varones para que sean bien machitos. Nada de llorar, nada de parecerse a una mujer, nada de andar con sensiblerías. Los educa para que sepan pelear, sean dominantes, y consideren que su sexualidad es incontrolable y sin límites, para que crean que siempre deben tener ganas, y que las mujeres están para saciar ese deseo (y si no están, pues se las fuerza un poquito, total, dicen que no, pero siempre terminan gozando como perras). 

Cuando un niño le levanta la falda a una niña, se lo ve como algo enternecedor. Cuando un varón dice un "piropo" a una mujer, se lo ve como un halago. De hecho, se le dice "piropo", y no lo que es, es decir, "acoso". Cuando un varón apoya su pene contra el cuerpo de una mujer en un bondi, se lo veo como un tipo piola o apenas inmaduro.

A las mujeres, por el contrario, se las educa para ser pasivas, dóciles, y para que sueñen toda su vida con el príncipe azul. Se les incita a ser lindas, atractivas, a buscar siempre la aprobación de la mirada masculina, a responder a cánones de belleza esclavizantes.

A las rebeldes, se les dice que terminarán solas. A las que no siguen los cánones de belleza femeninos, se las trata de machonas. A las que ven los piropos como un acoso, de histéricas ("si no te dijeran nada, te sentirías fea"). 

A las que se quejan de que su novio las acosa para tener sexo aún cuando ellas no quieren, se les dice "deberías forzarte un poco, sino se va a ir con otra, mirá que ellos tienen otras necesidades que nosotras". 

A las que se quejan de que sea violento, se les dice que "no es para tanto, pensá en los chicos" o "pero vos siempre le llevás la contra" o "es que gritás mucho, el tipo se sacó". 

A una mujer que va a denunciar a su pareja a la policía, se le dice que es un asunto privado, que el tipo ya se va a tranquilizar, que no se puede hacer una denuncia por una amenaza nada más, que vuelva cuando tenga moretones. O bien, se toma la denuncia, pero se archiva la causa, o se le piden pruebas a la mujer que puede difícilmente aportar y se le ponen mil trabas que dificultan que la causa siga adelante, como explica este informe del Observatorio de Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo bonaerense.

Muchas veces, se culpa a las mujeres golpeadas de quedarse con una pareja violenta o de no hacer nada para librarse de él. "Les gusta que les peguen", llegan a decir algunos, y algunas.

El asesino de San Martín tenía varias denuncias. Ella lo había dejado. Sin embargo, ni la policía ni la justicia hicieron absolutamente nada. Todos en su familia, en el barrio, sabían que era violento. Ninguna autoridad hizo nada. Y luego se extrañan de lo ocurrido.

Y cuando, finalmente, se toman medidas específicas contra la violencia de género, cuando se decide alejar al varón denunciado por violencias, cuando se le niega la custoria de lxs hijxs a un varón violento, ahí saltan los masculinistas a 1) negar la realidad de la violencia de género, 2) quejarse de las medidas legales que se toman ANTES de que termine la investigación para proteger a la mujer por las dudas de que su denuncia sea auténtica.

Para esos masculinistas, en caso de denuncia, habría que hacer exactamente lo que se está haciendo ahora en la mayoría de los casos: nada. Dejar a la mujer en contacto con el varón denunciado, mientras la investigación sigue su curso, si es que abren una investigación. No tomar medidas de protección. Y luego, todxs saltan asombrados: "¿Cómo es posible que semejante tragedia ocurra?"

Como sociedad, somos responsables de que haya tanta violencia de género. El día de lucha contra la violencia de género debería ser un día para replantearnos a nosotrxs mismxs como sociedad.

Cada vez que se mire con una sonrisa a un varón "piropeador", acosador, agresor, se está dando permiso a todos los varones para acosar, agredir y hasta matar.

Cuando ocurren cosas como la que ocurrió en San Martín, no deberíamos extrañarnos. Deberiamos pensar: "Al fomentar una sociedad sexista, al fomentar los estereotipos de género, yo también soy responsable de esto que pasó".

"La maté porque era mía": sigue siendo la triste realidad de centenares de mujeres, con el beneplácito de toda la sociedad. Y esto no tiene nada que ver con la inseguridad de la que lxs anti-K tanto hablan. Y tampoco tiene que ver con la droga, el alcohol o pertenecer a tal o tal clase social, porque esto pasa en las mejores familias.

