jueves, 6 de enero de 2011

¿Qué es el sexismo? ¿Por qué lo veo en todos lados?

Poca gente sabe a qué me refiero cuando hablo de sexismo, sistema sexista, personas sexistas.

Muchas personas creen que el machismo es, simplemente, pensar que los hombres son superiores a las mujeres, que machistas son los hombres golpeadores y los violadores, y punto final.

Entonces, claro, dicen: "Yo no soy machista porque no soy golpeador ni violador, vos ves machismo en todos lados, estás paranóica, si decís que los hombres son machistas es porque ves en todo hombre un violador en potencia".

Entonces, aclaremos (y recomiendo enfáticamente la lectura de los enlaces que doy, para una mejor comprensión de lo que explico).

Primero, nunca dije que "los hombres" son machistas. Algunos hombres lo son. Algunas mujeres también. No todos. No todas. Aunque sí la mayoría, a mi entender, es cierto (la mayoría de los hombres Y la mayoría de las mujeres, aclaro).

Luego, al término "machismo", prefiero la palabra "sexismo".

Sigamos. ¿Qué es, entonces, el sexismo? ¿Por qué digo que la mayoría de las personas, hombres y mujeres, son sexistas? 

Explicado de manera muy simplificada, el sexismo es la diferenciación de la gente en dos sexos bien distintos entre sí, a los que se atribuye cualidades o defectos bien determinados. Es la idea de que lo biológico determina lo psicológico: tenés pito, entonces te tienen que gustar tal y cual cosa y actuar de tal o cual manera. Tenés vulva (aunque por lo general no dicen "tenés vulva" sino "no tenés pito"), entonces te tienen que gustar esas otras cosas y actuar de esas otras maneras.

Si en lugar de "sexismo", hablo de "racismo", se entiende mejor. El racismo es considerar que la especie humana está dividida en varias razas (raza negra, raza blanca, etc.), y atribuir a cada raza cualidades o defectos determinados. Muchas veces, se extiende no sólo a razas, sino a orígenes étnicos: los negros son tontos, los judíos son ávaros, los argentinos son ladrones, los franceses huelen mal, etc. etc. No hace falta decir "hay que matar a todos los negros" para ser racista. El solo hecho de considerar que todos los negros son de tal o cual manera por esencia (aunque sea algo positivo), y de hacer ese tipo de diferenciación, de discriminación entre los tipos de piel, ya muestra un racismo larvado, subterráneo, pero presente, en el que se cree que el color de la piel o el origen étnico provocan que la gente sea de tal o cual manera por esencia.

Tampoco hace falta decir: "los judíos a los campos" para ser antisemita. El antisemitismo empieza cuando se dice: "los judíos sólo piensan en el dinero" o "los judíos son todos ávaros", porque se generalizan cualidades o defectos de algunos individuos a todos los miembros de un grupo, sin tomar en cuenta la individualidad de cada uno.

Con el sexismo, pasa algo similar, sólo que se divide la humanidad en dos: todos los hombres por un lado, todas las mujeres por el otro. Y se atribuye a cada grupo cualidades y defectos particulares: los hombres son violentos, las mujeres son dulces; los hombres son buenos en matemáticas, las mujeres son buenas comunicadoras; los hombres saben leer un mapa, las mujeres saben ocuparse de los bebés; los hombres cambian las ruedas de un auto, las mujeres cambian los pañales, etc.

Eso es sexismo, es decir, diferenciar por sexo (también llamado esencialismo: pensar que la gente es así o asá por esencia). O dicho de otra manera, discriminar por sexo.

¿En qué es malo eso?

Bueno, el hecho de pensar de esa manera binaria puede llevar a discriminaciones más problemáticas. Por ejemplo, si la persona es jefa de empresa y tiene que elegir entre dos candidatos: lo más probable es que se deje guiar por esas creencias estereotipadas sobre los sexos, y entre dos candidatos basará su elección en el sexo de la persona candidata y no en sus capacidades reales. Por ejemplo, para un trabajo en un jardín de infantes, elegirá de prepo a la mujer, sin siquiera tomarse la molestia de verificar si el hombre es mejor calificado o con mejores calidades para ese puesto. Lo mismo, para un puesto en que se necesite liderazgo, elegirá al hombre, más allá de las competencias reales y las posibilidades de cada uno.

