jueves, 31 de enero de 2008

lunes, 28 de enero de 2008

Perdón, mamá



Quién lava la ropa de los niños?
Mamá. No papá. Nunca papá.

El resto de la publicidad nos hace creer que niñas y niños están puestos en un pie de igualdad. Pero...

¿Quién es un héroe salvando vidas humanas? ¿Quién levanta su autoestima? ¿Quién deja atrás miedos ilógicos? Quién aprende a tener ideas propias?
Un niño.

¿Y las niñas?
Alimentan a sus hijos, aprenden a no ser egoístas y a darse cuenta de que ayudar está bueno.

Nada cambia: para los varones, aprender a superarse. Para las niñas, aprender la empatía y a pensar en los demás.

viernes, 25 de enero de 2008

Complicidad

Los estereotipos a veces se alojan en los lugares más sorprendentes. Encontré una muestra de esencialismo en un artículo en La Nación sobre la visita de la ex rehén de las FARC Clara Rojas a Madrid.

Ella está hablando de su hijo y la periodista cree necesario explicitar:
"Ha quedado en el hotel, durmiendo, el pobre estaba rendido", comenta con esa complicidad que aparece entre mujeres a la hora de hablar de esos seres bajitos.
¿De qué complicidad habla? ¿Todas las mujeres no sentimos cómplices cuando hablamos de niños? Yo no, en todo caso. Y hasta que me demuestren lo contrario, soy mujer.

Esa manía de generalizar me está empezando a irritar seriamente.

¿Se imaginan?
"Me compré una pistola automática", comenta con esa complicidad que aparece entre hombres a la hora de hablar de esos aparatitos para matar.
"Y entonces saqué mi billetera con los dólares", comenta con esa complicidad que aparece entre judíos a la hora de hablar de esos papelitos verdes.
Sigo, ¿o no es necesario?


jueves, 24 de enero de 2008

Violación: ¿"simple" abuso o producto del machismo?

Existe en un foro en Internet una discusión llamada Qué es hoy Feminismo. Más allá de lo interesante del debate, hay un punto sobre el que me gustaría expresarme. Uno de los participantes en el foro dice:
"(...) para mi NO es machismo, es cualquier crimen o abuso que pueda realizar tanto un hombre como una mujer, aunque estos abusos sean mas tipicos del hombre. son abusos y no machismo.
Y para que nois entendamos mejor te expongo como las percibo a uds.
Lo que yo entiendo de vos y de persefone es que consideran machismo cualquier cosa mala que haga un hombre a una mujer. como si un ladron robe un almacen y porque la cajera es mujer sea machismo, porque la oprimio."
Y más adelante explica que según su criterio, una violación es un abuso, pero no el producto del machismo. Es muy interesante lo que plantea, porque demuestra que todavía poca gente entiende que el machismo no es una suma de hechos aislados, sino un sistema.

Está más que claro que si un ladrón entra a robar a un almacén y resulta que la cajera es mujer, no se trata de machismo. Ahora, si el ladrón, de paso, la manosea o la viola, entonces sí se convierte en un ataque machista, porque fue por el hecho de ser mujer que ese hombre la violó, y porque existe toda una sociedad que, a pesar de que la condena judicialmente, incita a la violación y muestra a las mujeres como objetos sexuales a disposición de los hombres (por ejemplo, con publicidades sexistas).

En una sociedad igualitaria, es probable que todavía haya violaciones. Pero es muy improbable que haya tantas.

Tal vez sea interesante recordar lo que es una violación: es una relación sexual con penetración que se consiguió por la fuerza, la coerción, la violencia, la amenaza, o estando la víctima en estado inconsciente. O sea: cuando la víctima no dio su consentimiento.

Y ojo, que ceder no es consentir.

