sábado, 27 de marzo de 2010

Lo otro

Ser mujer sigue siendo una característica aparte. El otro día, el diario La Nación titulaba: "Se fue el nº2 de Stornelli y lo reemplaza una mujer".

¿Se imaginan el mismo título al revés? "Se fue Mercedes Marcó del Pont y la reemplaza un hombre".

Tampoco se podría imaginar como título: "Un hombre se convierte en presidente de Costa Rica".

Sería impensable. ¿Por qué? Porque ser hombre no es una característica: es lo que se espera de las personas con cargos gerenciales o con cualquier tipo de responsabilidades o incluso en la vida cotidiana.

Lo normal es que sea un hombre. Lo masculino es lo genérico, lo general, lo que está por default.

Un ejemplo que cité en otra entrada: el antropólogo francés Claude Lévi-Strauss un día escribió: "Todo el pueblo se fue al día siguiente en unas treinta pirogas, dejándonos solos con las mujeres y los niños en casas abandonadas".

"Todo el pueblo" debería referirse, lógicamente, a la totalidad de lxs habitantes del pueblo, varones y mujeres. Pero en realidad, con "todo el pueblo", Lévi-Strauss quería hablar únicamente de los varones adultos. Las mujeres y los niños no forman parte de "todo el pueblo": están aparte. Y lo peor es que la inmensa mayoría de la gente, al leer esa frase, entiende perfectamente que "todo el pueblo" son, en realidad, únicamente los varones. Nadie se pone a pensar: "¿Cómo? ¿No había dicho que todo el pueblo se había ido? ¿Qué hacen allí las mujeres?"

La mujer sigue siendo lo otro, el satélite, lo anecdótico, lo secundario. La feminista francesa Simone de Beauvoir lo explicó mejor que nadie (¡en 1949!) en El Segundo Sexo (título más que explícito): la mujer "se determina y se diferencia en relación al hombre y no en relación a lo que ella misma es; ella es lo inesencial frente a lo esencial. Él es el sujeto, el absoluto: ella es “lo otro”".

De hecho, para iniciarse al feminismo (luego han surgido textos mucho más modernos, por supuesto), recomiendo enfáticamente la lectura de El Segundo Sexo, de Simone de Beauvoir. Supongo que muchas mujeres dirán que se equivocó al demonizar la maternidad y mostrarla como una alienación para las mujeres, pero es que lo era (y lo sigue siendo en gran medida) a partir del momento en que se asignaba únicamente a la mujer el papel de criadora, relegándola a la esfera doméstica, mientras los hombres monopolizaban los lugares de poder.

Entonces, El Segundo Sexo son dos tomos largos (como mil páginas) y engorrosos, algo anticuados en su enfoque, pero que tienen conceptos que, a mi entender, siguen teniendo plena vigencia. Lamentablemente.

10 comentarios:

mL dijo...

una gran experiencia en mi vida fue leer el segundo sexo. Creo que todas las mujeres deberiamos leerlo alguna vez. Ojala llegue el dia en que generaciones futuras lo lean como un texto antiguo y que todo lo que menciona como verdades establecidas se conviertan en costumbres del pasado.

Bandida dijo...

cuanta verdad hay en tus palabras, me encanta leerte

Romina dijo...

Me hiciste acordar al cuadro "El matrimonio Arnolfini", lleno de simbolismos de la época: la luz=pureza FEMENINA, la mujer vestida como VIRGEN y sosteniendo su ropa da la sensación de estar embarazada (que no lo está)= FERTILIDAD. Los zapatos que se ven en primer plano son los del marido, destinado a trabajar fuera, a ver el mundo (era mercader), y los de ella, al fondo, al lado de la cama, símbolo de que su trabajo estaba en cuidar la casa y a los posibles niños....

http://smpowers80.files.wordpress.com/2010/02/arnolfini.jpg

Básicamente había que ser pura, buena, santa y fértil, claro... Y digamos que del siglo XV al XXI mucha diferencia en ese sentido no hay, aunque las faldas se hayan acortado y la tanga se haya hecho popular en los medios... Seguimos siendo objetos destinados a satisfacer las necesidades de la sociedad machista........