O sea, el hecho de pensar que el sexo tiene necesariamente una influencia en el comportamiento y, sobre todo, tiene siempre el mismo tipo de influencia, puede llevar a acciones discriminatorias.

¿Quién es sexista?

Bueno, como dije, casi todos. No por maldad, no de manera voluntaria. No es que la gente se levanta un día y piensa: "OK, hoy voy a ser sexista porque soy una persona muy muy jodida".

Es el sistema el que es sexista y que hace que los individuos lo seamos también. Nacemos en ese sistema, somos criados en ese sistema, y no podemos ni criticarlo ni cuestionarlo por la buena y simple razón que  la mayoría de nosotrxs no nos percatamos de su existencia: creemos que esas cualidades y defectos atribuidos a cada sexo son naturales, están en la esencia de lo que es el "ser hombre" o el "ser mujer". Ni cuestionamos esas atribuciones, y nos asusta que alguien venga y diga: "Cuidado, las cosas no son así por esencia, no son así por naturaleza, nos lo imponen cultural, socialmente", porque entonces es todo nuestro sistema que se desmorona, y tenemos que volver a pensar de cero la humanidad. Entiendo que eso asuste, y que la gente lo rechace.

Entonces, el sexismo no es solamente violencia conyugal o violaciones. El sexismo es, también, privilegiar a una mujer en un puesto en un jardín de infantes por el solo hecho de ser mujer, sin siquiera ver las calificaciones de un eventual candidato varón.

Sexismo es decir a un niño que no llore porque eso es de niña.

Sexismo es regalar sistemáticamente muñecas a las nenas y juguetes viriles a los varones.

Sexismo es que los modelos de mujer u hombre que televisión, publicidad, carteles, cuentos, películas, etc. proponen a lxs niñxs sean estereotipados. 

Sexismo es decretar que cambiar una rueda de auto es de varón, y cambiar pañales, de mujer.

Sexismo es decretar que algunas cosas son para los varones, y algunas otras para las mujeres.

Sexismo es elegir poner a una mujer semi desnuda en un cartel publicitario para vender un yogur.

Sexismo es mostrar estereotipos en las publicidades, propagando esos estereotipos.

Y todo eso contribuye, a su vez, a la perpetuación del sexismo. Por eso digo que se trata de un sistema y que hay que atacarlo por todos lados a la vez: no solamente luchar contra el fenónemo de las violencias o violaciones, sino modificar todo el sistema de raíz, cambiando la educación, las mentalidades. De nada servirá tomar medidas contra las violaciones si no modificamos el sistema que, de alguna manera, avala el hecho de que muchos hombres se crean con el derecho de intervenir sobre el cuerpo de las mujeres (publicidades que van en ese sentido, idea de que cuando una mujer dice que "no", en realidad quiere decir que "sí", risas cuando un niño levanta la falda de una niña en lugar de explicarle que eso está mal, impunidad de los hombres que acosan a las mujeres con piropos, etc.).

Y por eso veo sexismo en todos lados: porque esa división de los seres humanos en dos categorías (hombre y mujer) impregna absolutamente todos los ámbitos de la sociedad.

De ese sistema, somos a la vez las víctimas y los cómplices.

Por eso mismo es tan difícil luchar contra ese sistema, porque sus propias víctimas son las que lo fomentan (mujeres incluidas), porque no tienen consciencia de su existencia. Estamos tan inmersos en el sistema que somos incapaces de verlo. Hace falta algo o alguien que nos abra los ojos.

