martes, 28 de agosto de 2012

La sexualidad, ¿un ocio colonizado por el trabajo?

Tras el debate que se armó en los comentarios de mi entrada Mitos acerca de la prostitución, he decidido traducir y publicar (con autorización de su autora) un texto de una feminista, anarquista y sindicalista, Irène Pereira, sobre la prostitución, en el que se pregunta, desde una perspectiva marxista, si la prostitución puede ser considerado como un trabajo.

El combate feminista siempre tuvo que ver con un control por las mujeres de su propia sexualidad, para que ésta no esté al servicio del placer masculino, de la reproducción o de intereses económicos, y que las mujeres puedan disfrutarla de manera autónoma. Todo lo contrario de lo que plantea la prostitución.

He aquí el análisis de Irène Pereira, que dio oralmente en Liege (Bélgica), el 22 de febrero de 2011, y que fue publicado en "Prostitución y Sociedad" n°172, el sitio de una asociación francesa que defiende a las prostitutas con una perspectiva abolicionista, Le Nid.

La sexualidad, ¿un ocio colonizado por el trabajo?

mayo de 2011

por Irene Pereira
El problema es saber si debemos, como feministas, reivindicar el hecho de que la prostitución se convierta en una profesión reconocida legalmente (posición reglamentarista) o, al contrario, luchar por la abolición del sistema prostitucional (posición abolicionista), de la misma manera que luchamos por la abolición del sistema capitalista. 
Voy a dar mi opinión a la vez como militante feminista que lucha por los derechos de las mujeres, militante anarquista defensora de la liberación sexual y militante sindicalista revolucionaria que lucha contra la explotación económica de los proletarios. 
Reubicar la pregunta en el marco de un análisis del trabajo 
De un punto de vista sindicalista, querría plantear el tema de la prostitución en el marco de una reflexión sobre el trabajo y el ocio y su futuro en el sistema capitalista. 
Mi tesis es la siguiente: el sistema capitalista intenta transformar en trabajo todo lo que puede ser, para él, fuente de beneficios. De manera general, los sistemas de opresión tienden a operar inversiones entre lo que debería ser del orden del ocio, y lo que debería ser del orden del trabajo. Al contrario, me parece importante que defendamos una distinción clara entre trabajo y ocio. 
¿Qué es un trabajo (en el sentido de la antropología filosófica)? 
Se trata de una actividad socialmente necesaria para asegurar la sobrevivencia de una comunidad social. Esto significa dos cosas: 1) el trabajo es una actividad que está ligada a una obligación: una comunidad no puede evitarla, so pena de no poder garantizar su sobrevivencia; 2) en ese sentido, el trabajo es la condición económica de la pertenencia al pacto social (ciudadanía económica). 
A cambio de su trabajo, el individuo tiene derecho a acceder a los bienes producidos por esta sociedad. 
Al trabajo, siempre en el sentido de una antropología filosófica, se opone el ocio. 
¿Qué es el ocio? 
El ocio designa una actividad que un individuo realiza por su placer, no obligado por la necesidad de participar a la sobrevivencia de la sociedad. Es una actividad que tiene un fin en si mismo. 
Una lucha importante del sindicalismo revolucionario fue hacer reconocer, en el seno del sistema capitalista, que el patrón no solamente debía pagar un salario que permitiera al trabajador reproducir su fuerza de trabajo, sino también asegurarle ocios, es decir, un tiempo no-obligado. 

Ahora bien, los sistema de opresión – el capitalismo, el Estado o el patriarcado – transforman el ocio en trabajo y el trabajo en ocio. Aquí van varios ejemplos, entre ellos el de la actividad prostitucional. 
Las tareas domésticas y la educación de los niños: un ejemplo de transformación de trabajo en ocio. 
Uno de los aportes de las feministas materialistas es haber mostrado que había actividades que las mujeres realizaban y que en realidad no eran ocio, sino trabajo, aún si no percibían un salario: las tareas domésticas, la educación de los niños… son actividades necesarias a la sobrevivencia de la colectividad. Mostraron que había una explotación del trabajo de la clase de sexo de las mujeres en beneficio de la clase de sexo de los varones. 
En Francia, la [reducción de la semana de trabajo a] 35 horas permitió a los varones recuperar un tiempo de ocio de más, y a las mujeres un tiempo de tareas domésticas de más. Hacer reconocer ese tiempo como trabajo, y no como ocio, es un verdadero desafío feminista. Aunque esto no signifique pagar un salario a las mujeres para esas tareas, sino luchar por un verdadera división del trabajo doméstico entre varones y mujeres.


