miércoles, 21 de diciembre de 2011

Las mujeres y los piropos, de víctimas a victimarias

Sigo con otro documento sobre acoso callejero, "piropos" y demás comentarios sexistas que, se supone, deben halagarnos.

Su autora es Diana Maffía, doctora en filosofía, diputada de la Ciudad de Buenos Aires (por el ARI, 2007-2011), investigadora y autora de muchas publicaciones.

Escribió una ponencia para un congreso sobre "Violencia, maltrato y abuso: víctimas y victimarios" que tuvo lugar el 10 al 12 de noviembre pasado en Buenos Aires. La idea, explicó era "mostrar cómo el patriarcado nos desplaza del lugar de víctimas al de victimarias cuando se trata de violencia simbólica".

Es un poco largo, pero vale la pena leerlo completo. Lo pueden copiar donde quieran, siempre citando la fuente (lo subrayado en negrita lo hice yo).

Chistes, piropos y minués: las estrategias del macho acorralado 
Diana Maffía 
Definitivamente, las feministas somos unas amargas. Vemos machismo, patriarcado, androcentrismo, homofobia, lesbofobia, transfobia y violencia incluso en las situaciones más divertidas. Eso nos pone en un raro lugar: somos víctimas de permanentes ataques simbólicos, y a la vez victimarias por arruinar con nuestras respuestas destempladas las situaciones que gran parte de la sociedad considera entretenidas, glamorosas, seductoras, caballerescas, románticas y hasta corteses. Y lo peor de la confusión es que como pertenecemos a esa misma sociedad, tales situaciones también tienen eficacia simbólica sobre nosotras, también nos reímos y emocionamos con ellas; sólo que un Pepe Grillo feminista nos susurra al oído permanentes advertencias analíticas para que no caigamos en la trampa, para que no seamos literales, para que no sonriamos amablemente –como es de esperar- a los gestos corteses.
 “¿Qué quieren las mujeres?” se preguntaba Freud, y el error de nosotras era estar expectantes a su respuesta. Mi propuesta de hoy es muy modesta. Contar algunas anécdotas, señalar algunas situaciones que encienden mi alarma, procurar tímidamente un puente comunicativo para hacer grietas en los implícitos sociales y generar vínculos que no lesionen con su reiteración a ningunx de lxs participantes en ellos.
Cuando inicié la carrera de filosofía, un profesor llamado Adolfo Carpio me dijo: “¿qué hace usted acá, no sabe que las mujeres no pueden hacer filosofía? Tiene lindos ojos, aprenda repostería y búsquese un novio”. Me ubicaba así en una disyuntiva común a muchas mujeres profesionales: o carrera o familia. La filosofía era un sacerdocio que requería no ocuparse del trajín de la vida cotidiana, por eso era para varones, que como todo el mundo sabe vienen equipados con mujeres que se dedican a las tareas de reproducción y cuidado, entonces ellos no deben renunciar a nada que les corresponda para dedicarse a la vida contemplativa. Esta deliberación es objeto de muchas indagaciones feministas, de excelente nivel, que ponen eje en el quiebre subjetivo de las mujeres que deciden innovar. Como ejemplo diré que en una investigación sobre carreras científicas de varones y mujeres, encontramos como dato significativo que el 25% de los investigadores superiores del Conicet eran solteros (su carrera era un sacerdocio) pero esa cifra trepaba al 75% en las mujeres, además de tener muchas menos oportunidades de llegar a la cima. 
Muchos años después, ya doctorada y con el permanente esfuerzo de equilibrar familia y trabajo, ocupo la cátedra que fue de Carpio. Últimamente he pensado si no será un gozo enfermizo estar en este lugar, si fue una aspiración verdadera o movida por el desafío y la revancha. Y eso me lleva a reflexionar sobre los deseos de las mujeres y su concepto de éxito. Tenemos paradigmas que producen indicadores precisos de lo que la sociedad reconoce como éxito personal y profesional, y el costo subjetivo de esos indicadores para las mujeres es doble: si acompañan a un varón exitoso, es posible que tengan a su cargo la parte menos glamorosa de ese éxito vicario; si ellas mismas lo son, es posible que alcanzada la meta no encuentren la felicidad prometida sino una incomprensible insatisfacción. Para las innovadoras, que decidimos desafiar la dicotomía conciliando familia y profesión, la culpa de no alcanzar el ideal de perfección en ninguno de los roles (que obviamente requieren la renuncia al otro) es permanente. 
Asi las cosas, claro, no estamos para chistes. Sin embargo nos hacen chistes! Cuando me recibí, el profesor Eduardo Rabossi me felicitó haciéndome el extraño homenaje de contarme un chiste, precisamente este: Un hombre decide contratar una prostituta. Va a su departamento y encuentra que entre los previsibles adornos sugerentes había una pequeña biblioteca. Se acerca curioso y ve en ella libros de Kant, de Hegel, de Wittgenstein… Toma uno de ellos y ve que está subrayado y con acotaciones manuscritas. Le pregunta de quién son esos libros y la prostituta contesta que son de ella, que es filósofa. El hombre, extrañado, le pregunta cómo siendo filósofa trabaja de prostituta, y ella le contesta: “tuve suerte”. Fin del chiste. No me reí. Quedé como una amarga con mi profesor de derechos humanos. 
Una brillante alumna mía, muy linda, terminó su carrera y no logró una beca o una plaza docente para comenzar a trabajar. Terminó de mesera en un restaurante muy caro de Puerto Madero, en plena era menemista, al que concurrían políticos y empresarios favorecidos por el gobierno (dicho sea de paso, algunos siguen concurriendo y siguen siendo favorecidos, pero ese es otro tema). Uno de los clientes en particular era muy pesado, con comentarios subidos de tono sobre su aspecto físico dichos a los gritos y festejados por sus contertulios. Un día mi alumna decidió contestarle con una frase de Nietszche. El diputado, sorprendido, le preguntó de dónde había sacado eso y ella le dijo que era filósofa. La pregunta fue inmediata: “¿y qué hacés trabajando aquí?”, y la respuesta de ella también: “esta es la Argentina en la que vivo, yo soy mesera y usted es diputado”. Los contertulios festejaron el chiste, el político no se rió, ella sintió una satisfacción interior que duró poco porque ese mismo día la echaron de su trabajo por hacer comentarios indecorosos a los clientes. 
¿Podemos reaccionar a la violencia de los chistes y los comentarios que nos ponen como objeto pasivo de frases soeces bajo la pretensión de ser piropos, cuando todo el sistema opera contra nuestra vivencia de esas situaciones? La observación rompe un código, a veces violentamente, y entonces pasamos de víctimas a victimarias. A veces ni siquiera tenemos la oportunidad de intervenir, porque la frase se refiere a nosotras pero se pronuncia entre machos en un intercambio que nos excluye y que tiene que ver con el derecho de propiedad. Porque como decía Locke en “Dos Tratados sobre el Gobierno”, para justificar filosóficamente la necesidad del pacto social que dio origen al Estado Liberal Moderno, la violencia entre los seres humanos es consecuencia de la lucha por la propiedad; y hay dos cosas que producen el máximo conflicto entre los seres humanos: la propiedad de la tierra y la propiedad de las mujeres. El pacto social, precedido del pacto sexual, reguló ambas propiedades dando origen a la familia nuclear y garantizando así la legitimidad de la progenie para cuidar la herencia en la acumulación de capital. 