A mí me abrió los ojos un foro feminista (que, lamentablemente, ya no existe) en que participaban decenas de personas, hombres, mujeres, heterosexuales, homosexuales, psicólogxs, sociólogxs, profesores, estudiantes, desocupadxs, amxs de casa, ingenierxs, periodistas, en fin, de todo. Yo llegué ahí con la idea de que a mí el machismo no me afectaba, que nunca había sido víctima de machismo, que había logrado pasar a través de sus garras, y que las personas que escribían acerca del sexismo exageraban y eran muy paranóicas. Hizo falta mucho trabajo de concientización para que me percatara de la realidad.

Muchas personas creen que por hablar de igualdad, vamos a borrar las diferencias entre los seres humanos y queremos una sociedad uniforme. Las mujeres deben ser mujeres, y los hombres, hombres, dicen.

Sin darse cuenta de que ellos promueven una sociedad binaria, en que existen solamente dos clases de personas, y nada más. En cambio yo, en mi lucha contra el sexismo, no es que quiero una sola clase de personas, no es que quiero que todos seamos como los hombres o que todos seamos como las mujeres: quiero seis mil millones de clases de personas, una clase por persona existente en el mundo, porque considero que cada individuo es un mundo aparte (cada persona es una especie en vías de extinción, dijo un comentarista aquí, porque cada una es única e irrepetible). O sea, la que promueve la diferenciación de los individuos soy yo. No quiero poner a la gente en dos casillas, hombre o mujer.  

Quiero que cada persona encuentre su propio camino, su propia individualidad, y si eso pasa por romper los esquemas, y que una mujer elija ser mecánica y un varón maestro jardinero, pues perfecto.

Y aparte, como dijo mucha gente antes que yo: "Lo contrario de la igualdad no es la diferencia. Es la desigualdad".

Por eso mismo es que no creo en el "feminismo de la diferencia". Porque nos sigue encerrando en estereotipos sexistas de los que hemos tardado siglos en deshacernos y que representan un backlash, una vuelta atrás, fenomenal.

Pero esta entrada ya se hace muy larga, así que desarrollaré otra acerca de feminismo de la igualdad Vs. feminismo de la diferencia en otra ocasión.

29 comentarios:

Lady Persefone dijo...

Holas, me gustó mucho esta entrada tuya, ya que explica perfectamente y de forma muy clara lo que yo pienso sobre el sexismo y lo que siento cuando la gente no entiende y tengo que explicar mil veces que esto no es una guerra de sexos. Me gustaría saber si puedo publicarla en mi facebook, obviamente citando la fuente.
Saludos,
Mina.

bastadesexismo dijo...

Gracias, Mina! Publique, publique nomás! Un gran abrazo.

Makalaure dijo...

Genial!!
Llevo algun tiempo leyendo tu blog y este articulo dice todo lo que yo pienso aunque me cuesta encontrar las palabras para expresarlo. Gracias!
con tu permiso lo publico yo también en mi face!!
Makalaurë

Anónimo dijo...

Hola...parece que no fui la única...compartí esta entrada de tu blog en mi facebook porque me parece impecable!!!
De hecho estaba pensando en preguntarte si podía utilizarla "pedagógicamente" (siempre mencionando la fuente y refiriendome al blog, claro..) porque me parece que es de una claridad que no es fácil encontrar..y que sería super útil para generar algunas reflexiones...
No dejes de escribir..si??
Saludos

Bastadesexismo dijo...

Anónima y siguientes si lxs hay: pueden compartir la entrada todo lo que quieran. Para eso está el blog, para difundir ideas. Me honra que lo hagan.
¡Saludos!

Anónimo dijo...

Lo cierto es que deberías estar orgullosa.Te ha salido un post difícilmente criticable.

Kxll

Enrique dijo...

Basta:

Yo sólo diría que existen dos categorías (hombre y mujer), genéticamente hablando. Por lo demás... nada que objetar.

Totalmente de acuerdo contigo.

¡Espléndida entrada!

Besitos.

Bastadesexismo dijo...