La prostitución: un ejemplo de transformación de ocio en trabajo 
Uno de los planteos de las luchas feministas fue y sigue siendo luchar para que la sexualidad pueda ser, para las mujeres, una cuestión de placer y no de obligación; hacer que la sexualidad de las mujeres no tenga como único fin el placer de los varones o la reproducción de la especie, sino su propio placer. 
Ahora bien, ¿qué es la prostitución? Una actividad por la cual una persona vende una prestación sexual para asegurar su subsistencia. 
Luchar para hacer reconocer la prostitución como un trabajo sería entonces: 
1) Luchar para que la sexualidad ya no sea una actividad orientada hacia el placer, sino una actividad de subsistencia, es decir, relacionada con una obligación. 
2) Reforzar ese movimiento general de transformación de actividades de trabajo en ocio o de actividades de ocio en trabajo en beneficio de los intereses de algunas clases de individuos contra otras. 
De esa manera, algunas personas, en nombre de argumentos de apariencia humanista, reivindican la implementación de un servicio público para las personas discapacitadas. Su argumento consiste en afirmar que la sexualidad es una necesidad vital y que existiría un derecho a la sexualidad. 
Al mismo tiempo, esas personas afirman que las personas prostituidas o las personas que aseguren ese servicio lo harían como una elección. Pero cuando se les pregunta por qué no podría tratarse de un voluntariado, responden que si fuera el caso, esas personas no asegurarían ese servicio. De hecho, reconocen que las personas que aseguran un servicio sexual tarifado no lo hacen libremente, sino como una obligación. 
Ahora bien, ¿por qué el “derecho a la sexualidad de las personas discapacitadas” sería superior al derecho a una sexualidad que sea un placer para las personas que realizan prestaciones sexuales? 
De manera general, me parece que las personas que buscar hacer de la prostitución un trabajo reconocido jurídicamente se equivocan de lucha en dos niveles. Por un lado, sin darse cuenta, hacen el juego del capitalisto, permitiendo a ese sistema económico invadir más plenamente ese mercado (desarrollo de los Eros Centers). Por otro lado, luchan por la colonización por el trabajo de campos de la actividad humana que no tienen que ver con el trabajo. 
Este fenómeno de transformación del ocio en trabajo y del trabajo en ocio es, a mi entender, una tendencia general nefasta para el desarrollo de los individuos, y voy a poner otros ejemplos: 
El deporte profesional: el sistema capitalista, con el fin de generar un beneficio máximo, transformó el fútbol en una actividad profesional. Así es cómo tenemos a futbolistas pagados mucho más que médicos, y los valores del deporte a menudo sufren las consecuencias de ello. 
El voluntariado: a la inversa, algunas actividades que son necesarias socialmente tienden a no ser aseguradas por los servicios públicos y a no ser más consideradas como un trabajo, sino a ser confiadas al voluntariado y a los medios asociativos (ejemplo, las obras caritativas). 
La actividad: algunas personas sostienen que hoy día ya no hay diferencia entre el trabajo y el ocio, y que hay una sola categoría, la actividad. El sistema capitalista hace creer a la gente que, cuando trabajan para realizar un beneficio, es un ocio; o bien coloniza su tiempo de ocio diciendo que ya no hay diferencia entre los dos (ejemplo, el teletrabajo). 
Conclusión 
El debate sobre la prostitución constituye un verdadero desafío en cuanto al tipo de sociedad que queremos. 
En lugar de pelear por el reconocimiento del trabajo de prostitutx, elijo luchar por los derechos sociales para todxs como el derecho a un techo, a la capacitación, a un salario socializado en una sociedad capitalista actual. Pero más fundamentalmente, lucho por que los trabajadores se vuelvan a apropiar el control de la organización de la producción y del trabajo, para que determinen colectivamente las actividades que tienen que ver con trabajo, y las que tienen que ver con ocio, no en función de una búsqueda del beneficio, sino más bien de la utilidad social y la búsqueda del desarrollo individual. 
En ese marco, lucho por que la sexualidad se convierta para todos en un ocio, y no un trabajo. 
Aclaración de Irene Pereira: 
En el marco de esa intervención oral, me inspiré en un texto de Marx, sacado del "Capital" (Libro III), para hacer la diferencia entre una esfera del trabajo, relacionada con la necesidad, y una esfera del ocio, desinteresada. 
Sin embargo, es necesario relativizar esa distinción, que en realidad sólo tiene sentido en una sociedad en que el trabajo está alienado. Cualquier actividad humana es en realidad una actividad que tiene su impulso en una necesidad vital, y es ilusorio pensar que pueden existir actividades desinteresadas. 
Sin embargo, sea en una sociedad en que el trabajo es alienado, sea en una sociedad en que no lo es, existen actividades que no tienen que ver con el trabajo, y es el caso de la sexualidad. Marx, en los Manuscritos de 1844, describe así ese tipo de actividad en el marco de una sociedad en que el trabajo es alienado:  
Llegamos entonces a este resultado de que el hombre (el obrero) sólo se siente ya libremente activo en sus funciones animales: comer, beber y procrearm y cuando mucho, en su cuarto, en su arreglo personal, etc., y que en sus funciones humanas sólo se siente ya animal: lo bestial se convierte en lo humano, lo humano se convierte en lo bestial. Sin duda, comer, beber, procrear, etc. son también funciones auténticamente humanas. Pero en la abstracción que las separa del ámbito restante de la actividad humana, y que las convierte en fines últimos y únicos, ya sólo son actividades animales”.
Esto significa que en una sociedad en que el trabajo ya no sea alienado, esas actividades se transformarán para convertirse también en actividades más auténticamente humanas. Pero desde un punto de vista antropológico, no pueden de ninguna manera constituir un trabajo.

29 comentarios:

Enrique dijo...

Si he montado el revuelo en tu entrada sobre la prostitución, ha sido, básicamente, porque pensaba sin duda alguna que con la regulación se conseguía más rápidamente abolir la trata y la esclavitud a la que son sometidas muchas personas, principal y mayoriariamente mujeres, en el mundo de la prostitución.

No obstante, habiéndome percatado del detalle que te he mencionado en el último comentario, me queda claro mi error. Aunque en todo momento, y más ahora claro está, he manifestado mi postura abolicionista.

Desde un punto de vista anarquista, todo trabajo no autogestionado, sino surgido en una relación de poder acusado por la oferta y la demanda de los puestos laborales, en función de quien tiene el poder y el dinero suficiente como para poder ofertarlo y oprimiendo por tanto a quien debe trabajar a su merced, es como una prostitución.

En ésta, lo que se vende es el sexo. En otros trabajos, unas personas venden sus brazos, otras sus piernas, otras sus manos, otras sus conocimientos, etc. Y en todo caso, es el individuo contratado quien es explotado, utilizado y sometido.

La frase que más me gusta del texto es esa que dice:

"Pero más fundamentalmente, lucho por que los trabajadores se vuelvan a apropiar el control de la organización de la producción y del trabajo, para que determinen colectivamente las actividades que tienen que ver con trabajo, y las que tienen que ver con ocio, no en función de una búsqueda del beneficio, sino más bien de la utilidad social y la búsqueda del desarrollo individual". ¡Qué buena! Como todo el texto entero.