Tiene que ver con el machismo. Tiene que ver con nosotrxs mismxs.

sábado, 28 de septiembre de 2013

Marcelo Tinelli, 53 años, futuro padre... ¡qué ternura!

Marcelo Tinelli

Cuando nazca su hijo o su hija, el conductor tendrá cerca de 54 años.

"Dulce espera", "buena nueva", "felicidad", apuestas sobre el nombre del futuro bebé... Parece que esta noticia sólo despierta elogios, felicitaciones, alegría...

Qué raro... No escuché a nadie tildándolo de monstruo, de egoísta, por tener un bebé tan tarde. No vi a nadie calculando cuántos años tendrá él cuando su hijo o su hija cumpla 20. Nadie anticipó el trauma terrible que vivirá ese hijo o esa hija cuando su padre de 60 lx vaya a buscar a la escuela, y le pregunten: "¿Es tu abuelo?"

Eso sí, si una mujer se atreve a tener hijxs pasados los 50 años, y peor aún, si apela a la ciencia para poder procrear más allá de la menopausia, como fue el caso de esta mujer que dio a luz a los 64 años, salen todxs a tildarla de la peor basura del universo.

Cuando Julio Iglesias Puga, el padre de Julio Iglesias, deja embarazada a su esposa a los 89 años y muere antes del nacimiento del bebé, todxs se enternecen.

Cuando el propio Julio Iglesias fue padre a los 65 por séptima vez, escuché sólo cantos de alabos a su virilidad y declaraciones de alegría por su felicidad.

Marcelo Tinelli se prepara a ser papá a los 54, y nadie, digo bien, nadie insinúa que quizás sea demasiado tarde.

Ojo, yo no creo que sea demasiado tarde tener un hijx pasados los 50 años. Cada cual lleva su vida como quiere y como puede. No creo que tener un padre que se parece a un abuelo sea un trauma tan tremendo. En todo caso, será algo con lo cual el niño o la niña aprenderá a convivir, como se conviven con tantas otras cosas que se salen de la norma.

Pero esto vale tanto para varones como para mujeres. Si se acepta que un varón sea padre pasados los 50, se tiene que aceptar que una mujer también lo sea.

Sé que algunxs retrucarán que en el caso de los varones, se trata de una paternidad "natural", en cambio para las mujeres, se necesitan tratamientos de fertilización asistida, o implantaciones de óvulos de mujeres más jóvenes.

Sí. Bueno, ¿¿Y?? ¿Cuál es el problema? Muchas mujeres estériles se someten a tratamientos de fertilización asistida. ¿Habría que prohibírseles también en nombre de lo "natural"?

Y si consideramos que todo lo artificial es malo, ¿deberíamos dejar de tomar medicamentos, porque no son naturales?

Si la ciencia permite que una mujer de 60 años dé a luz a un niño sano o una niña sana, ¿cuál es el problema de que haya nacido por un método artificial en lugar de uno natural?

Y, de nuevo, si el argumento es que a los 50 o a los 60 años, la esperanza de vida para una mujer es mucho menor que para una de 30, y ese niño o esa niña corre el riesgo de ser huérfanx muy temprano (argumento que sí puedo entender), pues entonces deberíamos tener el mismo razonamiento para los varones de 50 o 60 años

Y no es el caso. Ni siquiera para uno de 89 años...

Como siempre, un doble discurso: lo que es autorizado para los varones no lo es para las mujeres.

Edit: es muy llamativo que alguna gente siga creyendo que los espermatozoides no envejecen nunca, y que un varón es tan apto para procrear a los 50 como a los 20. ¿Por qué extraño milagro las células de los espermatozoides se salvarían del envejecimiento? ¿Hasta en eso se supone que la vejez no afecta a los varones pero sí a las mujeres que, muy rápidamente, se convierten en viejas decrépitas e inútiles mientras los varones conservan todo su poder, su potencia y su virilidad a pesar de las canas y de las arrugas?
Para todxs aquellxs que creen que un varón puede procrear de la misma manera a los 50 que a los 20, y que su edad no tiene ninguna incidencia en la salud del bebé, les invito a leer este enlace que explica que:

"La edad paterna se asocia a una tasa superior de alteraciones en los cromosomas de los espermatozoides y de mutaciones nuevas que pueden manifestarse en forma de esterilidad, abortos, enfermedades o malformaciones congénitas en sus hijos. Así, el riesgo de mutaciones espontáneas de un gen puede ser 5 veces mayor en un padre de 45 que en uno de 20 años." 

jueves, 12 de septiembre de 2013

Axe y las mujeres impredecibles

Con Axe, es una de cal, y otra... de cal también.