Eso de ser "lo otro" tiene que ver con que tradicionalmente a las mujeres se nos relegó al hogar y al cuidado de los niños (como el ejemplo del cuadro, del siglo XV), y estas cosas siguen existiendo a un nivel tan popular, que muchas mujeres no se dan ni cuenta de lo que significa. El hombre sigue teniendo esa imagen social de ser el "jefe de familia", el que tiene que conseguir el dinero, el que trabaja afuera y el que ve mundo. La mujer, en cambio, sigue siendo vista (y muchas veces se ven a sí mismas, y no hablo de abuelas, sino de gente de 25-30 años) como la que se encarga de las tareas domésticas y los pibes, sumado a que además tiene que trabajar...

Una anécdota curiosa: me acuerdo que hace algunos años, el servicio del agua o del gas estaba a nombre de mis padres, y cuando llegaba la factura llegaba así: Señor "Carlos Gómez" y OTRA. Adivinen quien era esa OTRA... Increíble pero real...

Un abrazo.

Mariel dijo...

Yo estoy leyendolo :P

Tengo para rato -sobre todo ahora que empezó la facultad-, pero me va encantando.

Y si, creo que sigue -en mucho- aun vigente.

Anónimo dijo...

Este fue basicamente un repost...

Te pregunto:
No podes entender que habemos mujeres a las que nos gusta la maternidad, que nuestra realizacion personal no pasa por trabajar de lunes a viernes 50 hs para despues gastar la ganado en unas vacaciones o una cartera?

Por que la gente tiene que entender que lo que haces y pensas es un axioma?

Por que tanto resentimiento hacia la sociedad y en particular a los hombres?

Vani B.

Fernando dijo...

La semana pasada descubrí a esta magnifica autora, Simone de Beauvoir. Me encantó haberla descubierto, vi muy interesante su vida y obra.

Pude comprobar que tiene un campo muy abierto en sus escritos, de éstos descarto las novelas y el teatro, ya que no me gusta esta clase de lectura, pero sus ensayos tanto politicos, sociales y filosóficos... me los quedo!! jeje!

Me descargué todos sus ensayos:

- Para qué la acción (1944)
- Para una moral de la ambigüedad (1947)
- El existencialismo y la sabiduría popular (1948)
- El segundo sexo (1949)
- El pensamiento político de la derecha (1955)
- La larga marcha (Ensayo sobre China) (1957)
- La vejez (1970)

No se si estarán todos los ensayos, creo que si, pero estos son los que encontré en PDF por internet... no está la economía para consumir mucho... jeje!

De casualidad empecé a leer la semana pasada el libro que citais, El Segundo Sexo. Fue el título que más me llamó la atención, por eso empecé con ese. Y weno... que decir... que demomento lo que llevo leido me encanta... es un libro que me llena bastante y me identifica mucho. Espero que siga así hasta el final de sus paginas.

Os agradecería mucho que me informarais de alguna autora/or que trate sobre este movimiento, aparte de Simone de Beauvoir, y que tenga libros que me puedan dar una visión más amplia sobre el feminismo. Gracias

Salud

Romina dijo...

El post no habla de las mujeres a las que les gusta la maternidad y deciden quedarse en casa a cuidar a los chicos, sino que se trata de que la sociedad en su conjunto impone a la mujer esa tarea por el hecho de ser mujer. Eso se ve en la familia, que desde que tenés 15 empiezan: tenés novio? cuando te casás? cuando vas a tener un bebé? Creo que a todas nos ha pasado tener familiares o conocidos de ese tipo, y por lo menos a mí me molestan esas intromisiones en mi vida personal. En la tele, en la publicidad se ven anuncios de productos de limpieza donde aparecen mujeres, y los que tienen que ver con los chicos también. Es muy raro ver alguno de hombres.
La imposición socio-cultural y familiar es lo que se critica, no una decisión pura y exclusivamente personal.

l'amour dijo...

pobres, estám retrasados culturalmente, o sea mejor que descubran el fuego

Fernando dijo...

Vani B.:
“No podes entender que habemos mujeres a las que nos gusta la maternidad, que nuestra realizacion personal no pasa por trabajar de lunes a viernes 50 hs para despues gastar la ganado en unas vacaciones o una cartera?”