No me quiero meter demasiado en genética porque no soy experta, pero tengo entendido que no es tan así si tomamos en cuenta a las personas trans.
¿Alguien que lo pueda explicar mejor que yo? ¿Maboroshi tal vez, si te das una vueltita por acá?

Asterix dijo...

@Enrique

Me preocupa tu interés por marcar una estricta línea divisoria entre los sexos (es la segunda vez). ¿Que hacemos con los intersexuales o hermafroditas?

Por otra parte hay estudios que asignan a la transexualidad un componente biológico, particularmente la región BTSc del cerebro. Necesita más estudio pero de todas las teorías se está convirtiendo en la más sólida. ¿Admitirías una mayor diversidad en la sexualidad si esto se demostrara cierto?

http://en.wikipedia.org/wiki/Causes_of_transsexualism

Enrique dijo...

Ey, ey, ey. Un momento, Asterix, por favor.

Yo no trato de marcar una "estricta línea divisoria entre los sexos".

Estoy de acuerdo que el comportamiento de un hombre y una mujer son producto de su educación; que el pensamiento no está determinado por el sexo; que los roles los inculca la sociedad y deberían ser independientes del sexo; estoy de acuerdo con Basta en mirar entre personas y personas, y no entre hombres y mujeres; pienso que no hay cerebro de hombre y cerebro de mujer, sino que éste se desarrolla en función de las habilidades mentales y motrices que desarrollemos; también sé que hay personas transexuales, etc.

Sólo quería decir que un hombre tiene XY, y la mujer XX; y que su cuerpo tenderá a desarrollarse en función de dichos cromosomas.

Solamente eso; por lo demás, estoy de acuerdo contigo, con Basta, y con toda aquella persona que piense así.

En serio, por favor, si he dicho lo que tú comentas, házmelo saber; y olvídalo, porque, lo prometo, no pretendo hacer tal cosa.

Saludos.

rita dijo...

Muito interessante o teu post sobre sexismo. Mas há um aspecto que penso não referiste e é que o sexismo interfere mesmo com a percepção que as mulheres têm da sua propria sexualidade. Parte-se do princípio de que a sexualidade feminina é idêntica à sexualidade masculina. Que as mulheres têm prazer naquilo que dá prazer aos homens. O tema é complexo e tentei explicá-lo no ultimo post do meu blog.

Bastadesexismo dijo...

Enrique, en este caso Asterix no habla de la diferencia entre sexo y género. Las personas intersexuales no son, biológicamente, ni hombre ni mujer. O son las dos cosas. En todos casos, tiene genitales ambiguos.

Es decir, no, genéticamente, no hay solamente dos categorías. A eso apunta Asterix, y apunto yo también. Algunas personas hablan incluso de un tercer sexo.

La verdad que yo todavía me estoy documentando al respecto, pero te recomiendo visitar este sitio:
http://www.intersexualidad.org/

Bastadesexismo dijo...

O aquí para empezar:
http://www.intersexualite.org/10-ideas-falsas.html

Enrique dijo...

Aaah, ok. Vale, no lo sabía. Me informo al respecto. Gracias.

Saludos.

Enrique dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arlequin dijo...

Me encantó el post !! Yo suelo hacer bromas con respecto a que "las mujeres deberíamos pensar con el pito", pero en verdad la idea es esta: que una mujer que actúa como "se supone que actúan los hombres" no esté mal vista. Vamos loco, siglo XXI, soy mujer y hago lo que se me canta, mis ovarios no me determinan!! Y tengo los pantalones mejor puestos que cualquier hombre.
De la misma forma, un hombre puede ser romántico y sensible sin ser "puto".
Deberíamos ser cada vez más los que pensáramos así, che

Ser Filosofista dijo...

Basta, como siempre, me encantó tu entrada. Algo que me dejó patinando es que yo le había entendido a Clara Rojas, una catedrática del norte de Mèxico, que el feminismo de la diferencia se refería a entender que existimos diferentes tipos de mujeres, y que no todas queremos lo mismo. Algo así como que unas están a favor del aborto, cuando otras están luchando porque se dejen de abortar niñas. Es decir, todas sobre el tema del aborto pero con intereses particulares al respecto.