Los ambientes ilustrados no están libres de estos métodos disciplinadores del lugar de las mujeres. Cuando finalizaba la dictadura, comenzamos en la UBA un movimiento de estudiantes y graduados que permitiera recuperar las autoridades legítimas una vez alcanzada la democracia. Se creó así una Asociación de Graduados que hizo su primera elección. Los candidatos a presidirla éramos Silvio Maresca, un filósofo muy ligado a la política del peronismo , y yo, una pichi. Inesperadamente gané esa elección, y entonces Silvio le dijo a mi marido, también graduado en filosofía: “te felicito, ahora tenés una mujer pública”. No me lo dijo a mí, se lo dijo a él, que recibió así la advertencia de que un hombre que deja que su mujer circule por los espacios de poder de la política debe aceptar que reciba el calificativo con el que se describe a una prostituta: una mujer pública, una mujer de la calle, una mujer que no es de su casa y por eso ha renunciado a ser de un hombre para estar disponible para cualquier hombre. 
Y así seguramente se lo enseñan a los hombres. Los cuerpos que circulan en la calle son cuerpos disponibles, y si no dan señales inequívocas de recato son cuerpos abordables sin permiso por el solo hecho de estar allí. Abordables físicamente y simbólicamente, con manoseos o con pretendidos piropos que nos ponen en situación de presa y a ellos en situación de dominio. 
Salgo de mi casa un día de lluvia para un acto protocolar a la mañana, vestida con más cuidado que de costumbre. En la vereda hay un hombre acostado sobre unos cartones, totalmente borracho, harapiento que daba pena, y cuando paso me dice: “te haría cualquier cosa”. Ese hombre que no podia ni siquiera ponerse en pie, abandonado de todo, no había perdido sin embargo su poder patriarcal sobre mí, su poder de incomodarme y ubicarme en una situación pasiva que sólo podía ser respondida de modo desagradable o cambiando el código. Otras veces lo he hecho, ante ese habitual comentario “decime qué querés que te haga, mamita” pararme, mirarlo y decir: “recordame el teorema de Göedel”, o “recitame la Odisea en griego”. La respuesta produce pavor, la mirada del piropeador se llena de espanto: la violenta soy yo. 
Los comentarios sobre nuestro aspecto físico nos desvían de nuestro lugar de interlocutoras a objeto. Incluso cuando pretenden ser amables nos están sacando de la relevancia del argumento para poner de relevancia nuestro cuerpo sexuado. A veces la violencia es más explícita, y cuesta menos verla. En una manifestación docente donde hay represión policial encuentro a un diputado kirchnerista con sus asesores. Me pregunta con ironía qué hago allí, y yo le digo qué hace él que no está procurando que su gobierno no reprima la protesta social. El, molesto y bajando un poco la mirada de mi cara me dice “¿por qué te pusiste ese escote?”, sus compañeros se ríen, yo le repregunto “¿qué te pasa, extrañás a tu mamá?”, sus compañeros se ríen más. La violenta soy yo que lo pongo en ridículo ante sus subordinados. 
Otras veces el comentario es menos burdo, y simplemente nos retrae del lugar donde nos habíamos instalado. En una sesión legislativa salgo de mi banca y me acerco a un diputado del hemiciclo opuesto para reprocharle uno de los mil modos de mala praxis legislativa que acostumbran. Mientras le estoy diciendo que faltó a su palabra me interrumpe: “ahora que te veo de cerca, qué lindos ojos tenés”. ¿Tengo que alegrarme, sentirme orgullosa de algo en lo que no tengo ningún mérito, cambiar mi enojo por un agradecimiento a su observación gentil? Opto por reprocharle doblemente su falta de palabra y el comentario desubicado y quedo como una amarga. La víctima es él: dijo algo agradable y se encontró con mi respuesta destemplada. 
La filósofa mexicana Graciela Hierro, especialista en ética feminista, nos advertía sobre estos modos que toma el patriarcado para imponerse a los que llamaba “el trato galante”. Socialmente aparecen como un signo de caballerosidad, pero nos ubican en un papel de debilidad, de objeto de tutela, de incapacidad, de pasividad superlativa. Los usos sociales están llenos de mandatos que los varones pueden tomar como lo que se espera de ellos, y muchas mujeres como signos de protección masculina.  
Mañana se cumplen 60 años del voto femenino. Quizás sea oportuno recordar que hasta ese momento el código civil nos ponía con los incapaces, los presos, los dementes y los proxenetas para fundamentar nuestras ineptitudes para la política. Cuando luego de muchos años de lucha del socialismo feminista, y por expresa voluntad de Eva Perón, la ley de sufragio femenino finalmente llega a un recinto formado exclusivamente por varones, los argumentos en contra cubrieron  todo el arco: desde señalar la natural incapacidad de las mujeres para la vida pública, a decir que ibamos a votar lo que nos dijera el cura y la iglesia iba a aumentar así su poder político, o ensalzar las más altas virtudes femeninas que nos destinan a la excelsa tarea divina de cuidar a nuestras crías (lo que logicamente está reñido con la disputa electoral), o describir la politica como un pantano donde no debería posarse el delicado pie que cual pétalo de rosa sostiene nuestra gracia, y como último recurso generar pánico recordando que nos volvemos locas una vez por mes y así existía la alta probabilidad de que en ese estado de enajenación temporal una cuarta parte de nosotras esté a la vez menstruando y decidiendo los destinos de la patria. 
Para esos patriarcas de la democracia, que ya contaba con una “ley del voto universal y obligatorio” que no sólo nos excluía del universal sino que no registraba siquiera la exclusión, eso éramos las mujeres. Ellos sí tenían una respuesta, no como Freud que nos dejó esperando. 
Procurando hacer un ejercicio de empatía, comprender cuál es la reacción de quien tiene esta visión de las mujeres ante los avances que el feminismo nos ha procurado en tantos órdenes de la vida, pienso que hay una percepción de cierta masculinidad de estar en retroceso. Una vivencia del poder sustancial y del territorio que torna amenazante el ingreso de las mujeres a las
instituciones y a la vida pública, todavía ahora. La pérdida del monopolio de la palabra no alcanza para abrir el diálogo. El diálogo tiene condiciones lógicas, semánticas, éticas y políticas, no se trata de hablar por turno y menos aún de arrebatar el micrófono. Y ni hablar si se usan dos micrófonos, como hace la presidenta desde el atril! 
Eso es lo que llamo “el síndrome del macho acorralado”, que es victimario violento y a la vez víctima, que me desvela cuando pienso en las formas de lograr una sociedad incluyente de verdad, y que me inspira para decir toda vez que puedo a modo de letanía pedagógica que “cuando una mujer avanza, ningún hombre retrocede”.

39 comentarios:

misteriosa dijo...