Luego de sus nefastas publicidades en que incitaban poco menos que a violar a las mujeres, ahora nos presentan un nuevo comercial llamado "La Donna e mobile".

¿El mensaje?

Como verán, super revolucionario: las mujeres son impredecibles, son seres irracionales, incapaces de tomar decisiones con su cerebro, son guiadas por sus hormonas, pero qué le vamos a hacer, las queremos así.


Las mujeres presas de sus hormonas, inconstantes, es un estereotipo muy arraigado en el sistema patriarcal.

¿Qué mejor, efectivamente, que hacer creer que las mujeres son impredecibles, irracionales e incapaces de templanza y cerebralidad, para alejarlas de los lugares de poder y de toma de decisión sobre la marcha del mundo?

En efecto, habría que ser muy irresponsables para dejar el gobierno, el ejército, las empresas, el poder, en manos de personas tan impredecibles, ¿no?

Mejor dejar que seres racionales, que actúan con el cerebro, en el que las hormonas no tienen absolutamente ningún tipo de influencia en su comportamiento, dirijan el mundo. Pongamos... a ver... al azar... ah, ya sé, ¡los varones!

Pero la reproducción de este estereotipo no es el único mal de este comercial. También muestra a las mujeres como seres violentos, que golpean a los varones a sartenazos, rompiéndoles la nariz, o les clavan tacos aguja en el cráneo, dejándolos inconscientes.

Claro que luego los terminan besando y abrazando.

Esto es ofensivo doblemente:

- contra los varones, porque muestra la violencia de mujeres contra varones como algo divertido, minimizando esa violencia como una anécdota casi jovial, como si no fuera un delito y un drama.

- contra las mujeres, porque al mostrar a mujeres tan violentas como si fueran la norma, hace creer que las mujeres en general, además de ser impredecibles, son violentas, cuando la inmensa mayoría de los casos de violencia doméstica son de varones contra mujeres. La violencia de las mujeres existe, pero no tiene ni comparación, estadísticamente, con la violencia de género.

En su página de You Tube, Axe se defiende contra cualquier acusación de sexismo afirmando:
La campaña de Axe Random piensa que lo impredecible de las mujeres es un rasgo positivo de su carácter. Las escenas de pareja que se plantean en los comerciales, exageran situaciones de seducción buscando un efecto de humor desde lo absurdo y la ironía, código que la marca ya comparte con sus consumidores.
Y remata (ojo, la siguente frase puede contener material de cinismo explícito):
No existen intenciones ofensivas para el público femenino.
Naaaa, qué va... Tan pocas intenciones ofensivas tiene el comercial que ya lo denuncié ante el Observatorio de Discriminación en Radio y Televisión, y les invito a todxs a hacer lo mismo.

Gracias a Nayra por señalarme el comercial.


lunes, 9 de septiembre de 2013

Soy feminista y me depilo: ¿terminaré
en el infierno?

¿Se puede ser 100% feminista en la vida cotidiana? ¿Qué implicaría esto?

Muchas veces, recibo correos o comentarios de mujeres desesperadas porque dicen no poder obedecer un 100% a las "normas" feministas: se depilan, se pintan, se ponen tacos altos... Y lo peor de todo: les gusta.

Entonces, ¿cómo sería ser feminista en lo cotidiano? ¿Es posible, factible, deseable?

¿Soy contradictoria si, como explico en el artículo de 20minutos.es, en que la periodista Paula Arenas me entrevistó sobre la norma de la depilación, reconozco depilarme, cuando me la paso denunciando esa norma?

La primera respuesta que se me ocurre, es que decir que existe una "norma" feminista es un error conceptual, y garrafal.

Si nos limitamos a la depilación, el feminismo no dice que las mujeres no tienen que depilarse.