Así que me quedo esperando tu siguiente entrada para aclarar dudas.

Por otra parte, cromosómicamente se puede ser XX o XY, o XYY, entre otras. También existe aunque es raro, el mosaicismo, en el que una misma persona puede tener XX y XY en diferentes células. Es muy raro, pero sucede.

Por eso se dice que hay sexo cerebral, anatómico, gonadal, cromosómico, etcétera. Y entre todos estos, hay variaciones.

¡Saludos!

Anónimo dijo...

No te entiendo Basta.

¿Por qué una persona quiere cambiar de sexo?

¿Porque quiere hacer "cosas del otro sexo"?

¿Por estética?

¿Qué es ser mujer ?¿Qué es ser hombre?
Según este blog , el esencialismo es decir que las mujeres son tál por ser mujeres y los hombres son tal por ser hombres.

Entonces ¿que es sentirse de otro sexo?

Si el problema es la manera de reproducirse .Aún no hay remedio.

Kxll

bastadesexismo dijo...

Kxll, hay personas que interiormente sienten que no tienen nada que ver con el sexo que les adjudicaron. Sienten que su género (aquel con el que lo criaron) no tiene nada que ver con su sexo. No lo decidieron, no se trata de gente frívola que una mañana se levantó y dijo: "Uy, hoy quiero ponerme polleras y maquillarme, entonces quiero sentirme como mujer".

Esto vendría a ser, muy simplificado, el transexualismo.

Hay un gran debate sobre lo que es "sentirse como mujer", porque claro, volvemos al estereotipo de siempre: hay personas que creen que "ser mujer" es pintarse y ponerse tacos altos. Y eso no es "ser mujer" tampoco, eso es una imposición social.

Pero en la sociedad binaria en que vivimos, en que hay que ser de un sexo o de otro, y nos crian de una manera o de otro, asignándonos un género, pues existe gente que no se identifica con el género que les impusieron y prefieren identificarse con el otro.

Claro que en una sociedad igualitaria, ese debate ya no existiría porque no se impondrían géneros, es más, no existirían dos géneros pre-establecidos.

Pero no podés negar el sufrimiento de personas que, por ejemplo, se sienten de un género, y a las que criaron con el otro. Más allá de lo esencialista de la cosa, sufren, y mucho. Y si se quieren operar para "parecer" hombre o "parecer" mujer, no somos nadie para juzgarlas.

Ahora, también están las personas que no se sienten ni hombre ni mujer. Que sienten que no tienen nada que ver con ese género que les impusieron, pero que tampoco se sienten del otro género. Son personas transgénero. Tengo una gran amiga que me contó que nació varón, y ya de muy chica sentía que no era varón. Fue apoyada por su familia y cuando creció, empezó a tomar tratamientos para convertirse en mujer. Pero no llegó a operarse, porque llegó un momento en que sintió que tampoco le gustaba el estereotipo de mujer, tampoco se sentía "mujer" tal como esta sociedad lo entiende. Entonces no se operó, se quedó "en el medio", pero tiene nombre de varón en su documentación y aspecto de mujer. Pero no se siente ni una cosa ni la otra.

El problema es que la sociedad te impone elegir entre dos opciones. No hay una tercera opción de sexo "neutro". Entonces eligió un nombre de mujer, y parece mujer, pero no se siente absolutamente nada.

Y por último está la intersexualidad, en que no se puede definir biológicamente el sexo de la persona porque tiene órganos de los dos, y cuando nace, se hace una asignación de sexo, se decide cómo se va a criar esa persona de acuerdo a los estereotipos de la sociedad, si como varón o como mujer. Son casos dramáticos. Te recomiendo, sobre eso, la película argentina "XXY", de Lucía Puenzo.

Enrique dijo...

Ser Filosofista:

¿XYY? A mí me dijeron que es inviable; que un feto con dichos cromosomas fallece y surge un aborto espontáneo.