Muy buena reflexión. Y yo también tengo la sensación de que están "rabiosos" y ya no saben qué hacer por hacernos volver atrás. Bueno, sí, como dice la autora, últimamente muchos varones que se autoproclaman como "neo-feministas" dicen que somos maravillosas, la creme de la creme... para parir y cuidar hijos. Estoy esperando ver a uno de esos "neo-feministas" decir que somos maravillosas para dirigir una central nuclear, o participar en un trasplante múltiple, por ejemplo. Deja deja, a cuidar los niños, que lo hacéis muy bien.

Un saludo

Enrique dijo...

Este texto me recuerda a lo que respondías a mis comentarios en la entrada anterior, sobre la "violencia" de las mujeres. Si ya me quedó claro con las respuestas, más aún me queda con este texto.

Hay algún matiz que me gustaría aclarar. Cuando se dice lo de "que las mujeres lleguen alto". ¿Hasta cuán alto nos referimos?

Digo, porque no estoy de acuerdo en que ninguna mujer ni ningún hombre llegue tan alto que lo único que haga sea ganar dinero y poder a costa de las desgracias de las demás personas. El feminismo tiene que evitar caer en fomentar el capitalismo y la desigualdad socio-económica.

Saludos.

Bastadesexismo dijo...

El problema, Enrique, es que con ese razonamiento, las mujeres siempre quedamos relegadas en las esferas más bajas del poder.

Vivimos en un mundo capitalista. Yo tampoco estoy a favor del capitalismo, pero la realidad es que en esta sociedad capitalista, quien tiene el dinero, tiene el poder, y actualmente, los que tienen el dinero y el poder son los varones.

Con ese argumento de no caer en fomentar el capitalismo es que las mujeres siempre quedamos aplastadas: mujeres, no caigan tan bajo como para querer el dinero y el poder, dejen esas bajezas a los varones, ustedes ocúpense de cosas más nobles y elevadas... mientras tanto las seguimos aplastando y sometiendo, porque nosotros tenemos el poder.

O sea, odio el capitalismo, pero no creo que tengamos que mezclar las cosas. Sé que hay una corriente que dice que cuando se venza al capitalismo, se vencerá al sexismo, pero yo no creo que el sexismo venga del capitalismo, el sexismo es muy anterior al capitalismo o incluso al concepto de propiedad privada.

Para mí, la lucha contra el sexismo y la lucha contra el capitalismo son dos luchas bien distintas. Ambas necesarias. Pero distintas.

En ese contexto capitalista, me parece perfecto que haya mujeres que busquen tener el mismo poder que los varones. Las mujeres no somos mejores personas que los varones. Pedirnos eso, es pedir una utopía inalcanzable, y aplazar aún más la igualdad.

Pensar que las mujeres tienen que ser mejores personas que los varones, es caer en el eterno esencialismo.

No es la primera vez que, cuando una mujer expresa la voluntad de "llegar alto", se elevan preguntas acerca de sus intenciones, sus motivaciones, de si es "trepadora", si va a cometer los mismos errores que los varones trepadores, etc. Siempre existe una "sospecha" sobre una mujer ambiciosa, como si la ambición fuera una "tara" reservada a los varones.

No digo que sea tu caso, simplemente me llama la atención.

Pedir a las mujeres una perfección que NO tienen y que NO tendrán nunca, porque son humanas cualquiera, es negarles la posibilidad de la igualdad.

Enrique dijo...

Basta:

Yo no he dicho que las mujeres no tengan que caer en los errores de los hombres. He dicho que el feminismo, compuesto tanto por varones como por mujeres, para mí no debería fomentar el capitalismo. Y eso implica tanto a chicos como a chicas. No digo que las mujeres no deban caer en ese error, sino que nadie debería hacerlo.

Besos.

Bastadesexismo dijo...

OK, Enrique, igual no veo bien cómo una filósofa feminista, que habla de igualdad, equidad y justicia, puede llegar a fomentar el sometimiento de una persona por otra y la desigualdad socio-económica...

O sea, no entiendo bien tu preocupación acerca del "que las mujeres lleguen alto".

Enrique dijo...

No comento lo de "que las mujeres lleguen alto" por la autora, sino por la expresión en sí misma.

Porque a llegar alto podemos referirnos a estudiar periodismo, a alcanzar un doctorado, a dar conferencias, a mantenerse estable económicamente, a ganar campeonatos...; o bien podemos entender por "llegar alto" a fomentar el dopaje para ganarlo todo deshonestamente, a crear unas condiciones pésimas para los/as trabajadores/as a fin de ganar más dinero, a perimitir que Angela Merkel esté azotando a Europa ahora mismo con unas medidas políticas un tanto radicales solo por el hecho de que hay un Sarkozy que hace otro tanto de lo mismo... A muchas cosas prácticamente inmorales que no deberían permitirse ni a los varones ni a las mujeres.

Un abrazo.

misteriosa dijo...

Se me acaba de ocurrir una cosa un poco chorra, pero lo pregunto, a ver qué piensas. Cuando en uno de esos ambientes, para convertirte en objeto sexual, te dicen cosas como "qué lindos ojos tienes", ¿se les puede contestar igual? Es decir, que la chica le diga al chico: "Ahora que lo dices, tú también los tienes muy lindos. Y ahora, vamos a seguir hablando de cosas serias" Yo lo veo bien, pero igual resulta que es peor. Gracias y un saludo

Bastadesexismo dijo...

Te aseguro que entiendo lo que querés decir, Enrique, pero justamente, me pregunto por qué te hacés esta pregunta precisamente en un texto de una feminista que habla de "llegar a la cima" para las mujeres.

Las políticas de Angela Merkel no me gustan, pero me alegro de que una mujer haya llegado tan alto. Lo mismo con Condolezza Rice o Margaret Thatcher, ambas totalmente alejadas de mis convicciones políticas y veo como algo positivo que mujeres hayan alcanzado esos puestos, aunque sea para luego cometer las mismas estupideces que los varones (es que nuevamente, no veo por qué no lo harían).

Bastadesexismo dijo...

misteriosa: todo es posible, dependiendo del contexto.

Igualmente, sospecho que un varón se sentiría halagado por semejante comentario, y lo tomaría como prueba de que lo suyo fue algo positivo. El tema es que los varones no son sometidos a ese acoso permanente, y muchos no se dan cuenta de lo que significa y representa que estén constantemente refiriéndose a tus cualidades físicas.

Para que lo entiendan, el mejor paralelismo que encontré es, para los varones heterosexuales, ponerlos en la situación de acoso permamente de parte de varones homosexuales. Ahí ya no les gusta tanto la idea del piropo...

Enrique dijo...

Basta:

Dices:

"...me pregunto por qué te hacés esta pregunta precisamente en un texto de una feminista que habla de "llegar a la cima" para las mujeres".

No lo sé, jajaja. Se me ha venido a la cabeza, sin más, sin ningún motivo. Simplemente, por aclarar ese detalle.

Ahora bien, te aseguro que también entiendo lo que quieres decir tú, y que mi intención no es decir que las mujeres deberían quedarse abajo meintras los varones suben, ni la de decir que las mujeres no puedan equivocarse.

Bastadesexismo dijo...

"mi intención no es decir que las mujeres deberían quedarse abajo meintras los varones suben, ni la de decir que las mujeres no puedan equivocarse."

De eso no me cae la menor duda, Enrique, no te preocupes!