El feminismo lucha precisamente contra todo tipo de normas, de mandatos sociales, de imposiciones. Sea en un sentido o en otro. Con lo cual, lejos está del feminismo decretar qué hay que hacer y qué no hay que hacer para vivir de manera realmente acorde a sus principios.

El feminismo no critica las acciones personales: critica las normas sociales.

Sobre la depilación, el feminismo critica la norma impuesta a las mujeres de depilarse. Critica el hecho de que si no se depilan, las mujeres serán despreciadas, rechazadas, criticadas, miradas con asco, juzgadas, por una sociedad (varones y mujeres) machista que impone normas muy severas sobre el cuerpo de las mujeres (mucho más que sobre el cuerpo de los varones).

Pero de ninguna manera el feminismo juzga a las mujeres que se depilan. Ni tampoco a las mujeres que se matan a dietas, o se pintan mucho, o usan faldas muy cortas, o se ponen tacones muy altos, o posan desnudas en revistas, o se operan las tetas o se ponen botox. Por dos razones:
  • Primero, porque no se puede exigir a las mujeres encarnar en sus cuerpos la lucha feminista y aceptar ser objeto de burla por convicción politica (en el sentido amplio de la palabra).
Cada persona hace lo que puede, como puede, con sus posibilidades. 

No todas las mujeres soportan las miradas o los comentarios de desaprobación. Algunas pasan olímpicamente de lo que la sociedad, la familia, las amistades, pueden pensar de ellas. Otras no tienen esa fuerza de espíritu, y nadie puede venir a echarles la piedra.

Bien lo dice la historiadora de las ciencias Ilana Löwy*: "Las convicciones feministas, por más sólidas que sean, no pueden, lamentablemente, ofrecer una protección suficiente contra el desprecio y el rechazo."

Cuando finalmente una mujer criada en un mundo sexista se despierta al feminismo, algo que suele ocurrir después de la adolescencia, ya es tarde: ya le han lavado el cerebro, ya le han impuesto sus gustos y preferencias, ya ha pasado su vida entera asimilando mandatos y normas sexistas. Deconstruir todo eso es dificilísimo. 

El mismo hecho de verse a una misma linda con pelos en las piernas o las axilas es un trabajo de deconstrucción al límite de lo imposible, cuando te pasaste toda la infancia, la adolecencia y la juventud escuchando que las mujeres peludas son un asco y viendo modelos de mujeres siempre perfectamente depiladas.

Y como sigue diciendo Ilana Löwy: "La comprensión teórica de un problema no basta para borrar las consecuencias de la socialización, fruto de una vida entera. No siempre es fácil aceptar la diferencia entre la imagen que nos gustaría proyectar en el mundo, y la capacidad real de adecuarse a ella; paradójicamente, hasta puede suceder que la adhesión a un credo feminista agrave el malestar. (...) Algunas mujeres pueden ser plenamente conscientes de los efectos desastrosos de la tiranía del peso, sometiéndose ellas mismas a esa tiranía. Es muy difícil escapar a la influencia del habitus."

En otras palabras, para una mujer adulta, muchas veces es demasiado tarde para cambiar sus "preferencias" sobre su aspecto físico. No digo que sea imposible. Algunas lo logran. Pero sí muy difícil.
  • Y la segunda razón por la que el feminismo no juzga a las mujeres que elijen actividades que promueven el machismo, como por ejemplo, posar desnudas, o participar en concursos de belleza tipo la mejor cola del verano, es que no solamente estamos viviendo una crisis económica, sino que las mujeres son discriminadas en el mundo laboral, y no se puede pedir que elijan entre no tener trabajo, o tener un trabajo muy precario y mal pago (los trabajos "femeninos" son los que peor se pagan), y posar desnudas si tienen el físico para ello. 
Esas mujeres son "cómplices obligadas" de una sociedad patriarcal que no les deja muchas opciones (sin hablar del hecho de que muy pocas mujeres llegan a tener una consciencia feminista).

El feminismo no está para juzgar a nadie. Está para señalar qué es lo que nos imponen socialmente, qué es lo que debería ocurrir en un mundo ideal e igualitario. No para señalar qué es lo que las mujeres deberían hacer con sus propios cuerpos y su propia apariencia.

Así que sí: me depilo, aunque en menor medida en países europeos, donde la norma es un poquitito más flexible (aunque no tanto como se cree en Argentina), a veces (cada vez menos) me pinto un poco, y, para colmo, bailo tango, baile machista por esencia. Y cuando bailo tango, me pongo vestidos ajustados y tacos de 10 cm.