Basta, me gustaría cogerte esta entrada para mi nuevo blog, en donde diseñaré, entre otras, entradas sobre el anarquismo. Y ésta me viene bien. ¿Puedo cogerla con tu permiso o tengo que pedírselo a su verdadera autora? Te lo pregunto porque en un comentario me dijiste que ella te lo había dado recientemente, así que no sé si tengo que pedírselo a ella o con el tuyo vale.

Saludos.

Bastadesexismo dijo...

Todo debate es bienvenido, Enrique.

Si la autora me dio la autorización, calculo que no tiene drama en que se copie en otros blogs. Me dijo que los textos que unx escribe luego tienen su vida propia. Así que adelante!

Luli dijo...

Leo siempre tu blog y estoy muy de acuerdo con tus opiniones, me encantaría tener más personas alrededor con quienes debatir sobre estos temas.
Sin embargo con respecto al tema de la prostitución no estoy de (tan) de acuerdo. Vivimos en un sistema capitalista, intercambiamos servicios y bienes por dinero. No creo que sea la mejor forma de organización humana, pero es nuestra realidad.
Obviamente que me parece denigrante la trata de personas y la explotación sexual, porque en esos casos se trata de mujeres que no tienen decisión propia sobre sus cuerpos, que son secuestradas, drogadas y forzadas a prácticas aberrantes, pero creo que el feminismo se trata de libertad, de dar elección a las mujeres sobre sus cuerpos, una cosa es condenar la trata y otra muy distinta es condenar la posibilidad de que una mujer mayor de edad elija por decisión propia y bajo sus condiciones tener sexo a cambio de dinero, es decir, ofrecer su sexo como un servicio.

Bastadesexismo dijo...

Por favor antes de criticar mi postura, leerla. No soy prohibicionista, no estoy diciendo a las mujeres lo que deben hacer, mi lucha no es contra ellas, soy abolicionista y creo que el sistema prostitucional va en contra de la dignidad humana, lo cual no tiene nada que ver con estar en contra de las prostitutas. Gracias.

Rowina dijo...

La nota está muy buena. Arrrg me da mucha bronca que las labores relegadas a las mujeres como ayudar ancianxs, limpiar la casa o cuidar de mis nens sea vistos un ocio, no un trabajo, pero sí pelotudeces como darle patadas a una bola. Pero qué carajo!! Que cuiden de sus niñxs si les parece como robar piruletas a bebitxs.

Nena ¿te conté que tenés un premio en mi blog? No recuerdo si lo hice aunque vi que no lo pusiste.

Anónimo dijo...

Te recomiendo un texto de Catharine Mackinnon titulado "la sexualidad".

Anónimo dijo...

Ostias Kike, cómo la montaste en la otra entrada!! Cuando te pones cabezota...

Bastade ¿conoces el vídeo two girls, one cup? No te recomiendo verlo si no lo conoces pero es el súmum de la explotación sexual femenina. Tratan dos mujeres en bolas lamiendo caca en una copa. Que venga el típico pibe a decir que nos gustan esas cosas... Saray

Anónimo dijo...

Como podés estar en contra de lo que sos? Haha Bieeen contento tenés al Enrique, mina. Un hombre dando bola a una feminazi! Baje Dios a verlo. Qué vergüensa!!! Un día si les agarro a lo cerca los curo a pijotadas

Bastadesexismo dijo...

O sea, si entiendo bien, este Anónimo muy valiente, indignado por que una mujer escriba en un blog y tenga el apoyo de un varón, amenaza, en nombre de Dios, con violarnos a los dos.

Pobre Dios, lo que se hace y se dice en su nombre...

Vergüenza te deberían dar tus errores ortográficos, más bien...

felipefg dijo...

Decir que la sexualidad como ocio se opone al trabajo plantea un esencialismo reduccionista que limita los significados y posibilidades de la sexualidad de las personas y los actos sexuales. ¿Porque una mujer trabajadora sexual no puede considerar a la prostitucion como trabajo, hay alguna naturaleza o esencia del sexo que se oponga a ello?, mas aun cuando muchas mujeres que viven de ella la consideran y reivindican como un trabajo, de hecho el concepto de trabajo sexual fue acuñado por una prostituta. Asimismo, ambas cosas no son excluyentes, para muchas mujeres el trabajo sexual y la sexualidad en el ambito privado no son incompatibles.

Plantear que la prostitucion se considere un trabajo no implica que se convierta en una obligacion, sino en una posibilidad humana mas, legitima y respetada. El problema de la autora es que plantea una nocion estrechisima de trabajo, ¿desde cuando es trabajo toda actividad necesaria para la subsistencia de la sociedad? El trabajo de un interprete artistico (musico, actor, etc.) lejos esta de ser necesario para la supervivencia de la sociedad, sin embargo nadie en sus cabales niega que su labor es un trabajo. Algunos plantean que trabajo es todo aquella actividad que genere un bien social, en este sentido el arte del actor seria un trabajo y por ello niegan la cualidad de trabajo a la prostitucion por que no generaria ningun bien social. Ahora, no todo trabajo reconocido genera un bien social, un empleado en un casino con su trabajo dudo que genere algun bien social, o un comunicador que trabaja para limpiar la cara de una tabacalera seguramente tampoco.

Respecto al argumento de las personas discapacitadas, es un debate al menos por hoy bastante marginal y no todos los que defienden al trabajo sexual defienden esta postura. Sin embargo muchas prostitutas han reivindicado el servicio que le prestaron a muchos discapacitados. Hoy defender el trabajo sexual no pasa por garantizar el acceso experiencias sexuales (como en este caso, discapacitados), sino garantizar derechos de las prostitutas, los intereses de la demanda son secundarios.