Una mujer que cede ante las amenazas de un hombre y deja de decir que "no", no consintió a la relación: se trata de una violación. Recordemos el caso de esta chica italiana violada mientras llevaba vaqueros. El juez estimó que para sacarse los jeans, que eran apretados, la víctima tuvo necesariamente que prestar su colaboración. Concluyó que, por lo tanto, la relación había sido consentida y no era una violación.
Este juez claramente machista consideraba que una violación iba necesariamente acompañada de violencia y resistencia "con todas sus fuerzas" por parte de la mujer. Ahora bien, nos enseñan desde chiquitas que en caso de violación, es mejor no resistir para no sufrir desgarros y otras heridas (como golpes o cosas peores).

En todo caso: hay dos clases de violaciones. Las violaciones que llamo provocativamente "perfectas", porque nadie pone en duda que sean violaciones: cuando la mujer es sorprendida por un desconocido en una playa de estacionamiento subterránea de noche, es amenazada con un arma, golpeada y sufre desgarros que muestran claramente la violación.

Y están las violaciones "imperfectas": aquellas en las que las cosas no son claras, el violador es un familiar, un amigo o un allegado, un médico, un profesor, fue en la casa misma de la mujer, no hay señales de violencia, etc. En esos casos, muchos dudan incluso de que se trate de una violación.

Pero una relación sin consentimiento, aunque la mujer no oponga resistencia "con todas sus fuerzas", sigue siendo una violación.

Y por favor, no me vengan con eso de que con las mujeres nunca se sabe, dicen "no" y después "sí", son histéricas, etc. Se nota perfectamente cuando una mujer no quiere tener relaciones sexuales.

NO es NO.

Las violaciones "perfectas" son las que probablemente sigan existiendo en una sociedad igualitaria. Porque enfermos, violentos, agresores, siempre hubo y siempre habrá. Lo que probablemente desaparezca o, en todo caso, disminuya considerablemente, serán las violaciones "imperfectas", y que representan la inmensa mayoría de las violaciones (se calcula que algo así como el 70% de las violaciones ocurre en la casa de la víctima, y el violador era alguien de su entorno: o sea, el lugar más peligroso para una mujer no es la calle, sino su propia casa).

Esas violaciones son producto de una creencia de que las mujeres están a disposición de los hombres, que "insistiendo un poco", cederán, etc. Creencia infundida por una educación machista, publicidades machistas, televisión machista, en fin, todo un sistema machista.

Cuando los adultos se ríen de que un varoncito le haya levantado la pollera a una chica, le están diciendo: "Lo que hiciste fue una picardía, muestra que sos todo un machito, seguí nomás". No sé si ese chico se convertirá en violador. Pero crecerá con la idea de que se puede agredir sexualmente a las mujeres con total impunidad y, peor aún, con la complicidad de toda la sociedad. Probablemente ese niño no se convierta en violador, pero puede que se convierta en un juez que considere que una mujer que no resiste "con todas sus fuerzas" no es violada.

Cuando el Gobierno chileno alienta a los obreros a decir piropos a las mujeres en la calle, está significando: "Las mujeres están para regocijo de los hombres, aprovechen nomás, siéntanse libres de tratarlas como vaginas con patas, que para eso están".

Con semejantes mensajes que recibimos constantemente en todas las instancias de nuestras vidas, es lógico que tantos hombres se crean el derecho de usar a las mujeres para saciar sus más bajos instintos: total, están para eso. O sea, todos saben que las "violaciones perfectas" están mal. Pero ¿cuántos padres están convencidos de que levantar la pollera de una niña es una agresión que debe ser castigada? ¿Cuántos hombres entienden que insistir pesadamente hasta que la mujer ceda, se acerca peligrosamente a la definición de una violación?

La violencia de género parte del mismo sistema: la idea de que la mujer es propiedad del hombre y que ése tiene derecho de vida y de muerte sobre ella (y puede controlar su vida, su sexualidad, su cuerpo, sus amistades, etc.). En una sociedad igualitaria, es probable que persista la violencia de personas... violentas. Sean esas hombres o mujeres. Es muy probable que haya tantas mujeres golpeadas como hombres golpeados, pero esa violencia será el hecho de gente violenta o enferma. No del machismo.