Un beso!

misteriosa dijo...

tienes razón, ellos no se sentirían "objetivizados", es más, igual estarían agradecidos porque nunca nadie se lo dice. Uff, espero no verme nunca en situación porque no sé qué contestaría, tal vez algo tan seco como "Este no es el tema que estamos tratando", y como dices, pensarían que soy una amargada... ay, qué bien viven los tíos!!!!!

Felipe dijo...

Bastade, ¿me podrías decir dónde puedo encontrar la fuente original del texto? Gracias

Saludos

Bastadesexismo dijo...

Hola Felipe, no creo que exista una "fuente original", Diana Maffía hizo circular este texto por mail para que se difunda, no lo saqué de una página. No sé si lo colocó en su página web, que puse en enlace al principio de la nota.
¡Saludos!

Geli dijo...

Ahhh... Adoro a Diana, su claridad e inteligencia. Me encantó este texto, lo había leido.

"Sé que hay una corriente que dice que cuando se venza al capitalismo, se vencerá al sexismo"

Yo creo que es más bien lo contrario: cuando caiga el sexismo (o más bien el heteropatriarcado) será cuando realmente caiga el capitalismo. No lo veo como luchas diferentes, sino como algo muy relacionado entre sí...

Felipe dijo...

Ok, gracias. Efectivamente, en su página web no está.

Una yapa: ¡sexismo espacial y desigualdad de género en los confines del sistema solar!:
http://en.wikipedia.org/wiki/File:Pioneer_plaque.svg

Saludos.

Anónimo dijo...

Misteriosa, en todo caso, contestales "hay uno de mis compañeros de campaña que tambien piensa que tenes ojos hermosos. ahora,podemos seguir hablando de politica?" y con eso ya esta, lo pones en la incomoda situacino de pensar q hay un hombre atraido por el

ars

misteriosa dijo...

muy bueno ars, me lo apunto, ¡gracias!

Anónimo dijo...

hola, no te enojes pero me parece que este blog es justamente lo contrario de lo que propones que seria me imagino la igualdad entre los sexos. la verdad que lo veo re-sexista ya que haces una diferencia atroz entre hombres y mujeres. la sociedad aunque nadie se atreva a decirlo es reee-feminista. podes empaparte bien de esto en el libro de esther vilar: el varon domado. otro ejemplo del poder feminista te lo da que al separarnos nos quitan los hijos y nuestra casa, queres mas? un saludo.

Bastadesexismo dijo...

Anónimo, me parece evidente que no pasaste de la primera entrada de este blog. Antes de criticar, conviene leer e informarse.

Primero, "feminismo" no quiere decir "en favor de las mujeres", sino "en favor de la igualdad".

Si, en caso de separación, la ley argentina otorga la guardia de lxs hijxs a la madre (nadie te QUITA a tus hijxs, hay un régimen de visitas y tenés todo el derecho del mundo a verlxs y estar con ellxs), es precisamente porque la ley argentina es SEXISTA y considera que las mujeres son más aptas que los varones para ocuparse de lxs niñxs pequeñxs. Ese razonamiento no es feminista, sino sexista. Y si tu Esther Vilar considera que esto es feminista, es porque no entendió absolutamente NADA al concepto de feminismo y de antisexismo.

Por otro lado, no es automático que te quiten la casa. Pero el tema es que en Argentina hoy en día, los varones ganan más que las mujeres, y muchas veces las mujeres, al tener hijxs, dejan de trabajar o trabajan menos fuera del hogar, con lo cual pierden en aportes jubilatorios y autonomía. Al tener, además, que ocuparse de lxs hijxs y asegurar su bienestar (porque muchísimas veces los padres no pagan la cuota alimentaria, pero eso sí, se quejan de que les "sacan" a sus hijxs), tienen muchísimos más gastos que el padre y su nivel de vida se reduce drásticamente.

Cuando te casás, en Argentina, todo lo que adquirís durante el matrimonio es de ambos, no existe el régimen de separación de bienes. O sea, si la mujer es la que va a tener más gastos al tener que ocuparse día a día de lxs hijxs, es normal que ella se quede con la casa también. Imaginate si además de quedar con los 2 o 3 hijxs de la pareja, se tenga que mudar a un dos ambientes, porque no tiene ingresos o muy pocos. ¿Te parece normal que sea el padre, solo, sin sus hijxs, que se quede con la casa, y que sea la mujer que se tenga que mudar junto con todxs lxs hijxs de la pareja?

Pero bueno, es más fácil quejarse y andar a llorar que las mujeres lo tienen todo y los pobres, pobres varones son domados.

Leé un poco más, informate, antes de quedar como un ridículo con tus pobrísimos argumentos.

Si hubieras leído este blog, no vendrías con que "hago una diferencia atroz entre hombres y mujeres". Al menos no habrías usado la palabra "hombres", sino "varones".

Saludos.

Bastadesexismo dijo...

PD: acabo de leer un poco acerca de Esther Vilar... Obviamente, es una oda al antifeminismo, es una portavoz de los masculinistas que dicen que hoy en día, los varones son los sometidos y las mujeres las dominadoras...

Y como ejemplo de la dominación femenina, da el ejemplo de que los varones trabajan "siempre" y las mujeres trabajan "menos" o "nada", y que, sin embargo, los varones son "en promedio, más pobres que las mujeres".

O sea, se basa en razonamientos estúpidos y en mentiras, lisa y llanamente.

Primero, porque hoy en día, las mujeres trabajan tanto como los varones, y si trabajan menos, no es por elección, sino porque la sociedad sigue siendo sexista e incita a las mujeres a trabajar menos cuando tienen hijxs, o sea, a depender económicamente de un varón. Resultado: aportan menos al sistema jubilatorio y tienen pensiones jubilatorias menores (pero eso sí, Esther Vilar se queja de que los varones tengan que jubilarse más tarde que las mujeres... por favor, ¿se puede ser tan estúpida?).

Pero además, esta portavoz de los masculinistas MIENTE alevosamente: en el mundo entero, las mujeres son MÁS POBRES que los varones. Ganan un 20 o 30% menos que los varones. Representan el 80% de los trabajos de tiempo parcial. Son mayoría entre lxs desempleadxs. Son las primeras víctimas, junto a lxs niñxs, de las hambrunas, los desplazamientos de poblaciones, la miseria, la falta de alimentos o de agua... Y tienen jubilaciones más bajas, precisamente por los aportes menores y durante menos tiempo, porque no se les contabiliza el tiempo que dejan de trabajar PARA OCUPARSE DE LXS HIJXS DE LA PAREJA (trabajo que, evidentemente, Esther Vilar pasa olímpicamente por alto, sin hablar de la contradicción de quejarse, por un lado, de que en caso de separación, lxs niñxs vayan con las madres, pero por el otro, de que las mujeres se jubilen antes que los varones...).

En fin, valdrá la pena hacer una entrada especial sobre esta mujer, rebatiendo cada uno de sus argumentos sacados directamente de una mente con el coeficiente intelectual de una ameba.