La autora plantea que legitimar el trabajo sexual es hacerle el juego al capitalismo, yo me pregunto ¿cuando defendemos otros trabajos dentro de la esfera del sistema capitalista no le estamos haciendo el juego al capitalismo? y aun asi, si consideramos la prostitucion como trabajo vemos que no necesariamente le estamos haciendo un favor al capitalismo, ¿Porque? Porque garantizar derechos laborales ha implicado siempre una limitacion de la logica explotadora del capitalismo, la imposicion del salario minimo, derecho a huelga, limitaciones de horas de trabajo, dias de descanso etc, etc. lo prueban. La logica del capitalismo va contra todo ello.

El control de la propia sexualidad, significa tambien poder hacer con la propia sexualidad lo que se quiera y en este sentido las prostitutas tiene el derecho a ofrecer servicios sexuales, y si tienen este derecho, el Estado y la sociedad tienen la obligacion de garantizarlo y ofrecerle las mejores condiciones para su ejercicio.


Saludos,
Felipe

Enrique dijo...

Felipe:

Dices: "La autora plantea que legitimar el trabajo sexual es hacerle el juego al capitalismo, yo me pregunto ¿cuando defendemos otros trabajos dentro de la esfera del sistema capitalista no le estamos haciendo el juego al capitalismo?".

Para mí, la respuesta es afirmativa: defender cualquier trabajo tal y como lo conocemos, es empoderar el sistema capitalista.

Antaño, los bienes se cambiaban por bienes. Pero un día el ser humano se dio cuenta que estos podían ser cambiados por fuerza de trabajo, o lo que es lo mismo, por las personas. De este modo, quien tiene los bienes (hoy día, dinero) puede intercambiarlo por la fuerza de trabajo de otra persona, de tal forma que al final se queda la sociedad en un: "unos/as tienen y viven bien a costa de otras personas y otros/as tenemos que trabajar para ellos/as como idiotas".

Posteriormente sigues comentando: "y aun asi, si consideramos la prostitucion como trabajo vemos que no necesariamente le estamos haciendo un favor al capitalismo, ¿Por qué? Porque garantizar derechos laborales ha implicado siempre una limitacion de la logica explotadora del capitalismo, la imposicion del salario minimo, derecho a huelga, limitaciones de horas de trabajo, dias de descanso etc, etc. lo prueban. La logica del capitalismo va contra todo ello".

No estoy en absoluto de acuerdo contigo.

Como te dije, el sistema está organizado de tal forma que para que unos/as tengan y vivan (y además a costa de quienes no tienen), otros/as tienen que carecer y vivir mal o no vivir.

El dar derechos a las personas trabajadoras en absoluto va en contra de la lógica capitalista; todo lo contrario, lo que hace es maquillar el capitalismo. En todo caso va en contra de la lógica capitalista al extremo.

Quienes trabajan, si tienen derechos, por supuesto estarán en mejores condiciones y por ello, por el momento, hay que luchar por ellos. Pero el hecho de que tengas más horas libres, mejores condiciones, permisos por paternidad-maternidad, etc, no quitará que la persona que te contrata siga teniendo el poder mientras que tú, aunque en mejores condiciones, sigas estando por debajo y trabajando para ella.

El hecho de tener derechos laborales no quita que haya alguien que tiene todo el capital mientras que tú no.

Y es que al fin y al cabo...

Lo indignante no es no tener permiso por paternidad/maternidad, sino tener que pedir permiso para cuidar a tu hijo/a.

Lo indignante no es que te exploten 12 horas al día... Lo indignante es que alguien esté por encima y, más o menos horas, utilice tu cuerpo y tu persona para su beneficio a cambio de darte parte de su capital.

Lo indignante no es el carecer de un salario mínimo. Lo indignante es que aunque tengas un salario mínimo que te permita vivir bien, siga habiendo gente con tanto poder como para ser capaz de controlar los mercados, las naciones... y tu vida.

Saludos.

felipefg dijo...

Enrique:

segun vos: "Pero el hecho de que tengas más horas libres, mejores condiciones, permisos por paternidad-maternidad, etc, no quitará que la persona que te contrata siga teniendo el poder mientras que tú, aunque en mejores condiciones, sigas estando por debajo y trabajando para ella.

El hecho de tener derechos laborales no quita que haya alguien que tiene todo el capital mientras que tú no"

¿Y mientras que hacemos? Podemos quejarnos todo lo que queramos sobre la inmoralidad del capitalismo, pero lo cierto que por ahora vivimos bajo el capitalismo y no en un mundo ideal. Tenemos que pensar soluciones concretas para un mundo concreto, y por ahora la lucha esta en conseguir mas derechos laborales para todos los grupos sociales, sean empleadas domesticas, trabajadores tercerizados o prostitutas. Respecto al poder es un hecho que no vivimos en una sociedad horizontal, ahora, los derechos laborales de eso se trata, de distribuir poder en favor de los desventajados. Cualquiera que conozca la historia del trabajo en el capitalismo, aunque sea someramente, sabe que los derechos laborales hacen una gran diferencia.

"Para mí, la respuesta es afirmativa: defender cualquier trabajo tal y como lo conocemos, es empoderar el sistema capitalista."

Insisto, tus convicciones ideologicas anticapitalistas ponen por delante una concepcion ideal de una sociedad no-explotadora que ni siquiera sabemos si es posible o alcanzable al corto plazo sobre las necesidades reales y concretas de personas a las que mal no les vendria tener derechos laborales a su favor, derechos que si podrian garantizarse en el corto plazo.

Yo prefiero ser realista y garantizar derechos aun a costa de hacerle el juego al capitalismo, y que se la haga el juego al capitalismo es debatible tambien.

Saludos,
Felipe

Bastadesexismo dijo...

El problema, Felipe, es que regulando la prostitución, ni de lejos mejorás la condición ni garantizás ningún derecho de la inmensa mayoría de las prostitutas, que son esclavas sexuales. Lo único que hacés es dejar la vía libre a lxs proxenetas y sus tráficos, permitiendo que se enriquezcan aún más, pero ahora con el beneplácito del Estado. Es lo que ha sucedido en los países que han regulado la prostitución, como Holanda y Alemania, que ahora están lamentando haber tomado esa vía.