Los machistas no son enfermos: son el producto de una sociedad contradictoria que, por un lado, condena la violencia sexual, y por el otro, la fomenta constantemente.
Por eso es que hay que cambiar al sistema en su totalidad, y no solamente curar sus síntomas.
Y por eso es que abrí este blog, para poder detectar el machismo en particular y el sexismo en general donde no pensábamos encontrarlos.

miércoles, 23 de enero de 2008

¿Cuál es el problema de las publicidades sexistas?

¿Por qué me quejo de las publicidades sexistas o estereotipadas? Muchos lectores me dicen que las empresas tienen todo el derecho del mundo a publicitar su marca como más les plazca, que a veces el target es cierto tipo de personas y no otras y que eso no es machismo, simplemente es marketing, etc. etc.

Retomando mi respuesta a un comentario en este blog: sí, cada uno es libre de dictaminar a quién va la publicidad. Pero ya se ha probado a qué punto las publicidades tienen influencia en la gente. Se imprimen directamente en el cerebro y llegan a modificar nuestra conducta. Eso está probado y, para los que realmente se interesan en el tema, les recomiendo mirar los dos videos de una conferencia llamada "Neuromarketing: cómo influye la publicidad en los procesos cerebrales", impartida por el doctor José Manuel Giménez Amaya, catedrático de Anatomía y Embriología de la Universidad Autónoma de Madrid.

El primer video se puede ver aquí y el segundo, aquí (cada uno dura más o menos una hora) (no me pregunten cómo lograron subir videos de casi una hora a You Tube, no lo sé).

Las publicidades son formadoras de tendencias y consciencias. El impacto de la publicidad en las mentes es enorme, mucho mayor del que podemos imaginar (no es como una película o un libro: el mensaje es repetido decenas de veces en un mismo día: eso no puede no tener consecuencias, sobre todo en los niños). Si eso no fuera así, las empresas no gastarían millones y millones de pesos, dólares, euros o yenes tratando de convencernos de comprar su producto.

Por lo tanto, considero que los publicitarios tienen un deber moral y ético de cuidar los mensajes que difunden e imprimen en el cerebro de la gente. Y cuando ese mensaje siempre es el mismo (estereotipado, machista, heterocentrado, falocentrado, etc.), considero que son responsables, en parte, de la perenidad del machismo en nuestra sociedad.

Para resumir, considero que las publicidades no son solamente un reflejo pasivo de la realidad de nuestra sociedad (argumento de los que dicen que la publicidad sólo muestra la realidad): también la forjan, la construyen, participan en la elaboración o en la perpetuación de esa realidad.

Y por eso es que me seguiré quejando de las publicidades que muestran estereotipos sexistas o son, directamente, machistas.

Punto aparte: ¿las publicidades reflejan realmente la realidad de la sociedad? ¿De verdad sólo las mujeres se ocupan de cambiar los pañales a los bebés? ¿Sólo las mujeres lavan los platos? ¿Sólo las mujeres limpian el baño y la cocina? ¿Sólo los hombres trabajan? ¿A las niñas sólo les gusta jugar a las muñecas y los varones a la guerra? No estoy tan segura... ¿No será hora de que los publicitarios empiecen a mirar alrededor suyo y percatarse de que la sociedad estereotipada que nos muestran está cambiando poco a poco? ¿No será hora de que hagan gala de un poco más de creatividad?

lunes, 21 de enero de 2008

Ama de casa

Esta publicidad ha sido citada también en el blog Sexismo publicitario. Creo que no hace falta hacer comentarios...