Sí, cedo a la norma machista. Porque soy un ser sociable, como todxs. Me importa la mirada de lxs demás, quizás demasiado, no lo sé.

Intento deconstruir los estereotipos, lucho con todas mis fuerzas contra las normas impuestas, pero a veces, cedo.

¿Me hace peor feminista que una mujer que logra pasar de las miradas ajenas y no depilarse, no pintarse, no ponerse tacos altos?

No, me hace simplemente más sensible a las miradas ajenas.

Y cuando me quejo de la norma de la depilación, las respuestas tipo "si no querés, no te depiles y chau, qué te importa lo que digan" (exactamente como cuando me dicen "si no te gusta el sexismo en la tele, no la mires) no sirven. Porque no estoy hablando de mi situación particular, de mi vivencia personal, sino de una situación social que considero injusta y sexista. 

La alternativa no debería ser entre "depilarse" y "no depilarse pero ser miradas con asco y arreglate con vos misma para que no te importe".

La alternativa debería ser entre "depilarse y que no le importe a nadie más que a vos" y "no depilarse y que no le importe a nadie más que a vos".


*Ilana Löwy, L'emprise du genre. Masculinité, féminité, inégalité, ed. La Dispute, Paris, 2006 (lamentablemente, creo que no traducido al castellano por ahora).

jueves, 15 de agosto de 2013

Cuando estás pariendo, no te importa nada

Conversación oída por ahí:

"Yo si tengo hijos, no quiero estar con las patas abiertas delante de todos, los genitales expuestos, y que mi novio me vea cagarme cuando estoy pujando. Me daría mucha vergüenza.

- Ay, pero qué decís? Qué exagerada que sos. Una mujer, cuando está pariendo, no le importa si se está cagando delante de todos, no le importa nada, lo único que le importa es que su bebé salga rápido y sano".

Escuché por ahí, ¿vio?

A ver. O sea. Si entiendo bien, una mujer, cuando tiene un bebé bajando por su vagina, (perdón, por el canal de parto, porque vagina es una mala palabra, visiblemente, cuando un bebé anda por ahí deja de ser una vagina y se transforma mágicamente en canal de parto) deja de ser un sujeto con pudores, traumas, un pasado que explique esos pudores y traumas, sino una incubadora a punto de expulsar el objeto que estuvo incubando.

Deja de tener subjetividad, para volverse un objeto destinado a sacar a la luz un bebé sano.

Pongamos una mujer que a los 14 años fue a ver su primer ginecólogo, un varón, y ese ginecólogo abusó de ella, o se comportó de manera impropia, o simplemente realizó maniobras inútiles (como un tacto vaginal, absolutamente inútil para una chica virgen de 14 años) y sin avisarle que lo iba a hacer (así, de golpe, le mete dos dedos en la vagina).

Pongamos que esa mujer quedó bastante traumada por eso.

Pongamos que esa mujer, luego, más tarde, es violada por un "amigo" (pongo comillas porque un amigo violador no es muy amigo que sea, pero bueno, digamos, un conocido).

Esa mujer crece con unos cuantos problemitas con respecto al pudor, a los genitales, a un montón de cosas que tienen que ver con el sexo y sus derivados. Por ejemplo, no puede ver un ginecólogo varón. De ninguna manera. No way. Sabe que es ridículo, que es una generalización abusiva, que es esencialista, bla bla bla, ya lo sabe. Pero es así.

Después de 10 años de terapia, logra vencer un montón de traumas, de obstáculos, logra disfrutar del sexo, se enamora, la pasa bomba con su novio, y se embaraza.

Pero claro. Los traumas siguen ahí en algún lugarcito. Tiene pudores que otra mujer capaz que no tendría. Sigue sin querer atenderse con un varón. No le gusta nada la idea de que su novio ande mirando entre sus piernas mientras está con los genitales al aire pariendo al bebé de ambos. O directamente prefiere ir a cesárea, porque lo del parto es más fuerte que lo que ella puede soportar.

Bien.

En alguna momento tiene la conversación citada arriba. Y no hay caso, siempre hay alguien para decirle: "Pero qué decís, estás exagerando", etc. etc. Y a veces, ese alguien es su propio compañero, que le dice: "Disculpame, pero yo quiero ver salir a mi bebé".