El sistema prostituyente sólo puede desaparecer con educación primero, penalización de lxs clientes (que debe llegar DESPUÉS de concientizar a la gente sobre lo machista de la prostitución, no antes, sino no se entiende la medida), pero ciertamente no con regulación, que no arreglará absolutamente nada para nadie, y hará gastar al Estado dinero que se podría usar en educación, creación de empleos para permitir a aquellas personas que lo desean salir de la prostitución, etc.

felipefg dijo...

Basta, disiento en tantas cosas que no se por donde empezar.

Decir que la "inmensa mayoria de las prostitutas (...) son esclavas sexuales" es un lugar comun del abolicionismo que para combatir el mito de que las prostitutas lo hacen por placer instalaron un contra-mito en el que ahora son todas esclavas. Aun peor, analizan la situacion desde una optica dicotomica y binaria en la que solo hay esclavas o mujeres libres (estas ultimas muy minoritarias, excepcionalisimas) que estan porque ahi porque quieren. Este binarismo no solo contradice la evidencia empirica donde vemos que hay un continuo de situaciones y matices en cuanto a coercion, agencia, falta de oportunidades etc, sino que tambien reproduce las dicotomias abstractas del liberalismo clasico (tan criticado por el feminismo) que divide a los individuos en dos clases: libres y esclavos.

Pero lo que mas me preocupa de esta division (que me parece absurda) es que se esta utilizando para desligitimar los discursos y reclamos de las mujeres trabajadoras sexuales y sus organizaciones con la excusa de que son ultra-minoritarias y no representativas. Por ej. lo que paso hace poco en Cordoba con el cierre de whiskerias y similares. Realmente me resulta doloroso que uno de los grupos sociales mas discriminados y silenciados de la historia sea nuevamente relegado y silenciado con la excusa de que son una supuesta minoria.

Que muchas mujeres terminen siendo esclavas sexuales, es un fenomeno multicausal harto complejo, pero una de estas causas, es la clandestinidad de esta industria, es algo que las abolicionistas no pueden negar. Dicha clandestinidad fomenta el desarrollo de redes criminales compuestas por los mas inescrupulosos individuos que la unica obligacion que tiene para el estado es pagar la coima y no hacer mucho ruido, lo que hagan despues con las mujeres es cosa de ellos, no es de extrañar entonces que florezca la trata y la esclavitud sexual o en su defecto, explotacion laboral y abusos.

Decis que regulando la prostitucion es "dejar via libre a lxs proxenetas". Veamos, cuando a la luz de los casos de trata laboral, por ej. en talleres textiles clandestinos en la ciudad de buenos aires, se exige que el estado regule aun mas esta industria, ¿porque en ese caso no decimos que dicha regulacion es dejarle la via libre a los empleadores textiles? Dejarle la via libre es no regular la situacion, el deseo de todo empleador o explotador. ¿Porque pensar que los empleadores deban rendir cuentas pagando cargas sociales, dejando pasar a inspectores y a los sindicatos, pagar impuestos, hacerlos responsables por abusos y faltas es dejarles la via libre??? Ademas, el beneplacito del estado ya lo tienen.

felipefg dijo...

sigo aca:

Respecto a la situacion de Holanda y Alemania, si se estan lamentando de haber tomado esta via, no lo se, si tenes referencias por favor pasamelas. Pero aclaro una cosa sobre estos paises. Un gran problema que tiene sus modelos es que tienen politicas migratorias restrictivas, y las mujeres tampoco pueden pedir permismos de residencia por trabajo que sea prostitucion. Esta politica no impide que muchas mujeres entren a estos paises buscando una vida mejor, solo logra hacerlas mas vulnerables durante el proceso migratorio y durante su estadia en el pais. En cuanto a Holanda, puedo decir que es un modelo que ha favorecido la concentracion del negocio en manos de unos pocos capitalistas, ¿porque? Porque el sistema de licenciamiento de locales es muy caro para obtener las licencias necesarias y el pago de impuestos, asi muchas mujeres que hubieran querido trabajar solas en sus departamentos o compartir pequeños lugares con otras compañeras se les hace economicamente imposible. Asimismo, con la legalizacion, al pasar los años en holanda, la tolerancia hacia la prostitucion callejera ha disminuido, y muchas ciudades donde antes estaba tolerada ahora la prohiben. La logicas es: ¿ahora pueden estar trabajando en locales, para que las vamos a dejar en las calles? Esto desde luego, favorece la concentracion de la industria y la falta de competencia, y tambien la falta de opciones para las mujeres.

Como veras estos problemas no son intrinsicos a las politicas de regulacion. No hay un modelo unico para la regular la prostitucion. En el 2003 Nueva Zelanda, despues de años de lucha por parte del New Zealand Prostitutes Collective, se logro legalizar la actividad. En este caso la legalizacion no impidio que las mujeres puedan seguir trabajando en la calle (ahora pueden pedir la asistencia de la policia sin miedo a ser arrestadas) o en sus casas, por su parte los responsables de locales han tenido que avenirse a una serie de normas para no perder sus licencias o ser multados. Las mujeres han adquirido derechos como dias de descanso, seguridad social, seguro medico, derecho a rechazar clientes, etc. La evidencia indica que las condiciones de trabajo de las mujeres mejoraron. Y a pesar de predicciones apocalipticas de algunas abolicionistas, el tamaño del negocio y las personas que en ellas participan se mantuvo estable, ni tampoco hubo un aluvion de casos de trata.

Es claro que una politica seria de regulacion implica gasto de dinero por parte del estado, pero lo recuperas via impuestos y licencias.

La legalizacion de este trabajo y su regulacion (entiendo la regulacion como el control de los lugares y sus dueños y gerentes y no como la regulacion de las prostitutas como se dio historicamente), segun quienes defendemos esta postura no va a solucionar todos los problemas y probablemente tampoco va a ser que desaparezca magicamente la trata y la explotacion (no lo ha hecho tampoco en el resto de las industrias). Pero creo que es el paso correcto.