O bueno, sí, hace falta. Porque muchos me van a decir que es humor, segundo grado, que justamente se burla del estereotipo de las amas de casa, etc. Sí. Perfecto. Pero ¿cuál es el mensaje final de la publicidad? Que la mujer tiene doble trabajo: el trabajo y la casa. O sea, antes sólo era ama de casa. Ahora, es trabajadora y ama de casa. ¿Qué ha cambiado? Mucho: ahora la mujer gana su propia plata, puede ser independiente, y como todo saben, el trabajo dignifica. ¿Pero realmente han cambiado las cosas en el seno de la familia? No: la mujer es la que se sigue encargado de la casa, la limpieza, los chicos, "la comiiiiida".

Estoy esperando ansiosamente una publicidad que muestre a un hombre que, después de una intensa jornada de trabajo, llegue exhausto a su casa, y todavía piense en limpiar, planchar y en preparar "la comiiiida"...

jueves, 17 de enero de 2008

Jefe de familia

Una magnífica muestra de falocentrismo y de heterocentrismo:


Esta publicidad nos enseña un montón de cosas sobre las realidades de la vida:

1) "Vos" es el hombre, es decir, el jefe de familia, que tiene que cuidar no solamente a sus hijos, sino también a su mujer (y a su coche)
2) dentro de la familia, el que decide qué seguro tener es el hombre
3) la mujer es mantenida por el marido
4) una mujer no puede ser jefa de familia
5) un hombre homosexual no tiene ni coche ni familia (en todo caso, no les importa a los de ACA que un hombre homosexual pase vacaciones sin preocupaciones)

¿Qué les costaba poner: "Vos, tu pareja, los chicos y el auto"? Nada: era una diferencia de una sola letra. Pero evitar el falocentrismo y el heterocentrismo es una tarea demasiada ardua para los publicitarios.

PD: Pensándolo bien, también podría estar dirigida a una mujer homosexual, pero dudo mucho de que los creadores de esta publicidad hayan pensando en esa opción...


sábado, 12 de enero de 2008

Si quieren ganar un reproductor mp3, agredan a las mujeres en la calle

En relación a mi entrada sobre los piropos y su sexismo, una noticia increíble que me señaló una lectora de este blog: el Gobierno chileno y los sindicatos del sector de la construcción lanzan un concurso del mejor piropo.

El obrero chileno que encuentre el "mejor" piropo recibirá el título de "Señor de los Piropos" y ganará un fin de semana en la playa y un equipo de sonido. Los otros ganadores recibirán entradas para la temporada de piscina (donde podrán seguir agrediendo a las mujeres con la certeza de que ellas quieren más, y por qué no toquetearlas, ya que si exponen sus carnes, algo estarán buscando) y reproductores de mp3.

¿El colmo? Los organizadores han dispuesto a un equipo de "hermosas" promotoras para que visiten distintas obras e incentiven a los trabajadores.

Los ganadores se darán a conocer el 19 de enero en un acto público en el marco de una campaña... "para la prevención de accidentes de la construcción".

No, no es joda. ¿Qué tiene que ver la agresión sexual con la prevención de accidentes de la construcción? No se sabe muy bien. Pero parece que agredir a las mujeres sirve para que estos señores tengan menos accidentes... Cuánto nos alegramos...

Ahora, institucionalizan, alientan, premian la agresión sexual verbal... Increíble... ¿Las mujeres que quieren poder pasear tranquilas por la calle sin sentirse una vagina con patas? Que se jodan. Como siempre, bah... Sólo que ahora el Gobierno chileno apoya esas agresiones...

Esta es la mejor prueba de que una mujer presidenta no es ninguna garantía de que se luche más eficazmente contra el machismo...


viernes, 11 de enero de 2008

La comehombres

Pequeña revolución en Francia: el presidente Nicolas Sarkozy y la modelo y cantante Carla Bruni se van a casar. Perdón: el presidente Nicolas Sarkozy y la comehombres Carla Bruni se van a casar.