Muchas gracias, Anónimo, por darme material para este blog...

ariana dijo...

espectacular razonamiento sobre lo de esther vilar, no la conocia y ahora me intriga ver q locuras anda diciendo

espero proximamente seguro un post sobre eso jeje parece q te inspiro :P

ars

Anónimo dijo...

bueno veo que mi opinion te movilizo bastante, gracias por tu comentario y tambien por lo que considero agresiones, pero por lo menos respondiste y te empapaste de lo que realmente pasa en nuestra sociedad feminista. si queres seguir empapandote te recomiendo que veas los informes ingleses sobre misandria en youtube, que te cuento, es el odio que tienen las mujeres hacia los hombres, es la violencia de genero alreves. por ahi te enteras por mi que esto tambien existe no? pero ademas te quiero aclarar algo estoy a favor de la igualdad, si señora me gustaria que la mitad de los colectivos sean manejados por las mujeres, que la mitad de los soldados que van a la guerra sean mujeres, que la mitad de los bomberos y rescatistas en incendios e inundaciones sean mujeres, que la mitad de los albañiles que hacen esos lindos edificios de puerto madero sean mujeres, que te parece pq sabes algo: ganamos mas porque trabajamos mas gracias a que somos tan zapallos que en vez de trabajar para nosotros trabajamos para mantener un sociedad hipocrita y explotadora como esta. me gustaria que en vez de atacarme me contestes con argumentos. te digo: los varones mueren mucho mas que las mujeres dado que nos fulmina la rutina de trabajo hasta edad avanzada. la mujer no esta obligada culturalmente a parar la olla, el hombre si. te cuento igualdad seria que tengamos tenencia compartida de los hijos no te parece? y si fracaso la pareja es culpa 50 y 50, no seria justo esto? porque los jueces siempre fallan a favor de la mujer, siempre el malo de la pelicula es el varon. la prueba la tenes en los grupos de varones que luchamos para ver a nuestros hijos, gastando en abogados, pagando alimentos abusivos ( y si, te equivocaste: yo pago mucho de alimentos, casi la mitad de lo que gano), teniendo que dormir en el living de una casa ajena, laburando mucho mas porque sino nos comen los piojos, psicologicamente quebrados al punto del estallido, pero bueno, espero que esta vez no me agredas en tu contestacion. lo ultimo: sabes algo? en tus palabras noto un gran resentimiento hacia los varones, porque? pensa! hace esta prueba, tenes una silla de oficina? esas que giran, bueno empeza a girar con ella lentamente y anda posando tu vista sobre lo que vas viendo, la pared, la puerta, el notebook,la silla, la estufa, la alfombra, la ventana, el vidrio, el colchon, la impresora, el espejo, los libros, los cd, tu cartera, tu labial , tu rimel, tu ropa, tus sandalias, tu jean, tus medias, los medicamentos, el velador , el edificio, el auto, las llaves, el balcon, la reja, la cocina, la heladera, bueno ya esta bien!!! te digo: todo esto no solo lo inventaron los varones sino que tambien en gran parte estan hechos por varonessss!!!!!!! por eso ganamos masss!!!!! queres mas? segui leyendo a esther vilar sin prejuicios, pensando en la igualdad, pero la igualdad hay que ganarsela viste, no veo colas para trabajar de chofer o de albañil o de policia o de militar o en esas ocupaciones donde los varones morimos como pajaritos. sabes que veo, veo la cola en la peluqueria, veo chicas embarazadas prematuramente para que las mantengan, veo los shoping llenos de mujeres gastando la plata del sudor del culo de sus maridos, veo que quieren derechos, pero ninguna obligacion, veo que un tipo sin laburo o sin plata no les sirve para nada entonces es un paria social, veo que el 99 por ciento de los linyeras son varones, y puedo seguir pero estoy cansado porque tengo que laburar mañana ya que no me encontre una mujer que me mantenga como hacen la mayoria de las mujeres. chau!

Bastadesexismo dijo...

Anónimo, no veo en qué he sido agresiva, vos, en cambio, llegás acá con un paternalismo poco soportable, no leés el blog y venís con argumentos que ya he escuchado mil veces y de los que he debatido mil veces en este blog.

A todas luces, sos alguien muy inculto que repite como loro lo que le dijeron (y si los que te asesoran son gente de Apadeshi o Padres del Obelisco, no me asombra), y no tiene la menor capacidad de análisis y de búsqueda de la información. El solo hecho que digas que "el 99% de los linyeras son hombres" muestra que te lavaron el cerebro. Ni hablar de tu cinismo cuando decís que todo lo inventaron los varones!!! O sea, se prohíbe a las mujeres, durante SIGLOS ir a la escuela y a la universidad, y luego vos les reprochás que no hayan inventado nada. Es un poco como si reprocharas a los negros, justo después de la esclavitud, que no tengan un trabajo remunerado...

En fin, no voy a contestar a tus argumentos porque son tan, pero tan comunes y vulgares, que ya los contesté en numerosas entradas. Si te interesa abrir un poco tu mente, cosa de la que dudo, podés ir a leerlos, hasta te voy a hacer una listita y todo, mirá.

Y sino, quedate con tus ideas basadas en mentiras sobre las mujeres que van de shopping gastando la plata del sudor del culo de sus maridos. Si no querés ver las cifras reales sobre la situación de las mujeres y de los varones, qué querés que te diga... Cambiate de sexo y sé mujer, si es tan cómodo.

Sobre el hecho de que todo lo inventaron los varones (como verás, sos muuuuuy poco original):
http://bastadesexismo.blogspot.com/2011/02/la-genialidad-es-masculina.html

Sobre las diferencias de salario entre varones y mujeres:
http://bastadesexismo.blogspot.com/2009/10/las-mujeres-ganan-menos-que-los-hombres.html

Sobre la situación REAL (con cifras reales, no delirios como los tuyos) de las mujeres en Argentina, donde te enterarás, por ejemplo, de que "siete de cada diez hombres tiene trabajo. En cambio, menos de cinco de cada diez mujeres está empleada":
http://bastadesexismo.blogspot.com/2010/04/la-situacion-de-las-mujeres-en.html

Sobre el hecho de que las mujeres no trabajen (nuevamente verás lo poco original de tus argumentos, que presentás como nuevííísimos, como si nunca los hubiera escuchado):
http://bastadesexismo.blogspot.com/2010/03/ahora-las-mujeres-pretenden-trabajar.html

Sobre la paridad en las tareas domésticas (ya que pretendés la igualdad, ¿no?):
http://bastadesexismo.blogspot.com/2010/01/paridad-en-las-tareas-domesticas.html

Sobre la tenencia compartida (con la que estoy de acuerdo, si te hubieras tomado la molestia de leer este blog en lugar de quedarte con las bazofias de Esther Vilar):
http://bastadesexismo.blogspot.com/2010/03/la-bruja-me-saco-mis-hijos.html

Y acá:
http://bastadesexismo.blogspot.com/2010/03/licencia-de-paternidad-una-solucion.html

Y acá:
http://bastadesexismo.blogspot.com/2011/03/mas-licencia-por-paternidad-obligatoria.html

Y para terminar, sobre el SAP, porque me imagino que en Apadeshi te hablaron mucho de eso:
http://bastadesexismo.blogspot.com/2011/08/el-sap-esa-gran-estafa.html

Pero no sé por qué me molesto, si está clarísimo que no vas a leer nada. En todo caso, cada uno de tus supuestos revolucionarios argumentos están desmenuzados, rebatidos, contra-argumentados en todas estas entradas, así que no me voy a tomar la molestia de volver a repetirlos si vos no te tomás la molestia de leerlos.