Finalizas diciendo que se deberia usar dinero para educacion, soluciones laborales, etc. Estoy de acuerdo, nadie puede negar que las mujeres en situacion de prostitucion tienen muchas carencias educativas, habitacionales, etc, etc. Es un deber del estado atender estas necesidades, mas alla de las posturas abolicionistas o reglamentaristas, asi que en esto no habria conflicto.

Saludos,
Felipe

Enrique dijo...

Felipe:

Preguntas: "¿Y mientras qué hacemos?".

Bueno, pues por eso mismo, dentro de mi "idealismo" expliqué, siendo "realista", que "Quienes trabajan, si tienen derechos, por supuesto estarán en mejores condiciones y por ello, por el momento, hay que luchar por ellos".

Saludos.

Bastadesexismo dijo...

"Decir que la "inmensa mayoria de las prostitutas (...) son esclavas sexuales" es un lugar comun del abolicionismo"

No, es una realidad estadística. Y según la OIT, los principales destinos de la trata son... Alemania y Holanda. ¿Por qué será eso?

La regulación no funciona, porque las prostitutas siguen estigmatizadas y, por supuesto, no quieren figurar "oficialmente" como prostitutas, ni inscribirse ni nada. Y las redes de tráfico proliferan, porque entre una prostituta que se niega a ciertas prácticas y cobra tarifas más altas, y una esclava sexual que se calla la boca, acepta prácticas sin preservativos y cobra una miseria, pues los clientes prefieren eso, porque lo que buscan en una relación prostitucional, no es una relación sexual, sino una relación de dominación a través del dinero: yo tengo el dinero, tengo el poder, vos callate la boca, chupá, tragá, y hacé todo lo que yo te diga.

En un mundo capitalista, regular la prostitución no sirve, por la ley de oferta y demanda que sigue vigente.

Ahora, no entiendo por qué me hablás de "legalizar" la prostitución. La posición abolicionista en ningún momento quere ilegalizar la prostitución, porque esto convertiría a las prostitutas en delincuentes. Lo que quiere es abolir el sistema prostitucional, lo cual es MUY diferente.

Referencias sobre el aumento del tráfico en los países que han regulado la prostitución hay muchas. Aquí va una:

"La cuarta causa del aumento de la prostitución es la legalización que se ha efectuado en algunos países (Holanda, Alemania, Suiza, Australia, Nueva Zelanda, Italia). R. Poulin aporta al respecto el ejemplo de Holanda: "2.500 prostitutas en 1981, 10 mil en 1985, 20 mil en 1989 y 30 mil en 2004. El país cuenta con 2 mil burdeles y al menos 7 mil locales dedicados al comercio del sexo. El 80% de las prostitutas son de origen extranjero y el 70% de ellas son irregulares, víctimas del tráfico de la prostitución. En 1960, el 95% de las prostitutas de Holanda eran holandesas, en 1999 sólo el 20%. La legalización debía poner fin a la prostitución de menores y, sin embargo, Defense for Children Internacional Netherlands estima que de 1996 a 2001 el número de menores que se prostituyen pasó de 4 mil a 15 mil. De ellos, al menos 5 mil serían extranjeros. En el primer año de la legalización, las industrias del sexo han tenido un crecimiento de un 25%. En Dinamarca, en el curso del último decenio, el número de prostitutas de origen extranjero, víctimas del tráfico, se ha duplicado" (R. Polin, Protituzione, cit., 14 s.3).
http://www.miradaglobal.com/index.php?option=com_content&view=article&id=867%3Aprostitucion-globalizada&catid=30%3Asociedad&Itemid=34&lang=es

(sigue)

Bastadesexismo dijo...

Te paso el análisis de Médicos del Mundo sobre prostitución, en particular Holanda (regulación) y Suecia (abolición y penalización de los clientes)

"En resumen, contrariamente a lo deseado, la legalización no logra “normalizar” la
actividad y ha resultado un fracaso. Ésta es la conclusión publicada por el Centro de
Investigación y Documentación encargado de hacer un balance a los dos años de la
abolición de la ley que prohibía la prostitución. Para ello han sido entrevistadas varios
cientos de personas entre prostitutas, dueños de establecimientos del ramo y policías. Ni
las condiciones laborales y sanitarias de las prostitutas han mejorado ni ha desaparecido el
circuito clandestino; es más, el grueso legalizado sirve para encubrir la gran masa de
mujeres traficadas y ha favorecido la explotación sexual de niños y niñas. (...)
Podemos concluir señalando que está comprobado que, cuando costumbres irregulares
se toleran o incluso se protegen, se crean las condiciones ideales para que crezcan. Pues 10
no sólo ocurre con los Países Bajos, la corriente a favor de la legalización de la
prostitución, que ya se ha plasmado en algunos países, muestra con facilidad que el
número de personas que se prostituyen ha aumentado, al igual que en Alemania y
Australia, sin haber demostrado mejoría en sus condiciones de vida."

Y sobre Suecia:

"La ley sueca penaliza económicamente o con prisión al cliente de la prostitución. Se
afirma que esta nueva ley consiguió la reducción del 70% de la prostitución callejera y el
50% de la prostitución en clubs en un año. Actualmente, el porcentaje de reducción de la
prostitución de calle se eleva al 90%, la cantidad de mujeres prostituidas se ha reducido
en más de dos tercios y la de clientes en un 80%. Ningún otro país y ningún otro
tratamiento al respecto se acercan a los prometedores resultados observados en Suecia."

http://www.observatorioviolencia.org/upload_images/File/DOC1166017160_Prostitucion_perspectivaddhh.pdf

mamisepa dijo...

Basta, me gustaría puntualizar algo de todo lo que cuentas. Vaya por delante que no tengo clara mi postura, si regulacionista o abolicionista; entiendo y comparto prácticamente todo lo que estáis debatiendo.