Quiero ver salir a mi bebé.

O sea, quiere mirar el agujero del que sale su bebé. No se acordará de que ese agujero pertenece a una mujer que, por la razón que sea, por lo expuesto arriba o por cualquier otro motivo suyo, no quiere que le anden mirando así. Porque es a su cuerpo al que están mirando, a su ser. No un agujero anónimo, no una bolsa que se rompe para dejar salir su carga, no una incubadora que se abre: a ella. A su intimidad. Con su pasado, su historia, sus traumas y sus pudores.

¿Por qué algunas personas creen que pueden dictar a las mujeres cómo se deben sentir durante un parto? Porque no se considera que una mujer pariendo sigue siendo un sujeto. Se vuelve un objeto al servicio de otro ser, el bebé. No es que a ella no le debe importar su pudor: es a los demás a quienes les importa tres pepinos.

Así que por favor, a la hora de tener esa conversación, piensen un poquito más, y no se olviden de que la mujer que está pariendo sigue siendo un ser humano con su propia subjetividad.
.

lunes, 12 de agosto de 2013

"Santa for your vagina": una publicidad inteligente es posible

Una publicidad para tampones y toallitas divertida, inteligente, directa, que no le tenga miedo a las palabras, ni siquiera la tan temida "vagina"...

Una publicidad que no apele a viejos temores y estereotipos, que no se preocupe de que "no se note que estás en esos días", que diga las cosas por su nombre...

Una publicidad que no muestre líquido azul para hablar de la sangre, que no pinte a las mujeres menstruando como seres sufrientes o mujeres maravillas que todo lo pueden (y lo deben) hacer, pero que tampoco oculte que puede ser doloroso...

Una publicidad humorística sobre un tema siempre considerado tabú, oculto, del que solamente se debía hablar a escondidas de los varones, como si fuera una maldición y como si los varones fueran a desmayarse si se enteraran de que las mujeres sangramos todos los meses...

Una publicidad cuyo mensaje no sea: "que por favor los varones no se enteren de nada"...

¿Existirá algún día?

Pues sí, existe. Es obra de la empresa Hello Flo, que promociona el envío periódico de kits de tampones y toallitas.

Muestra a una niña de 12 años que habla con total naturalidad de la menstruación, de la vagina, de los tampones, sin tenerle miedo a las palabras, a los hechos, mostrando la regla como es: una realidad biológica como otra, sin interpretaciones esotéricas ni sexismos implícitos...

La prueba de que es posible hacer publicidad sin mostrar a las mujeres como pobres seres frágiles que tienen vergüenza de su propio cuerpo y de sus manifestaciones.

Ojalá hubiera visto este tipo de publicidad cuando me vino la menstruación, uno de los acontecimientos más traumáticos de mi vida. Ojalá hubiera tenido el ejemplo de esta niña tan alegre; ojalá hubiera sabido, a esa edad, que se puede decir "vagina" sin caerse muerta...

Una nota en Página/12 sobre el comercial aquí.



Gracias a Florencia por enviarme el enlace.

viernes, 9 de agosto de 2013

Cristobal Colón era soltero... ¿?

Está circulando en Facebook uno de tantos textitos pedorros que, se suponen, son humorísticos. Esta vez, se trata de la prueba de que Cristóbal Colon era soltero (ver más abajo).

Sigue una lista de todo lo que le habría dicho su esposa de haber estado casado, armando escenas de celos, coartando su libertad, frustrando sus ansias de aventura.

Muy divertido todo, excepto que, como siempre, el humor popular tergiversa la realidad... y perpetúa, una vez más, el sexismo.

El matrimonio nunca ha sido un impedimento para los varones de llevar a cabo sus sueños. Al contrario. Prácticamente todos los grandes escritores, científicos, artistas, genios de diversos campos, estaban casados y tenían hijxs.

El estar casadxs no les impidió llevar a cabo absolutamente nada, sus esposas se ocupaban por lo general de todo lo material, cocina, ropa, limpieza del hogar, crianza de lxs hijxs, mientras ellos se podían dedicar a su trabajo. Se podían ir de casa durante largos meses, ahí quedaba su esposa esperando. 

