domingo, 19 de diciembre de 2010

Quejarse de algo... pero defenderlo a morir

Por lo general, las personas que critican el feminismo y acusan a las feministas de odiar a los hombres (sin tomar en cuenta que hay varones feministas), son las mismas que se quejan del sexo "opuesto".

Pongo un ejemplo: un hombre se queja de que las mujeres, según él, busquen como pareja a hombres "de verdad", bien machos, bien viriles, y descarten a los hombres tiernos y dulces que ellas caratulan como "amigos".

Esto lo he escuchado miles de veces en muchos lugares y circunstancias.

Pues bien. Este hombre es el mismo que decreta que las feministas odian a los hombres y que las acusa de querer que seamos "todos iguales", cuando, según él, los hombres deben ser bien hombres y las mujeres, mujeres.

Ahora, ¿qué quiere decir que los hombres deben ser hombres y las mujeres, mujeres? Pues cuando lo pregunto, me contestan que los hombres son viriles, activos, saben leer un mapa y manejar pero no pueden encontrar un frasco de mayonesa en la heladera y no pueden hacer dos cosas a la vez (aunque esto difiere según la gente, algunos creen que son las mujeres las que no pueden hacer dos cosas a la vez), y que las mujeres son dulces, pacientes, sensibles, no tiene habilidades con el espacio pero sí son buenas comunicadoras.

Todo esto implica también otras cosas, según ellos: que las mujeres buscan la protección de un hombre, buscan que sea el proveedor del hogar. Y los hombres, buscan mujeres que los atraigan físicamente, sean dulces y sumisas.

El tema es el siguiente: las personas que critican al feminismo reivindican todo eso que estoy diciendo. Pero a la vez, critican al otro sexo por ser precisamente como... esperan que lo sea.

Muchos hombres se quejan de que las mujeres sólo se fijen en hombres fuertes, viriles, machos. Y muchas mujeres se quejan de que los hombres sólo se fijen en las mujeres con buen culo y que no abra demasiado la boca.

En el medio de todo eso, está el feminismo. ¿Qué dice el feminismo? Que no debemos encasillar a la gente según su sexo. Que no todos los hombres son de una manera, y no todas las mujeres son de otra. Que todos somos distintos como individuos, más allá del sexo o el color de la piel. Que los hombres no deben ser necesariamente los proveedores del hogar, y las mujeres no deben ser necesariamente madres abnegadas y esposas lindas y dulces.

O sea, el feminismo viene a reconciliar a los sexos, con una crítica del sistema que opone a los sexos. Y sin embargo, aquí tenemos a la mayoría de los hombres y de las mujeres, unidos en su rechazo del feminismo, o sea, en su rechazo de que cambien las cosas que ellos mismos critican.

¿No es un poco contradictorio?

Yo creo que sí, efectivamente, muchas mujeres buscan proveedores del hogar y hombres protectores. ¿Por qué? Pues precisamente por la educación sexista que recibieron: los cuentos sexistas que les dicen que tienen que esperar un príncipe azul que las rescaten de la mala madrastra y que las protejan. Los juguetes repartidos de manera sexista: muñecas y set de maquillaje para preparar a las niñas a ser madres y seductoras; armas y pelota de fútbol para preparar a los niños a ser guerreros y viriles. La televisión, que propaga ideas sexistas. Las publicidades, que no solamente las propaga, sino que las promueve. La escuela, en que todavía hoy se dividen las clases y las actividades de acuerdo al sexo del alumno. Y un sinfín de etcéteras.

El feminismo dice: basta de segregar por sexo, basta de educar de esta manera, demos a los niños la posibilidad real de elegir cómo quieren ser, no impongamos características desde que nacen de acuerdo a si son niña o niño. No pongamos en la cabeza de las nenas que su príncipe azul vendrá a rescatarlas y protegerlas. No pongamos en la cabeza de los nenes que deberán ser los proveedores del hogar. Eduquemos en igualdad. Cambiemos las cosas.

Y ahí saltan la mayoría de los hombres y de las mujeres que critican al otro sexo por actuar de manera sexista... a defender el sistema sexista con uñas y dientes (e insultos y agresiones). A acusar al feminismo de querer que todos seamos iguales, sin respetar las diferencias, cuando el que encasilla y encierra a la gente en roles predeterminados es precisamente el sistema sexista; cuando las personas feministas quieren, precisamente, rescatar la individualidad de cada persona.

Y acusan al feminismo de fomentar una guerra entre los sexos, cuando el que opone a los sexos entre sí es el sistema sexista. No el feminismo.

Y así es como la mayoría de la gente que se queja del otro sexo, no se da cuenta de que en realidad se queja de que el otro sexo sea así a causa precisamente del sistema sexista. Dicho de otra manera, no se dan cuenta de que en realidad les molesta el sistema sexista. Tanto como a mí. Pero en lugar de unirse a la lucha antisexista, defienden el sistema sexista a muerte.

Es un círculo vicioso, porque los hombres que se quejan de que las mujeres sólo busquen proveedores del hogar buscan solamente entre las mujeres... que buscan proveedores del hogar. Ellos mismos no son conscientes de que también responden a mandatos sociales de tener que buscar mujeres lindas ante todo. No buscan mujeres inteligentes, independientes, fuertes, con carácter, favorables a la igualdad de género y, por lo tanto, en contra de los estereotipos sexistas impuestos por la sociedad, en una palabra, feministas.