Dices que, por ejemplo, en Suecia, al multar a los clientes, la prostitución, y sobretodo la trata de mujeres, ha disminuido. Sin embargo, creo que es importante recordar que a veces la gente "en su casa" no hace ciertas cosas, justamente por miedo a que le multen. Pero luego en cuanto salen, son igualitos que los demás. Quiero decir, que puede ser que en Suecia la prostitución haya disminuido, pero me gustaría ver lo que hacen los suecos fuera de su país.

Yo es que, para bien o para mal, vivo en destino turístico nº1 de europeos, y claro, aquí los vemos en todo su esplendor, con sus borracheras y todas sus tonterías. Entonces te llegas a cansar del discurso de "lo civilizados y educados" que son los europeos "de arriba", cuando ves lo que hacen por aquí. Por ejemplo, en Inglaterra los bares cierran pronto, y el alcohol se da con dosificador. Sí, pero no veas cómo lo compensan cuando vienen por aquí!!!!!!

En fin, quería aportar este punto de vista, porque creo más en el "no lo hacen por el miedo a la multa" que porque realmente estén convencidos de que es una vejación hacia la mujer.

Os he leído todos los debates, también el nuevo blog de Enrique, lo que pasa es que estoy liadísima con la vuelta al cole y no he podido participar más. Un saludo.

Bastadesexismo dijo...

Puntualizás algo interesante, y efectivamente, la trata y la prostitución, en Suecia, se ha desplazado en alguna medida (pero no en toda) a los países cercanos.

Por supuesto, el machismo no ha desaparecido en los países nórdicos y sigue habiendo varones deseosos de pagar a una mujer sumisa y dócil antes que tener relaciones de igualdad.

Sin embargo, creo en el poder de la educación y del ejemplo (y de la ley como fuente de normas).

La ley es muy reciente (1999), y lxs niñxs que han nacido con ella apenas están entrando en la adolescencia. O sea, los clientes actuales son los que se han criado con aquello de que la prostitución es un derecho (para ellos, claro), y la penalización una traba a sus derechos. Es muy pronto para ver los efectos de la ley en las mentalidades.

Yo creo que si desde que naciste te educan con la idea de que dominar a una mujer con dinero a cambio de sexo está mal (porque la penalización vino de la mano de todo un trabajo de concientización, de hecho muy pocos clientes han sido castigados con multas o prisión, la policía, cuando agarraba a alguno, le recordaba simplemente que estaba cometiendo un delito), y de que las relaciones sexuales se deben tener en condiciones de igualdad, es poco probable que esa persona termine yendo a prostíbulos a dominar a mujeres.

O seré yo la optimista e ilusa, por una vez, no lo sé... Démonos cita dentro de 10 años para ver qué pasó realmente en Suecia.

Enrique dijo...

Basta:

Según la psicología de la educación reciente, que analiza también el contexto educativo, tú tienes razón en lo último que dices. Un método A no da un mismo resultado en todas las situaciones, ni en todo el alumnado, ni para todo el profesorado. Esto explica, como dices, que el método de las multas no sea igual para la gente adulta que ya ha tenido otros aprendizajes previos que para las generaciones futuras, en quienes sí puede funcionar (o quizá no, porque el tema del sexismo es tan amplio y puede enlazarse con otros tantos temas, que quizá el cambio de un único factor no sirva mucho. Vete tú a saber...).

Quería dar un aporte a lo que dices sobre la regulación que me comentó una chica cuyo blog era de economía. Me dijo que la regulación en Alemania no sólo trajo malas consecuencias porque las mafias podían apoyarse en las leyes, sino que también afectó de forma nefasta a causa de las propias prostitutas autónomas, porque muchas prostitutas de países de alrededor emigraron a este país a ejercerla de forma regulada, lo que se tradujo en un aumento de la competencia, una disminución de sus sueldos y unas peores condiciones, puesto que en el momento en que unas lo hacían sin preservativo, las otras tenían que hacerlo también sin él si querían ganar algo.

De este tema no tengo ni la más remota idea, pero eso es lo que me dijo.

Besos.

Juan Pablo dijo...

Bueno, el tema es arduo y de largo aliento y creo que ambos "bandos" tienen ideas para aportar hacia una futura síntesis. Creo que el abolicionismo tiene su fuerte en el larguísimo plazo, pero en lo inmediato hay que escuchar a la compañeras que reclaman cuando aparecen medidas que les perjudican. Personalmente estoy en contacto con grupos del llamado “reglamentarismo autónomo” y en ese sentido comparto el enlace sobre la futura creación de la “Red por el reconocimiento del trabajo sexual” donde participan las compañeras de AMMAR Córdoba. http://www.lmcordoba.com.ar/nota.php?ni=103161 Saludxs JP

Bastadesexismo dijo...

Y el 7 de septiembre se lanza en Buenos Aires el Frente Abolicionista Nacional (FAN).

"Sus acciones están orientadas a difundir el conocimiento de la
problemática de la prostitución y la trata de personas, de qué modo afectan la vida individual y colectiva, entendiendo a la prostitución como una problemática social y una violación a los DDHH de las personas en situación de prostitución que no puede ser reglamentada bajo ninguna denominación y menos considerada trabajo."

Entre lxs integrantes del FAN está... ANMAR Capital.

https://www.facebook.com/FrenteAbolicionistaNacional

Ahí vemos que ANMAR (Asociación de Meretrices de Argentina) no tiene una postura cerrada sobre regulación o abolicionismo.

felipefg dijo...

Basta, para la gran mayoria de los numeros que circulan sobre trata y prostitucion, podemos decir con confidencia que el termino estadistica les queda grande. Hablar de realidades estadisticas sobre un fenomeno clandestino e ilegal como la trata es realmente muy dificil, al menos por ahora. Mucho menos hablar de tendencias cuantificables.