Y si hablas de otras cosas como XXY, eso es síndrome de Kineffelter.

Si me hablas de tener X solo, eso es Síndrome de Turner.

Y el mosaicismo suele presentarse junto a algún síndrome (como los que te he dicho, o incluso el Síndrome de Down).

Vamos, que son anomalías genéticas.

Kuxille:

Yo pienso que el transexualismo, a excepción de las personas que a las que les gustaría tener el "otro cuerpo" simplemente, es causado porque la sociedad nos suele hacernos sentirnos mal con nuestra forma de ser.

Yo, por ejemplo, como ya sabes, soy chiquitito, y en mi adolescencia sólo pensaba en realizarme alguna operación para crecer (afortunadamente ya se me pasó la tontería).

De haber nacido con los pigmeos o los esquimales, que son también bajitos, como es "lo normal", y la estatura que favorece para sobrevivir en el medio, jamás se me habría pasado por la cabeza el querer crecer.

Una mujer que se siente hombre (y viceversa), es en su mayoría, pienso, debido a que se le asignan unos roles o estereotipos, y esta persona querría hacer lo contrario; pero de hacerlo está mal visto, así que opta por querer cambiarse de sexo para poder hacerlo sin presiones ni remordimiento.

No tiene por qué ser así... pero es lo que pienso que sucede.

Saludos.

Anónimo dijo...

¡Gracias!

La transexualidad es muy muy compleja.Y bueno , creo que esas personas quieren encajar en el sistema binario y eso me parece antifeminista y conformista.

Si es una cuestión de tacones , corbata , ok , es estético.Aunque social.

Pero si es cuestión de que me gusta el fútbol en vez de las compras.O viceversa.Me parece esencialista.

XD.Debo de ser transgénero.¿Es lo mismo que queer?Neutro.

La cuestión es que en una sociedad igualitaria habría o no trans.

Gracias por la recomendación.Me gustan muchas cosas de tu país.Tu blog , Jorge Bucay , Messi y las películas de Eliseo Sibuela.

Kxll

Asterix dijo...

@Kxll

Yo admiro bastante a los transexuales. He conocido a más de una feminista* que se pasa el día quejándose de lo opresivo que es el patriarcado y de cómo tiene que seguir ciertas convenciones sociales (a su pesar, por supuesto) para no convertirse en una marginada.

Mientras tanto los transexuales, en lugar de esperar a que llegue esa utopía igualitaria, han tomado la decisión de vivir la vida siendo sinceros consigo mismos. Y no se han doblegado pese a todos los empeños de la sociedad, empezando por sus familias, en que dejaran su felicidad e identidad en manos de los demás. A algunos les ha costado no sólo el ostracismo social sino la propia vida (asesinados por los intolerantes).

¿Ahora le va a decir el feminismo que lo que hacen es esencialista o está mal? ¿Es el feminismo su nueva familia, que sabe lo que mejor les conviene? ¿o está pidiendo que sacrifiquen su felicidad para "el bien común" de la ideología feminista?

*No hablo de nadie en este blog, sólo de gente que he conocido.

Anónimo dijo...

No Asterix ,yo no estoy diciendo eso.

Que cada persona viva su vida como mejor le parezca.No me voy a meter.

Lo que estoy diciendo es que me parece una contradicción por parte del feminismo.Porque acepta el sistema binomial.

Kxll

Enrique dijo...

Yo, sinceramente, soy hombre y digo que soy hombre, y no quisiera cambiarme de sexo.

Ahora bien, cuando me preguntan cómo me siento, digo que me siento persona; ser humano.

"Yo soy yo y mis circunstancias", decía Ortega y Gasset. Eso es lo que pienso y cómo me siento. No pertenezco a una ideología social u otra; pertenezco a mí ideología. No soy hombre o mujer; soy un ser humano. No soy feminista ni machista ni sexista ni anti-sexista; yo soy yo, y dentro de ese yo se encuentran cosas feministas y anti-sexistas, pero a la vez algo de ese machismo que la sociedad nos inculca (por ejemplo, aunque escribiendo digo chicos y chicas, hablando, por costumbre, hablo del modo tradicional, y digo chicos solamente).