Vani B., no se está generalizando, nunca se generaliza. Claro que se entiende que haya mujeres, que, como tu, les gusta lo que dices en tu anterior párrafo.
Pero piensa que alomejor a ti te gusta todo lo que dices por que nunca lo has visto como obligación, como deber, nunca has sentido que ser mujer sea casarse, tener hijxs, cuidar de ellxs y ser ama de casa, no te sientes reprimida... si tu eso lo haces por tu porpio placer, por que tienes esa posibilidad aparte de OTRAS y por que te hace sentir la realización máxima como mujer, pues perfecto.

Ahora... entiendes tu que existen mujeres que hacen todo lo que tu haces por placer, pero lo hacen reprimidas o por que no les queda más remedio??
Puedes entender eso?? Es en estos casos por los que se habla, no por tu caso.
Por que tanta INDIFERENCIA??
Por que esa falta de SOLIDARIDAD??

Cuando una persona tiene su parte de bienestar, se olvida del bienestar de las demas personas que no tienen la misma “suerte” o las mismas posibilidades.

Y alomejor Vani B. puedas decir que lo que tu haces, lo haces por que tu de verdad quieres, pero te hago una preguntilla:

Te has preguntado alguna vez o te has interesado alguna vez en ir más allá... en el porque de las cosas... el por que de ese “instinto maternal” del que hablas, o el por que de sentirte realizada siendo madre, ama de casa o similares...??

Hazte la pregunta Vani, y resuelvela... alomejor, quien sabe, descubres otras posturas u otras posibilidades, que te hacen ver que eso te lo va inculcando, o te lo ha inculcado el paso por la vida entre la sociedad y las tradiciones.

Puede que no sea tu caso, o que no sientas la necesidad de hacerte esa pregunta... weno... por eso existe la gente CONFORMISTA y la INDIFERENCIA.

Vani B.:
“Por que tanto resentimiento hacia la sociedad y en particular a los hombres?”

Compañera... he leido y releido de arriba a abajo todas las entradas de este blog, y te puedo decir que yo no he visto ningún tipo de resentimiento por parte de la autora del blog, hacia la sociedad o hacia los hombres en sí...
Yo creo que el resentimiento es con el SEXISMO y MACHISMO de una vida cotidiana cualquiera.
Nadie tiene la culpa de que las personas que son más sexistas o machistas sean hombres... también hay mujeres por ahí, pero en menos cantidad. Es la realidad.
Y hay gente que no ve esa realidad, por lo que sea... pero no la ve.

Y yo creo que este blog está hecho, aparte de para un desahogo propio, para abrir un poco los ojos y ver esa realidad. Para que esa INDIFERENCIA desaparezca un poco y la gente más convencional y más manipulable tenga otras posturas distintas a las que hay.

Si a ti desde que naces te estan todo el día recordando que tu de mayor vas a ser madre o vas a cuidar a tus hijos o vas a llevar tu casa... lo más seguro es que si eres una persona conformista e indiferente, de mayor hagas eso que te han inculcado.

Pero claro... como es normal en esta vida, yo que no me conformo con nada, pues soy el que "voy en contra de la sociedad" y el malo de la pelicula... por mi INCONFORMISMO...

Entiende tu Vani B., que existan personas que no se conformen con lo mismo que tu. Ya sea por lo que sea.

Y yo, por ejemplo, sin ser mujer, no puedo ver la represión que existe aún en algunos casos sexistas o machistas. Pero eso no quiere decir que vaya despotricando sobre la gente que haga por placer algo que yo lo tenga que hacer reprimido.

Salud

Jordi dijo...

La mujer, para el hombre, aparece muchas veces como un ser misterioso, extraño, caprichoso, diferente, imprevisible, hasta límites insospechados.
La mujer les parece a muchos hombres ontológicamente distinta. Por eso hablan de ellas en tercera persona. Les parece imposible comprenderlas, hacer el esfuerzo de ponerse en su piel. Son como una especie aparte. Su belleza les inspira desconfianza a la vez que atracción. Y eso se deja notar fuertemente, los hombres respiramos desde que nacemos la diferencia entre sexos como algo inamovible, eterno... cuando en realidad es algo artificioso y cultural, eminentemente patriarcal.
Debemos hacer el esfuerzo de romper con esos prejuicios y pararnos a pensar.
Saludos.