Saludos.

Anónimo dijo...

de vuelta te agradezco tus comentario , pero veo que a pesar de que no compartis mis ideas, por lo menos las publicas, cosa que pense que no harias. mira te digo: no se donde vivis pero yo vivo en c.a.ba. aqui la gente que esta viviendo en la calle, en gran mayoria, son varones! solo alguien totalmente necio negaria esto. sabes que es misandria? sos periodista decis! pero sabes que significa este termino! a la mujer nadie le prohibe estudiar como decis vos, decime por favor donde esta prohibido que las mujeres estudien que progresen que lleguen a cargos supremossss dondeeeee??? esto que decis es una barbaridad!!! nuestra presidente es mujer y la mitad de los votos que tuvo son de varones. te das cuenta que tus argumentos son una seguidilla de frases repetitivas, slogans feministas que cansan. es solo que la mujer prefiere tener un pibe y que la mantengan o tener un laburito liviano y que sea el varon el que cargue con la responsabilidad de mantener todo. claro mientras tenga laburo, porque el dia que no tenga podria terminar como el linyera, fracasado y solo. mientras ella tiene la opcion de seguir adelante con los hijos. y como el ya no puede mantenerlos se busca otro y listo. nosotros no tenemos esa opcion ya que como te dije no hay mujeres que mantengan hombres. tus argumentos deberian ser mas basados en la calle, en lo que pasa, que te parece? hablaste alguna vez con un linyera?? camina por bs.as y mira, no te cierres con ideas prehechas por otros y las repitas. esforzate como hacemos nosotros todos los dias, dale! pero bueno te saludo, que tengas felices fiestas y te digo de vuelta me extraño ,y te lo tengo que reconocer, que me publiques los comentarios, es de una grandeza bien masculina. ahora lo unica que te faltaria para ser perfecta y bajarte del escalon es tener un discurso mas de debate de ideas y menos agresivo y calificativo del otro.

Anónimo dijo...

es verdad,basta,tal vez los lea tal vez no, pero mientras yo ahora que tengo algo de tiempo, mucho de eso se lo puedo contestar con cosas q veo yo y otras q lei aca:

asi q segun vos, anonimo, las mujeres deberian morirse de ganas de ir a grupos militares donde la violación grupal es moneda corriente, no solo como arma de guerra sino contra sus mismas cmopañeras. y dps les reprochas que no quieran ir cuando en realidad son varias las que intentan meterse en sus filas y cuando finalmente lo logran, ese es el trato que reciben.

veo q tenes trabajo, lo q impilca q seguramente anduviste buscando a menos q te haya caido de arriba. te fijaste alguna vez en los trabajos que aclaran qué sexo quieren en lso postulantes? muchos de los q requieren "movilidad propia", tb requieren q sean de sexo masculino, como si una mujer no pudiera tener auto. trabajos q impliquen fuerza, destreza tecnica, seguridad, vigilancia jefe de XXXX, tener muchas personas a cargo, etc etc, en algunos agradables casos son para ambos sexos o SOLO MASCULINO. queres saber cuales son los q solo piden femenino exclusivamentE? niñeras, recepcionistas, secretarias, "señoritas acompañantes". Es decir, no es q no haya mujeres dispuestas a tomar esos empleos "de machos". de ahi a q la sociedad no las considere completas inutiles para eso,hay otro paso mooooy largo.

es sexista y discriminatorio que siempr sea el hombre el q tiene q luchar para ver a sus hijos post-divorcio? OBVIO Q SI, pero lo q no te das cuenta es q es un arma de doble filo, como bien esta explicado en muchisimas entradas de este blog. Siempre es la mujer la que termina cargando con los hijos, como si fuera mandada a hacer para eso y nada mas. Pq indirectamente todavía es la mujer la que "la tiene clara" cuidando a los nenes, obvio, si salen de su cuerpo, eso queire decri q cualquier negacion del instinto maternal la vuelve un monstruo. ¿Te pensas que eso no frena su vida? ¿Que no restringe su tiempo para trabajar? las criaturas siguen en su casa y ahora las tiene q cuidar sola cuadno están ahí, en cambio vos si queres perseguir un ascenso podes trabajar 50 horas seguidas pq total a los neens los ves recien el fin de semana. las licencias por embarazo y post-parto se las tiene que tomar ella, ¿pensas que eso no les juega en contra a la hora de conseguir un trabajo? (EN RESUMEN: SUFREN LOS DOS, HOMBRE Y MUJER, NO PIENSES Q SOLO UDS SE LLEVAN LO PEOR). y posdata: no te veo relegando tu apellido paterno y llevando el de tu vieja.

lo de "todo lo inventaron lso varones",ya te lo contesto la autora.

"veo filas en la peluqueria, mujeres q se gastan el sueldo de sus maridos en el shoping"...y muchos de uds son de los q se ponen a criticar cuando su mujer no se ve espectacular. "Amor, te sobran unos kilitos" "Linda, por qué no te dejas las uñas largas,te hacen mas femenina?" "Ponete algo lindo que vamos a cenar a lo de XXXX" "ya va siendo hora de que te depiles no? estan un poco largos". y dps son lso primeros en hacer chistes sobre como tarda su mujer en arreglarse...

asi q bueno, espero q igual leas las entradas del blog pq te responden mucho de lo q yo te dije con profundidad y muchas cosas mas

ars

Bastadesexismo dijo...

Ooooh, me dijiste misandra y pensás que me estás enseñando una palabra nueva!! Gracias, gracias, por fin alguien me dice que odio a los varones, es la primera vez que le dicen eso a una feminista, mirá, nunca antes había ocurrido!

Por lo demás, tu propia grandeza masculina no sé bien a dónde ha ido a parar. Porque yo sí tuve la curiosidad de ir a buscar quién es Esther Vilar, leer varios textos suyos, instruirme, para poder criticarla.

Vos, ¿fuiste a ver un solo texto mío como para poder hacer un juicio de valor sobre la totalidad de mi blog y sobre mi persona? No. Me tomé media hora para buscarte todas las entradas que te podían interesar, me tomé el trabajo de copiarte todos los enlaces, ¿tuviste la honestidad intelectual, la "grandeza masculina", la simple curiosidad de ir a verlos, para poder tener una opinión sobre lo que pienso?

No. No tenés la más pálida idea de lo que pienso, de lo que piensan las feministas, y cuando te recomiendan textos para leer, como me recomendaste a Esther Vilar, ni siquiera tenés la decencia, la nobleza de ir a leerlos.

Si los hubieras leído, te habrías enterado de que la escuela y la universidad estuvieron prohibidas a las mujeres hasta hace menos de un siglo. Y los más prestigiosos establecimientos escolares estuvieron vedados a las mujeres hasta hace menos de 60 años, como el Colegio Nacional de Buenos Aires, considerado una de las instituciones más prestigiosas del país, y que incorporó a mujeres recién en 1965, o sea, ayer. El Colegio Montserrat de Córdoba, otro de los más prestigiosos del país, aceptó a mujeres, y solamente porque hubo un juicio (los padres de alumnos se oponían y presentaron un recurso de amparo!) en... 1998.