Tengo cosas "de chico" y cosas de "chica". Y hay otras cosas de mujer que me gustaría tener (por ejemplo, me gustaría poder embarazarme. Algo imposible por ser hombre. Pero me gustaría). Y hay cosas de hombre que no querría cambiar nunca (mi cuerpo, por ejemplo).

En fin... Como dice Asterix, hay que tratar de desligarse de esa sociedad y ser felices encontrándonos a nosotros/as mismos/as.

Si la sociedad dice que tienes que llevar falda y quieres pantalones, usa pantalones. Que la sociedad dice que por ser hombre no deberías cuidar a tus hijos/as y tú quieres hacerlo, pues lo haces. Que la sociedad indica que tienes que maquillarte y no quieres, pues no lo hagas. Que te gusta, pues hazlo.

Es cierto que no podemos ser feministas 100%... pero siempre podemos darnos cuenta de muchas cosas, y aquello que no nos guste, mientras no moleste al resto de la gente, ¡a cambiarlo en nuestra vida y a ser felices!

Pero, Asterix, a veces hay un problema:

¿Qué hacer si quiere cambiar uno/a en su vida algo, como tú dices, pero no puedes por ley? Por ejemplo, si quieres cambiarte de cuerpo y en tu país no lo permiten; si quieres casarte con alguien de tu mismo sexo, pero la ley no lo permite; si quieres cuidar de tus hijos/as pero en tu país no hay baja por paternidad. Etc.

En esas ocasiones, ¿qué hacer?

Saludos.

Anónimo dijo...

Por otra parte yo también creo que son personas que se merecen todo el respeto del mundo.Sé que tienen que pasar bastante tiempo en psicólogos para que les den el visto bueno , hormonarse , la operación ...

Aún así , yo no les entiendo .Solo espero que nadie lo haga porque sienta que hay cosas de hombres y cosas de mujeres.Vamos , creo que negar que hay cosas de hombres y cosas de mujeres es la base del feminismo ¿no?

Ahora no lo encuentro , pero me parece haber visto un test que te evaluaba si eras hombre y mujer.Y te hacía preguntas tipo ¿te gusta el rosa?

Kxll

Kxll

Enrique dijo...

Buenas.

Yo tampoco encuentro el test, pero sí, es cierto que en dichos tests te realizan preguntas de tipo "¿te gusta el rosa?"; "¿te gusta maquillarte?"; "¿hablas mucho o poco?"; etc.

Lo que me parece impresionante es la hipocresía de unos/as psicólogos/as capaces de pasar estos tests... pero luego emplear un tipo de test denominados Tests de personalidad.

Según estudié el curso pasado, en la asignatura Diagnóstico Pedagógico, este tipo de test evalúa si eres una persona más o menos racional, más o menos impulsiva... y numerosas variables sin atribuir estereotipos según el sexo.

Por aquellos días me vino una pregunta a la cabeza: si, según ellos/as, tenemos una personalidad determinada dependiendo del sexo al que se pertenece... ¿entonces, por qué las personas dedicadas a la psicología realizan tests de personalidad, si deberían decir a sus clientes/as: eres hombre, eres así; eres mujer, eres de esta manera"?

Coh este tipo de acciones tan contradictorias demuestran que no se aclaran ni ellos/as, y que no es más que una farsa.

Saludos.

Ser Filosofista dijo...

Enrique:

Sí, cariotipo 47,XYY. Les dicen "súper-hombres" jajaja. Es una trisomía, como el Síndrome de Down.

Anomalías genéticas, hablando de sexo genético.

Besos.

Anónimo dijo...

Vean y juzguen.El test COGIATI.


http://www.transsexual.org/cogiati/index.php?lang=es

Kxll

Fabiana dijo...

brillante. Haré lo propio en mi face.