lunes, 22 de marzo de 2010

50.000

Es el número de visitas que mi blog ha recibido desde su nacimiento, hace casi dos años y medio. Sé que en comparación con otros blogs, que reciben esta cantidad de visitas por semana o incluso por día, no es nada, pero yo estoy más que satisfecha, sabiendo, por un lado, que el tema de mi blog no es para nada popular ni demagogo, y por el otro, que su crecimiento es exponencial (la mitad de las visitas fueron en los últimos seis meses).
El o la visitadora nº 50.000 se conectó desde Buenos Aires este domingo a las 21h04 y su servidor era Telecom, así que si alguien se reconoce, se hace acreedor-a de... ¡todo mi reconocimiento!

Quiero aprovechar la ocasión, justamente, para agradecer a todxs y cada unx de ustedes por leerme, dejar comentarios, y hacer que este espacio sea dinámico y plural.

Mi meta, desde el inicio, ha sido simplemente concientizar a la gente, abrirles los ojos sobre la realidad del sexismo en la vida cotidiana. Es un viaje sin retorno: quien se da cuenta de que vivimos en un mundo sexista no puede volver para atrás. A veces, a mí me gustaría volver a cerrar los ojos, Pero es imposible. El panorama no es muy lindo, pero cada cual puede, con su granito de arena, modificar las cosas en pos de la igualdad de género.

Esta es, en todo caso, mi loca esperanza.

PD: Si quieren dar un empujón más al blog, también pueden votar por él aquí y adherirse a la página en Facebook creada recientemente.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo supe de la existencia de este blog a través de Facebook, cuando me uni a un grupo llamado "Odio que usen el feminismo como antónimo de machismo!", una persona que había expuesto una opinión recomendó este blog...
En hora buena porque se lo hice leer a varias personas.
Saludos, Tatiana :)

Fernando dijo...

Enhorawena Basta! todo un logro!

Me alegro mucho, sobre todo por el esfuerzo y el trabajo tan valioso que realizas.
Esa "meta" que te has propuesto es digna de admirar y espero que consigas muchos propositos con lo que haces.

Aquí, en tu misma barricada, al otro lado del oceano, me encuentro yo luchando contra toda desigualdad que me vaya encontrando en mi vida cotidiana.

Yo encontré este blog, viendo la dirección en la firma de una persona que posteaba en un foro... y weno... me considero un pokillo curioso... jeje... así que me metí y descubrí, este magnifico sitio.

Salud

Divina de la muerte dijo...

Basta, ¡cuánto aprendemos contigo! Que no decaiga el blog y el ánimo...estamos contigo y nos re-encantas :)

vickys-térica dijo...

A mi me lo recomendó una amiga. Recuerdo que cuando empecé a leerlo por primera vez era medianoche y yo pretendía irme a dormir prontamente pero primero decidí echarle un vistazo al blog... cuando despegué mi vista eran las 4:30 am... al día siguiente andaba zombie en mi trabajo ¡jajajajaja! pero valió la pena. Gracias por el blog y por tus inteligentes entradas, mi visión del mundo respecto al sexismo dió un giro radical. Muchos saludos!

l'amour dijo...

y dicen los políticos que hay temas más importantes, como la contaminación, que afecta a "todos"

Criatura Fantástica dijo...

Felicitacionesssssssss!!! Y que sigan los éxitos!!!

Ser Filosofista dijo...

Yo te leo siempre. Mi blog cambió de giro porque el mío nadie lo lee :p

Felicidades mujer, te admiro un montón y lo sabes.

irene dijo...

Siempre te leo, es verdad, este blog te cambia la manera de ver el mundo!

Rosa Sanchis dijo...

Felizmente he llegado hasta aquí buscando una foto sobre la paridad en lo doméstico. Te felicito y te enlazo con mi blog. Saludos desde Valencia (España)

Jordi dijo...

Filicidades por el blog.
Has conseguido que algunos hombres nos enganchemos, a ver si poco a poco somos más.
Besos.

Anónimo dijo...

Yo llegué buscando pornografía, y ahora me quedo a ver si me puedo concientizar sobre el sexismo (o mejor dicho el masculisnismo) que azota al mundo como un pene erecto lo haría sobre el tortero de una niña mala.
Aspiro a ser una masa aforma asexuada, así me extirpo el género (me saco el demonio que esclaviza a la humanidad desde sus orígenes patriarcales), y me quedo emasculado al borde de aquel territorio misterioso y sabio que es la feminidad.