Es fácil ser un genio, descubrir América o llegar a la luna cuando se tiene a una mucama gratis en casa. 

Mucho más difícil es ser una genia cuando la mucama sos vos.

Porque las mujeres, si se casaban, no solamente tenían que ocuparse de la casa, de su marido, de sus hijxs, sino que además, no disponían de espacios de trabajo que les era reservado.

La escritora Virginia Woolf lo explicó muy bien en su libro "Una habitación propia" en el que detalla las dificultades, para las mujeres, de dedicarse a la escritura: casadas, las mujeres tenían que encargarse de las tareas domésticas y de lxs niñxs, sacándoles tiempo para escribir.

Pero además, las mujeres tenían prohibido viajar solas (¿cómo habrían hecho para descubrir América?), instalarse en la terraza de un café para pensar (solamente las prostitutas iban solas a un café), o acceder a la biblioteca de la universidad.

Y al no disponer de una habitación para sí dentro de la casa, en la que pudieran encerrarse con llave para que no la molestaran, pues se hacía aún más complicados el recogimiento y la concentración necesarios para escribir.

Todavía hoy en día, las cosas son bastante parecidas. Una mujer no puede estar tranquilamente en la terraza o el mostrador de un café sin que algún tipo se le acerque tratando de levantarla, pensando que si está ahí sola, es porque busca algo.

Las mujeres se siguen encargando del 80% de las tareas domésticas y de la crianza de lxs hijxs. Y varios estudios muestran que el matrimonio y tener hijxs impide el desarrollo de la carrera profesional de las mujeres, cuando casarse y tener hijxs es beneficioso para las carreras de los varones.

De hecho, no solamente los varones ganan más que las mujeres: además, los varones casados ganan más que los varones solteros. 

Otra variable que nos hace pensar que el matrimonio no es taaaan malo para los varones: ellos duplican a las mujeres en segundos matrimonios. O sea, luego de un divorcio o una viudez, hay dos veces más varones que mujeres que se vuelven a casar. ¿Tan masoquistas son, que repiten dos veces el mismo error? 

Si el matrimonio fuera el infierno que describen, aprovecharían un primer divorcio para volver a su tan ansiada soltería. El hecho de que se vuelvan a casar tan masivamente significa que algún beneficio sacan al estar casados. Aunque sea tener a una mucama gratis...

Ah, y por supuesto, Colón no era soltero: se casó en 1480 con Felipa Moniz, hija del colonizador de las islas Madeira, Bartolomé de Perestrello. Tuvieron un hijo.


Y su esposa, de la clase alta portuguesa, le abrió las puertas para la preparación de su proyecto de viajar al oriente navegando hacia el occidente...
Cristóbal Colón pudo descubrir América sólo porque ¡¡ERA SOLTERO!!

Si Cristóbal Colón hubiese tenido una esposa, habría tenido que oir:
- ¿Y por qué tenes que ir vos?
- ¿Y por qué no mandan a otro?
- ¡Todo lo ves redondo! ¿Estas loco o sos idiota?
- ¡No conoces ni a mi familia y vas a descubrir el nuevo mundo!
- ¿Y sólo van a viajar hombres? ¿crees que soy pelotuda?
- ¿Y por qué no puedo ir yo si vos sos el jefe?
- ¡Desgraciado, ya no sabes qué inventar para estar fuera de casa!
- ¡Si cruzas esa puerta yo me voy con mi vieja! ¡Sinvergüenza!
- ¿Y quién es esa tal María? ¿Qué Pinta? ¡Y la hija de puta se hace la Santa !!!
- ¿Y decis que es una Niña?... ¡andate a la mierrrrdaaa!
- ¡Todo lo tenías planeado, maldito! Vas a encontrarte con unas indias putitas....táquetepáaaaaarió!!!!
- ¿A mí me vas engañar?
- ¿Qué la Reina Isabel va a vender sus joyas para que vos viajes? ¿Me crees boluda o qué? ¿Qué tenes con esa vieja hija de puta, eeeeeeeeeeeeeeeeeh??????
- ¿Me vas a decir que la Reina te paga el viaje porque vos le mostraste un huevo????
- ¡No vas a ningún lado!
- No va a pasar nada si el mundo sigue plano. Así que no te vistas que ¡¡¡no vas!!!
Definitivamente: ERA SOLTERO...