Pero es cierto, las mujeres tuvieron igualdad de oportunidades con los varones desde siempre, si no inventaron la cafetera es porque son unas necias que lo único que quieren es rascarse los ovarios.

Sabés, para poder criticar como lo hacés, hay que informarse un poquito. Solamente un poquito. El que repite como loro sos vos: yo, al menos, tengo la curiosidad de informarme antes de criticar. Vos ni siquieras tenés que ir a buscar la información: te di todos los enlaces.

Por lo demás, si lo que te preocupa es la tenencia compartida, pues deberías apoyar la lucha feminista, porque precisamente una de las cosas por la que luchamos, es por que se compartan en un 50% real el cuidado de lxs hijxs, dentro de la pareja, y luego de la separación, y también que las mujeres tengan las mismas oportunidades laborales que los varones (el hecho de que, en Argentina, las mujeres, con un nivel de educación equivalente, ganan un 20% menos que los varones -con cifras oficiales-, lo ignorás olímpicamente).

Pero claro, para poder enterarte de cosas así, primero deberías leer los textos que te recomiendan. Pero preferís basarte en tu observación ocular y sacar conclusiones que no tienen ningún sustento sociológico ("los linyeras en la calle son varones, o sea, los más pobres son los varones") que en cifras estadísticas reales.

Y como lo único que te interesa es repetir que las feministas odian a los varones (y te faltó decir que son todas lesbianas y mal cogidas), pues efectivamente nunca cambiarás de idea.

Entonces sí, valido tus comentarios, porque hay algo que se llama "respeto de la pluralidad de opiniones", lo que vos llamás "grandeza masculina" pero de la que evidentemente carecés por completo.

Saludos y seguí feliz con tu vida de pobre macho dominado.

Felipe dijo...

Respecto a la diferencia de género en cuanto a la gente que vive en la calle creo que se pueden acercar argumentos razonables para explicar la supuesta mayoría (no conozco cifras) de varones en la calle. Se me ocurren:

1. Es sabido por sentido común y estudios empíricos que los varones tienen un sentido de autosuficiencia que muchas veces les impide expresar sus necesidades y solicitar ayuda a los otros. Por el contrario las mujeres saben reconocer en mejor medida sus problemas y recurren a la ayuda de terceros, por ejemplo en el caso de enfermedades. Con esta lógica se podría pensar que muchos varones que calleron en la pobreza, desempleo, etc. no han sabido o querido recurrir a la asistencia social o ayuda de otros para conseguir un techo.

2. La "calle" puede ser un lugar mucho más hostil para las mujeres sin techo, por ej.,la amenaza de agresiones sexuales probablemente sea mayor, así que las mujeres tendrán menos incentivos que los hombres en quedarse en la calle.

3. Como muchas mujeres en
situación de pobreza son madres solteras con un hijo o más cargo, es lógico pensar que ellas traten con más fuerza que los varones de no caer en la calle y de salir de esa situación.

4. La última que se me ocurre: sabemos todos que la fuerte ideología del varón como macho trabajador y proveedor de la familía implica un fuerte impacto emocional y contra la identidad masculina al perder el empleo o la fuente de ingresos y más aún no poder sustentar los gastos de una familia. Es posible que este impacto psicológico provoque en algunos varones una caída tan grande que no les permita recuperarse y salir de la situación de calle.

No se, ideas al paso.

Saludos

Anónimo dijo...

Anonimo:

La Mujer no existe , las mujeres somos un grupo muy , muy heterogéneo.Cualquier generalización es una absoluta estupidez.Idem para los varones.Todos los varones son distintos entre sí.

He leído a Esther Vilar .La primera vez que leí "El varón domado" pensé lo mismo que Basta , que era una absoluta estupidez.Luego leí blog de algunas madres y me di cuenta que era a ellas a las que se refería el libro .Si que he leído blog de mujeres sin ninguna aspiración intelectual .Mujeres que hablan del trabajo remunerado como si fuera la lepra , que se quejan de que les impide estar con sus hijxs , lo que consideran una traición a su feminidad y por lo que han dejado su trabajo .Se quedan en casa criando a sus crías mientras dependen economicamente del marido (padre que disfruta muchisimo menos de sus hijos , lo que yo no sé es si ese padre está agusto o no , porque el que desarrolla su independencia económica es el).Seguramente esas mujeres por muchas educación que recibiesen no inventarían nada .La crianza es muy muy importante (¿los inventores no mamaban?)

Pero también hay mujeres que si quieren ser autonomas.Incluso sin el acceso a la educación ha habido mujeres inventoras.Hipatia , Curie , Ada ....¿conoces a Ada Lovelace?Sin ella NO PODRÍAS USAR EL PC!
sEGUIRE

kUXILLES


Pero no todas las mujeres

Bastadesexismo dijo...

Para nuestro fan de Esther Vilar, una nota que salió hoy en Página/12 sobre las mujeres en situación de calle, y que me envió una lectora del blog:
http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-184353-2011-12-29.html

Yo, ilusa, sigo pensando que va a leer las cosas que le recomiendo...

Anónimo dijo...

Bueno de ilusiones también se vive , dicen por aquí.

Te dejo una muestra de sexismo grandisimo en España:

http://www.cuantocabron.com/mix/nos-vamos-de-boda
La web en general.

Kuxille.

Anónimo dijo...

Saludos.
Leyendo detenidamente el post y los comentarios, me he dado cuenta de que nunca una lucha fue más aguerrida ni tampoco encontró más resistencia. A través de los siglos, las mujeres se han batido los huesos tratando de convencer a los varones que son seres humanos, desde el inicio del patriarcado hace aproximadamente veinte siglos hasta el día de hoy, las mujeres han sacrificado su vida, su honor, su tiempo, su deseo, su pasión, su dignidad, su cuerpo, su alma, su talento, su genio, en favor de su mismo género, todo para qué? para qué tanta lucha? me pregunta con frecuencia.
Hoy fue uno de tantos días en que fui presa de la ira y la impotencia ante el sexismo dominante que aborrezco. Al parecer soy atractiva al sexo opuesto, y crees tú que eso me gusta? desearía ser invisible, a veces hasta desearía ser hombre, porque no soporto que me miren como a un helado, como a un chocolate andante que cualquier podrías lamer si le diera la gana. no soporto que me digan "piropos", es la forma más aberrante de dominación simbólica. Pero crees tú que los varones lo hacen porque piensan que efectivamente, están ejerciendo una forma de dominación patriarcal? te apuesto a que ni siquera saben qué significa esa palabra, lo peor es eso, que no saben ni remotamente qué es sexismo, machismo, hembrismo, feminismo, patriarcado, matriarcado. Puedes creer que ni los poetas más cultos de mi región tiene idea de esto? Yo no puedo concebirlo, no puedo concebir que se atrevan a juzgar y emitir opiniones sobre temas que desconocen profundamente. Lo peor es esto: tengo hermanas que son presas de los prejuicios sexistas los defienden, hasta son xenofóbicas, pero no se dan cuenta, y por más que yo tratase de explicarles, no me escuchan. Mi lucha es terrible, la más terrible de todas, sólo me queda escribir poesía, sólo me queda volverme loca con toda clase de pensamientos suicidas, pensarás que soy dramática, pero así lo siento, y ahora que estoy aquí desnuda, aprovecho para sacarme esta garra que me oprime el pecho y me exprime los ovarios, es la garra del patriarcado.