Mis amigas, que por supuesto tienen consciencia de género, no buscaron proveedores del hogar, sino compañeros de vida, hombres confiables, sinceros, igualitarios. Mis propias parejas, excepto el último, que considero haber sido un tremendo error de diagnóstico y de puntería de mi parte, han sido hombres sensibles, cariñosos, que no respondían a estereotipos machistas.

Es un 
Mostrar a las personas que se quejan del otro sexo que el sexismo es la causa de muchos de sus males, de muchas de sus quejas, de muchas de las oposiciones entre los sexos, de muchos de los malentendidos y enfrentamientos, es la meta del feminismo en general, y de este blog en particular.
.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Se puede decir más alto pero no más claro.

¡Perfecto!

Las ideas claras y el chocolate espeso.

Besos.Kuxille

Gimena dijo...

Creo que la labor docente es importantísima en este ámbito, pero me pregunto: ¿cuánto durará el proceso de igualación mientras siga existiendo una mayoría abrumadora de educadores sexistas? ¿cuántas personas seguirán dando la espalda o uniéndose a la discriminación que sufrimos tantas mujeres día a día por el hecho de ser bellas? ¿cuándo dejarán de existir prendas de vestir confeccionadas para cada sexo? ¿cuándo dejará de existir una publicidad tan agresiva con el género femenino y l@s homosexuales? etc. La verdad es que estoy harta del sexismo que mujeres y hombres inculcan a sus hij@s. Es lamentable observar la discriminación que existe hacia las niñas por parte de sus compañeros en colegios y calles debido a las características físicas que poseen. Me gustaría que padres y madres lectoras de este blog, tomaran consciencia del daño que causan gracias a sus actos y enseñanzas contraproducentes. Lo más seguro es que niñas y niños discriminados por sus pares se revelen contra el sexo opuesto de la peor manera, como ha sucedido con personas que conozco.
¡Feminismo es igualdad de derechos, caramba! ¡Quien no es feminista no valora por igual a su hijo que a su hija!

Saludos.

Enrique dijo...

Basta:

Genial entrada.

Kuxille:

Me lo has quitado de la boca, jeje.

Gimena:

Rara vez (rarísima, mejor dicho) he escuchado decir a alguien que la labor docente es muy importante. :)

Aquí en España, muy raro es llegar a ver a alguien que te diga que sabe qué es un pedagogo o una pedagoga. Cuando digo que estudio pedagogía, muchísimas personas confunden este trabajo con la Podología, y algunas otras me han dicho que si les iba a dar un masaje.

-.-

Saludos.

Saludos.

bastadesexismo dijo...

Enrique, mi debilidad son los masajes, así que yo no estaría en contra.

Hachi dijo...

Hola Basta!
me encanta tu blog.. lo leo desde hace mucho tiempo..

esta paradoja es en la que pienso Diariamente.. hace poco mi madre me "pillo" leyendo esto.. y dijo que tu segurmanente eras una "lesbiana amargada"
y le mostre la parte donde dice "quien eres y para que es este blog"
y solo se ofendio mas...

primero.. no se porque tienen que decir que todas las feministas son lesbianas y mas encima que eso las hace amargadas.. ._.
siendo sincera.. no creo que las personas ya.. de avanzada edad.. entiendan algo como esto.. pero anhelo y es mi esperanza que generaciones futuras abran los ojos

Enrique dijo...

Modestia aparte, según me dicen, se me dan bien. xD

Federico dijo...

Mira vos...Estabamos frente a la filosofia salvadora, iluminista, renovadora y clarificadora de la historia de la humanidad y no nos habiamos dado cuenta....

Todos los dias se aprende algo nuevo che...jajaja

Saludos...

adília dijo...

Frederico
Você está a troçar mas sempre lhe digo que não sei se o feminismo é uma ideologia salvadora, todavia sei que é uma ideologia revolucionária e por isso provoca tanto medo a si e a muito boa genta.
saudações adília

Sil dijo...

Gracias a este blog y a muchas otras lecturas que estuve y estoy haciendo, empece a notar y cambiar las actitudes sexistas. No puedo estar más de acuerdo con la entrada... solo agregar que, como buena geógrafa, me siento muy cómoda en el espacio! :)

mL dijo...

si..la vida misma.
Me robo las palabras de Gimena para ponerlas como frase inspiradora en mi blog "¡Feminismo es igualdad de derechos, caramba! ¡Quien no es feminista no valora por igual a su hijo que a su hija!"
Puedo?

Gimena dijo...

mL:

Claro que sí, ;)

Anónimo dijo...

que brava/o eres !saludos de lisboa. el texto está estupendo.me identifico con el a 100%.

bastadesexismo dijo...

Muchas gracias por todos los comentarios.

Ahora, me parece notable que los "críticos" de siempre de este blog, los recalcitrantes eternos del antisexismo que sé que leen asiduamente mis textos (vaya unx a saber por qué) no hayan dicho ni mú en esta entrada...

¿Será que no tienen argumentos en contra? ¿Será que sólo vienen a bardear?

Asterix dijo...

@Basta

Dime si soy uno de estos recalcitrantes, porque visto lo que me dijo Kxll el otro día es difícil no darse por aludido ahora.

Si ése es el caso, sólo tienes que decirme que abandone el blog y no molestaré más.

bastadesexismo dijo...

No, Asterix, aunque muuuuuuuuuuuchas veces difiere con vos, no pensaba en vos cuando mencioné a los recalcitrantes.

Asterix dijo...

Gracias Basta. Me alegro de que sea así. Te pido disculpas por haber dudado, siempre me has tratado con respeto.