Lamentablemente las estimaciones que se publican sobre la trata carecen del mas minimo rigor cientifico y estandares academicos, en Data and Research on Human Trafficking. A Global Survey (OIM, 2005) podemos leer:

"The existing body of data and analysis on trafficking is unsatisfactory because it is an amalgam of information from different sources, colected in different ways, at different times, using differente definitions of trafficking, by different agencies for very different reasons".

La ausencia de criterios homogeneos y claros a la hora de definir los casos de trata ni de mecanismos estandarizados para la recoleccion de datos hacen que las comparaciones entre paises sobre la trata sean poco confiables.

Otra dolencia de estos estudios "estadisticos" es la falta de transparencia sobre sus metodos de recoleccion y calculo de estimaciones, aumentado aun mas la sospecha sobre la calidad de ellos.

Muchos expertos sobre trata y prostitucion como Richard Poulin, a quien citas, han publicado estudios y hacen afirmaciones sobre esta problematica que tienen poco sustento empirico y todo tipo de falencias. Veamos por ejemplo la opinion de la Corte Superior de Ontario sobre el testimonio de experto de Poulin en el ya famoso caso Bedford. vs. Canada (sobre legalizacion del comercio en dicho pais):

"I find that Drs. Raymond and Poulin were more like advocates than experts offering independent opinions to the court. At times, they made bold, sweeping statements that were not reflected in their research. (…). As well, during cross-examination, it was revealed that some of Dr. Poulin’s citations for his claim that the average age of recruitment into prostitution is 14 years old were misleading or incorrect. In his affidavit, Dr. Poulin suggested that there have been instances of serial killers targeting prostitutes who worked at indoor locations; however, his sources do not appear to support his assertion. I found it troubling that Dr. Poulin stated during cross-examination that it is not important for scholars to present information that contradicts their own findings (or findings which they support)." (Bedford v. Canada, 2010 ONSC 4264, p.93)

No puedo estar mas de acuerdo con la opinion de dicho tribunal.

Ejemplos sobre numeros "dudosos" no faltan, por ej. los informes sobre trata del departamento de estado de USA que son por muchos una fuente confliable y autoritativa, han dado una serie de figuras numericas inconsistentes a traves de los años sobre la cantidad de victimas a nivel mundial, en el 2002 decian que eran 4 millones, despues en el 2003 que eran 800.000-900.000, despues en el 2004 que eran 600.000-800.000. Segun la Oficina de Control Gubernamental de dichas estimaciones son poco confiables:

"The accuracy of the estimates is in doubt because of methodological weaknesses, gaps in data, and numerical discrepancies. For example, the U.S. government’s estimate was developed by one person who did not document all his work, so the estimate may not be replicable, casting doubt on its reliability. Moreover, country data are not available, reliable, or comparable." (GAO-06-825, p2).

Otro ejemplo, es el argentino, se ha citado hasta el artazgo la cifra de que en argentina hay 500.000 victimas de trata. A pesar de ello, no he visto jamas el estudio que indique como se obtuvo dicho numero, que fuentes se utilizaron, metodologia, años estudiados, ni que % de trata laboral y sexual comprende dicho numero.

Yo no soy un negacionista, la trata es un problema grave y mayusculo, pero las afirmaciones que se hacen sobre trata y prostitucion desde la postura abolicionista tiene serias deficiencias.

Guillermo Altayrac dijo...

Excelente. Gracias por tomarte el trabajo de traducir y difundir esto.
Saludos.

Anónimo dijo...

¿Te imaginas que por un dia, cambiaramos de mentes hombres con mujeres?¿Te imaginas a esos mismos clientes y traficantes de mujeres siendo violados, traficados y torturados como prostitutas? Cuantas posturas cambiarian al dia siguiente de ese acontecimiento...

Daniela

Anónimo dijo...

Esta claro que si hoy en dia se trafica millones de mujeres para ponerlas de prostitutas... ALGO HAY DE MALO EN LA PROSTITUCIÓN. Estoy totalmente de acuerdo en que va contra la dignidad humana. NO se deberia poder usar a alguien como objeto sexual ni aunque el cliente pague. Ni aunque ella lo quiera.
Que UNA con problemas de autoestima, hambre (lamentablemente) o porque le gusta el masoquismo quiera ser prostituta no justifica que lo haga porque da pie a la trata de mujeres, denigra la sexualidad de las mujeres, y por si fuera poco que somos el objeto sexual del mundo... esta este trabajo. Pero por favorrr igual para el cerdo machista con dinero y ganas de sacarse las ganas de cojer porque no puede convencer a una mujer de acostarse con el como una persona normal. Este tema me da mucha bronca. Las prostitutas se resignan al mundo machista en el que viven y trabajan de eso (las que no son secuestradas). NO son unas mujeres con increibles ganas de cojer, ni son mujeres que disfrutan de su sexualidad. Son las mejores actrices desde cuando fingen orgasmos hasta cuando dicen -Trabajo en esto porque me gusta. Como salieron muchas actrices porno a hacer la gran declaración. Se nota que no confian en nadie, ni cuando les prometen rescatarlas estoy segura de que no confian en ellos. El mundo es el mas cruel con ellas. Porque son las putas, son solo los culos conchas y tetas por los que podes pagar. ¿Cual es la duda en parar este negocio de mierda? El egoismo masculinista, el dinero sucio, el machismo en general. Que asco dios.

Daniela

Daniela dijo...

No es raro que los varones no esten seguros de si la prostitucion esta bien o esta mal... porque es solo a las mujeres a las que trafican, torturan y violan en esas industrias "del sexo". Nosotras tenemos mas posibilidades de ponernos en sus zapatos y sabemos tambien que un dia podriamos terminar como ellas, ya sea por secuestro o por pobreza. En cambio que es lo unico que te salva de eso? tener pene.
Olvidense de su pene un rato e imaginen que tienen una vagina, tetas y menos fuerza fisica haber si la desicion es tan dificil.

Anónimo dijo...

Me encantaron todos los comentarios ,