Porque Carla Bruni es una comehombres. La prensa del mundo entero se regocija con ese término y no deja de pasar lista de sus ex amantes: Mick Jagger, Kevin Costner, Eric Clapton, Donald Trump, Vincent Perez, etc. etc.

¿¿¿Y???

Por ser mujer, se le dice comehombres. Me imagino que muchos se morderán la lengua para no decirle puta.

¿Y Sarkozy? Blanco como nieve, claro. Su ex esposa lo acusa de ser mujeriego, pero ¿a quién le importa? Un hombre mujeriego es un Don Juan, un seductor, un winner. Una mujer que tuvo muchos amantes es una comehombres... Y el término no deja de ser despreciativo, por supuesto.

Hay cosas que no cambian...

miércoles, 2 de enero de 2008

Larga vida al machismo

Ayer recibí un comentario a mi última entrada. Comentario que no aprobé, por supuesto, porque no quiero que ese espacio se convierta en un espacio de odio y discriminaciones. Y porque soy la dueña del lugar y no dejo que cualquiera ensucie mi casa.

Pero vale la pena compartirlo, en realidad. El comentario (enviado como "anónimo", claro: agredir, siempre, dar la cara, jamás) es el siguiente:
mmmmmmmmm me gustan las perras salvajes. diosa!.
No te das cuenta las pelotudeces que escribis?
Me parece sintomático del típico machista que quiere conservar el poder que le queda: el de tratar a las mujeres como un pedazo de carne a su disposición. Estoy explicando a qué punto es desagradable, agresivo, y a veces aterrador que los hombres nos digan cosas en la calle, y su reacción es descalificar mi palabra: "Es una pelotudez" (dicho sea de paso: me saco el sombrero ante semejante nivel de reflexión y argumentación).

¿Cuestionar sus propias actitudes? ¿Empezar a pensar acerca de si lo que hacen esos hombres está bien? ¿Tratar de que las acciones de uno molesten lo menos posible a los otros? ¿Cuestionarse a sí mismo? ¿Cuestionar cosas que nos parecían obvias? ¿Aceptar que uno puede estar equivocado?

Jamás.
Eso para los débiles. Para las mujeres o para los trolos.
Los hombres de verdad no cuestionan sus actitudes. Siempre tienen razón. Y más si la persona que está insinuando que están equivocados es una mujer.

El machismo, como ven, todavía tiene asegurados unos cuantos siglos de vida gracias a personas como ese valiente "anónimo".


martes, 1 de enero de 2008

¡Feliz 2008!

1 de enero de 2008, regreso a pie a mi casa (13 cuadras) de la fiesta en la que me encontraba, porque no encuentro taxi y los colectivos están tardando muchísimo. Balance de ese camino a casa:
  • 5 hombres en la calle me hicieron algún comentario, que iba desde: "qué hermosa" hasta "chupámela" pasando por "asesina" (ganas tremendas de matar para que al menos ese tipo no mintiera)
  • 2 autos se pararon al lado mío para proponerme llevarme, con intenciones obvias (cagada de miedo a que me llevaran a la fuerza)
  • 1 tipo en bicicleta se subió a la vereda y me siguió durante media cuadra diciéndome todo lo bueno (para él) que estaría estar en una cama conmigo, hasta que le empecé a gritar de todo
  • 2 porteros me hicieron algún tipo de comentario sexual
Llegó el 2008, pero la calle sigue siendo de los hombres.

La primera persona que me diga que me debería poner contenta porque me dicen cosas en la calle, le rompo los dientes uno a uno.

Mi sueño para 2008: algún día tener el coraje de agarrar a uno de esos tipos de los huevos, apretar lo más fuerte posible hasta dejarlo estéril, que me pida perdón de rodillas y que me jure que nunca más volverá a molestar a una mujer en la calle (ni en ningún otro lado).

¿Estoy violenta? ¿Qué les parece después de semejante recibimiento del año?