Raul dijo...

Esther vilar oda al anti-feminismo?

Si Esther Vilar fue la que más arremetió contra esas las mujeres paridoras y desenmascaró su falso estereotipo femenino, si criticó algo del feminismo fue el mal enfoque que tuvo y el hecho de que solo culpen a los hombres por casi todas las desgracias que sufrieron las mujeres, ok se ganó el odio de las feministas, pero mucho más el odio de las amas de casa.

Y junto a Esther Vilar, mi segunda autora favorita fue Valeríe Solanas, quien deconstruyo y destripó el falso estereotipo masculino, pero algo que ambas tenían en común aparte de su radicalismo (y quizá para algunxs su sexismo, si si cosa muy negativa), fue el hecho de que ambas tuvieron una enemiga en común:

Las "niñas de papá" como les decía Solanas y las "amas de casa" como las describe Vilar, esas mujeres que desean a toda costa imponer los roles de género como condiciones naturales son mucho más peligrosas que los hombres machistas. Si bien al machista se le puede tachar de retrograda, cavernicola, maltratador y mandar a volar su mentalidad arcaica, esas mujeres machistas proclaman a toda voz "que la maternidad es intrinseca y natural, que solo la mujer puede realizarse por medio de ella" le dan contrargumentos a los hombres machistas ya que vienen de la voz de una mujer que hecha por la borda todo el esfuerzo que hacen las feministas diciendo que la finalidad de la mujer es tener 5 hijos y que el marido solo sirve para el trabajo, que la pareja ideal es una en que la mujer sea una dependiente y que el hombre la supere en todo, y más sexismo.

Saludos

Piropos dijo...

Este es un sitio que explica en buena parte el fenómeno de los piropos. La información se basa en un estudio sociológico, busquen el libro, se llama "Del piropo al desencanto".

Piropos

Anónimo dijo...

qué tal.El feminismo,con mi modestísima opinión,generaliza demasiado,al punto de que su utilice como defensa a cualquier discusión el insulto de "machista"´gratuito sin que ello se condiga con la verdad.Cualquier discusión tiene a mano esa palabra descalificadora,y cualquier maltrato es aceptable en ese senido.El ema es que el hombre existoso,dominante,etc es el ejemplo de hombre que se cndice con lo que el feminismo llama hombre,y ahí está la trampa,porque el hombre no exitoso ni dominante,y al contrario,deja de ser hombre.No se puede sesgar tanto.Distinto son estos tiempos y eso es bueno,con respecto a lo de mis viejos.Pareciera que uno por ser hombre se da la gran vida,que puede hacr lo que quiere,que todo le es más fácil,la verdad que no llego a comprender algunas posiciones que para mi son muy sesgadas y fanáticas.

Anónimo dijo...

y lo del piropo,es obvio,que si los barones nos veríamos "someidos" a recibirlos,al contrario,nos seniríamos mucho mejor(salvo los que los reciben siempre,supongo).Es decir,de haber sido cosificado en la adolecencia,muchos problemas de inseguridad que tuve,no los ubiera tenido o al menos hubieran sido menores.En mi opinión,es que las cosas son las que los han recibido y puede que por eso se sientan cosificadas.Pero salvo que sea un piropo grosero,no sé como algo lindo a alguien puede ser tomado como algo agresivo o ser atribuido a que ese mensaje toma a alguien por una cosa.Cuando lo hace,es agresión,claramente,y es una cagada,y si hay muchos que piropean de ese modo,pero no hay que generalizar.Y con respecto a mi,la verdad,no soy feminista,y tampoco,soy machista.La generalización,como dije arriba,fomenta el machismo,porque llama hombre al hombre opresor y dominante,más allá de que después se aclare.Yo veo a menudo en televisión o escucho o leo,a hombres se dicen feministas,y en el fondo son machistas.

Bastadesexismo dijo...

Anónimo, me parece que no has leído mucho en este blog. Primero, feminismo no es antagónico de machismo. Feminismo es querer la igualdad entre varones y mujeres. Machismo, no. Si decís que no sos feminista, significa que estás a favor de que uno de los dos esté por encima del otro.

Segundo, no sé quién dice que el varón no exitoso y dominante deja de ser hombre, pero claramente no el feminismo, que lucha justamente contra TODOS los estereotipos de género, incluso los que afectan a los varones.

Tercero, deberías mirar menos televisión.

Cuarto, me parece que antes de comentar aquí, deberías leer algunas otras entradas, así también como las FAQ, que me tomé la molestia de escribir, porque venís con ideas preconcebidas sobre el feminismo, que ya expliqué mil veces en otras entradas.

Bastadesexismo dijo...

En cuanto a los "piropos lindos", ¿vos realmente pensás que después del décimo "piropo" en la calle, nos vamos a poner a escuchar si un piropo es lindo o feo?

Si una mujer te parece linda, ¿qué necesidad de decírselo? ¿Te lo pidió acaso? ¿Quiere saber que VOS, ser absolutamente insignificante en su vida, la encontrás linda? ¿Taaaan importante te parece tu opinión sobre la belleza de tal o cual? ¿Te parece que sin eso, la mujer va a dejar de vivir, y se va a poner a llorar porque VOS no le dijiste "qué linda, mamita"?

¿Qué dirías si, 20 veces por día, recibieras "piropos" de varones, si, 20 veces por día, varones te dijeran: "hola papito" o "chupamela" o "te voy a agarrar" o "qué lindo"? ¿Segurísimo que no te verías sometido?

Por último, si fueran mujeres las que te piropearan, claro que no te sentirías sometido porque no cargarías con milenios de dominación femenina, como cargamos con milenios de dominación masculina, con el temor a ser violadas, y con el hecho de que históricamente, los varones han dominado en todo el mundo.

Poner en paralelo las dos situaciones es muestra de una gran ignorancia sobre la realidad histórica de las mujeres y la realidad, todavía vigente, de la dominación masculina.

Anónimo dijo...

Demasiadas palabras para no decir mucho. Para decir algo más que poco, sería preciso constar datos que vayan más allá del árbol ó de una parte del bosque, cosa que atentaría contra la razón de ser del movimiento.
El bosque nos muestra, a través de sus miles de caminos entre los árboles, los árboles, y las plantas, que la tragedia humana no se limita a la que padecen los individuos nacidos mujeres, sino que a la totalidad de ellos, y mucha de esa información, en oposición a lo que el movimiento feminista desea mostrar, perjudica en mayor medida al género "privilegiado". A saber, tanto en suicidios, en asesinatos, en presos, en sin techos, etc, etc, el género masculino lidera las estadísticas.
Si se quisiera hablar de la totalidad del bosque, si se quisiera ir contra ese sistema patriarcal, no se soslayaría esa información, ni sería naturalizada tan "llamativamente", tanto por el feminismo, como por el machismo.
Quizás sería aquella una empresa demasiado difícil y de naturaleza compleja, pero nos daría una caracterización más verdadera de la sociedad.